U.S. markets open in 2 hours 45 minutes
  • F S&P 500

    4,040.75
    -43.50 (-1.07%)
     
  • F Dow Jones

    33,783.00
    -263.00 (-0.77%)
     
  • F Nasdaq

    12,045.25
    -177.00 (-1.45%)
     
  • RTY=F

    1,898.40
    -21.10 (-1.10%)
     
  • Petróleo

    79.47
    -0.21 (-0.26%)
     
  • Oro

    1,938.90
    -6.70 (-0.34%)
     
  • Plata

    23.69
    +0.07 (+0.29%)
     
  • dólar/euro

    1.0899
    +0.0025 (+0.23%)
     
  • Bono a 10 años

    3.5180
    0.0000 (0.00%)
     
  • Volatilidad

    20.10
    +1.37 (+7.31%)
     
  • dólar/libra

    1.2392
    -0.0003 (-0.03%)
     
  • yen/dólar

    130.1810
    +0.3770 (+0.29%)
     
  • BTC-USD

    23,220.36
    -190.10 (-0.81%)
     
  • CMC Crypto 200

    524.88
    +7.87 (+1.52%)
     
  • FTSE 100

    7,755.24
    -9.91 (-0.13%)
     
  • Nikkei 225

    27,433.40
    +50.84 (+0.19%)
     

EXCLUSIVA-EEUU sopesa el envío a Ucrania de bombas de precisión con alcance de 161 km -fuentes

FOTO DE ARCHIVO. Un sistema de cohetes de artillería de alta movilidad M142 (HIMARS) en un ejercicio militar cerca de Liepaja, Letonia

Por Mike Stone

WASHINGTON, 28 nov (Reuters) - El Pentágono está estudiando una propuesta de Boeing para suministrar a Ucrania bombas de precisión pequeñas y baratas, instaladas en cohetes disponibles en abundancia, lo que permitiría a Kiev atacar lejos de las líneas rusas, mientras Occidente se esfuerza por satisfacer la demanda de más armas.

Los inventarios militares de Estados Unidos y sus aliados se están reduciendo y Ucrania se enfrenta a una creciente necesidad de armas más sofisticadas a medida que la guerra se prolonga. El sistema propuesto por Boeing, denominado Bomba de Pequeño Diámetro Lanzada desde Tierra (GLSDB, por sus siglas en inglés), es uno de la media docena de planes para poner en producción nuevas municiones para Ucrania y los aliados de Europa del Este de Estados Unidos, según fuentes de la industria.

La GLSDB podría entregarse ya en la primavera boreal de 2023, según un documento al que tuvo acceso Reuters y tres personas familiarizadas con el plan. Combina la bomba de pequeño diámetro GBU-39 (SDB) con el motor cohete M26, ambos comunes en los inventarios estadounidenses.

Doug Bush, jefe de compras de armas del Ejército de Estados Unidos, dijo a los periodistas en el Pentágono la semana pasada que el Ejército también estaba estudiando la posibilidad de acelerar la producción de proyectiles de artillería de 155 milímetros —que en la actualidad sólo se fabrican en instalaciones estatales— permitiendo que los contratistas de defensa los construyan.

La invasión de Ucrania impulsó la demanda de armas y municiones de fabricación estadounidense, mientras que los aliados de Washington en Europa del Este están "haciendo muchos pedidos" de una serie de armas para abastecer a Ucrania, añadió Bush.

"Se trata de conseguir cantidad a un coste barato", dijo Tom Karako, experto en armas y seguridad del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales. Dijo que la caída de los inventarios de Estados Unidos ayuda a explicar la prisa por conseguir más armas ahora, diciendo que los arsenales son "cada vez más bajos en relación con los niveles que nos gusta tener a mano y, ciertamente, a los niveles que vamos a necesitar para disuadir un conflicto con China".

Karako también señaló que la salida de Estados Unidos de Afganistán dejó disponibles muchas bombas de lanzamiento aéreo. No pueden utilizarse fácilmente con aviones ucranianos, pero "en el contexto actual deberíamos buscar formas innovadoras de convertirlas en capacidad de ataque".

Aunque ya se han fabricado un puñado de unidades GLSDB, existen muchos obstáculos logísticos para su adquisición formal. El plan de Boeing requiere una exención de descubrimiento de precios, lo que exime al contratista de una revisión en profundidad que garantice que el Pentágono está obteniendo el mejor trato posible. Cualquier acuerdo también requeriría que al menos seis proveedores agilizaran los envíos de sus piezas y servicios para producir el arma rápidamente.

Un portavoz de Boeing declinó hacer comentarios. El portavoz del Pentágono, el teniente comandante Tim Gorman, se negó a comentar sobre el suministro de cualquier "capacidad específica" a Ucrania, pero dijo que Estados Unidos y sus aliados "identifican y consideran los sistemas más apropiados" que ayudarían a Kiev.

Aunque Estados Unidos ha rechazado las peticiones del misil ATACMS, de 185 millas (297 km) de alcance, el alcance del GLSDB, de 94 millas (150 km), permitiría a Ucrania alcanzar valiosos objetivos militares que han estado fuera de su alcance y le ayudaría a seguir presionando sus contraataques interrumpiendo las zonas de retaguardia rusas.

El GLSDB está fabricado conjuntamente por SAAB AB y Boeing Co y ha estado en desarrollo desde 2019, mucho antes de la invasión, que Rusia califica de "operación militar especial". En octubre, el director ejecutivo de SAAB, Micael Johansson, dijo sobre el GLSDB: "En breve esperamos contratos al respecto".

Según el documento —una propuesta de Boeing al Mando Europeo de Estados Unidos (EUCOM), que supervisa las armas destinadas a Ucrania— los principales componentes del GLSDB procederían de los almacenes actuales de Estados Unidos.

El motor de cohete M26 es relativamente abundante y los GBU-39 cuestan unos 40.000 dólares cada uno, lo que hace que el GLSDB completo sea barato y sus principales componentes estén fácilmente disponibles. Aunque los fabricantes de armas tienen problemas con la demanda, estos factores hacen posible que se puedan producir armas para principios de 2023, aunque a un ritmo bajo de producción.

El GLSDB está guiado por GPS, puede vencer algunas interferencias electrónicas, es utilizable en todas las condiciones meteorológicas y puede emplearse contra vehículos blindados, según el sitio web de SAAB. El GBU-39 —que funcionaría como ojiva del GLSDB— tiene unas pequeñas alas plegables que le permiten planear más de 100 km si se lanza desde un avión y apunta a objetivos de hasta 1 metro de diámetro.

(Información de Mike Stone en Washington; editado en español por Benjamín Mejías Valencia)