Anuncios

Exposición en Nueva York llama a solidarizarse con artistas cubanos presos

Nueva York, 8 feb (EFE).- Una exposición que se inaugura este miércoles en Nueva York llama a solidarizarse con artistas cubanos independientes que están presos, como Luis Manuel Otero Alcántara y Maikel Castillo Pérez "Osorbo", y a recordar las limitaciones gubernamentales a la comunidad artística de la isla.

"Art is dead" (El arte ha muerto) es una colección de cuadros del artista Æthelstan -cuyo nombre real es Vincent Peters- inspirada en la experiencia de Otero Alcántara y "Osorbo", integrantes del Movimiento San Isidro y condenados tras un proceso considerado político por grupos pro derechos humanos.

La recaudación de las obras irá destinada a ayudar a las familias de los artistas presos a través de la ONG Decree349, con la que colabora, y que divulga el impacto del Decreto 349, la ley con la que el Gobierno de Cuba desde 2018 controla la expresión artística y penaliza a quienes la ejercen sin autorización.

Uno de los impulsores de Decree349 es Luis "Eligio" Pérez, artista cubano que integró grupos como Zona Franca y creó el festival Poesía Sin Fin, y ahora desde el exilio en Miami busca, según explica a EFE, dar "visibilidad a las condiciones bien difíciles" que afrontan en la cárcel Otero Alcántara y "Osorbo".

En la junta ejecutiva le acompaña Elis Pacheco, quien asegura que el objetivo del ente no es "derrocar a un gobierno" sino "crear conocimiento" en EE.UU. sobre la situación de Cuba y sus "estrictas" medidas, y que urge a la "comunidad artística al completo a levantarse en solidaridad" con los artistas independientes.

Los acrílicos de Æthelstan son de estilo neoexpresionista y con contenido social, como "Fahrenheit 349", una quema de libros reinterpretada en el contexto del Decreto 349, y otros retratan a figuras afroamericanas que han inspirado al autor, también afroamericano, como el rapero Ice-T, el pintor Basquiat o el astronauta Victor Glover.

Pacheco precisamente comenta que Ice-T compró una de las obras y se convirtió en un inesperado "portavoz" de Decree349 dada su experiencia con la "censura" en EE.UU. en 1992, cuando su tema "Cop killer" (Asesino de polis) fue señalado por el entonces presidente George H.W. Bush y tuvo que retirar la canción de un disco.

La colección tuvo una gran acogida, cuenta, en su estreno en la feria de Art Basel en Miami, donde fue aplaudida por la comunidad local -con gran población cubana- y llamó la atención de algunos "millonarios" presentes, que hicieron importantes donaciones a la causa de la organización.

"(Æthelstan) era el único que estaba mostrando una realidad social: gente protestando y bajo tortura, que es lo que ha pasado con el Movimiento San Isidro", recuerda Pérez, quien espera que la exposición y su mensaje sobre la "libertad de expresión" de los artistas cubanos logren "conmover" también a Nueva York.

(c) Agencia EFE