U.S. markets closed
  • S&P 500

    3,825.33
    +39.95 (+1.06%)
     
  • Dow Jones

    31,097.26
    +321.86 (+1.05%)
     
  • Nasdaq

    11,127.84
    +99.14 (+0.90%)
     
  • Russell 2000

    1,727.76
    +19.77 (+1.16%)
     
  • Petróleo

    110.54
    +2.11 (+1.95%)
     
  • Oro

    1,808.20
    +6.70 (+0.37%)
     
  • Plata

    19.92
    +0.25 (+1.26%)
     
  • dólar/euro

    1.0426
    0.0000 (-0.00%)
     
  • Bono a 10 años

    2.8890
    0.0000 (0.00%)
     
  • dólar/libra

    1.2107
    +0.0004 (+0.03%)
     
  • yen/dólar

    135.7810
    +0.6060 (+0.45%)
     
  • BTC-USD

    19,876.91
    +544.65 (+2.82%)
     
  • CMC Crypto 200

    429.24
    +9.10 (+2.17%)
     
  • FTSE 100

    7,232.65
    +64.00 (+0.89%)
     
  • Nikkei 225

    26,153.81
    +218.19 (+0.84%)
     

Fórmula 1: la mente fría de Lewis Hamilton y las malas artes de Max Verstappen

·5  min de lectura
Lewis Hamilton celebra la victoria en el Gran Premio de Arabia Saudita; detrás, Max Verstappen evita mantener contacto visual con el vencedor y contra quien definirá el título del Mundial de Pilotos el domingo en Abu Dhabi
Hassan Ammar

Con el alerón delantero desflecado cruzó la meta y sumó la victoria 103 para su historial. Con el triunfo igualó la línea de su rival en la feroz batalla por el título y se consagró en una carrera que quedará en la historia de la Fórmula 1. El estreno del Gran Premio de Arabia Saudita será recordado por su velocidad, por el hilo de luz que separan a los autos de los muros, pero también porque el trazado callejero de Jeddah precipitó la salida de dos banderas rojas por accidentes y maniobras que rozaron la indecencia. Lewis Hamilton sacó a relucir su experiencia en situaciones límites para ganar y emparejar a Max Verstappen en la cima del Mundial de Pilotos. También dejó al descubierto la inmadurez y la temeridad del neerlandés, que ensayó acciones indignas, que debieron ser castigadas con mayor firmeza por el directo de carrera Michael Masi, que desanda una temporada agitada y con resoluciones polémicas.

El domingo, en Abu Dhabi, las mejores espadas de Mercedes y de Red Bull Racing definirán el campeonato, un asalto que debería ofrecer deportividad para coronar un calendario que le devolvió la pasión y el espectáculo al Gran Circo.

El error de cálculo en la última curva, durante la clasificación, llevó a Verstappen a encadenar acciones límites, como esa que le regaló la pole a Hamilton. El descontrol lo empujó a interpretar maniobras de riesgo, como si todo valiera para firmar una victoria. Los arrebatos del pasado, esos demonios que asomaban expulsados, volvieron a envolver a MadMax, que descargó un manual de recursos impropios para un piloto de su jerarquía. El peor lo ejecutó en la vuelta 38, a 12 del final: tras recibir la instrucción de devolverle la posición a Hamilton, aplicó una desaceleración brusca sin correrse de la línea. El británico no logró evitarlo por completó y lo impactó levemente desde atrás. La jugada artera le significó una penalización de cinco segundos, a pesar que desde la radio le advertían que debía ceder el paso sin comprometer a quien lo perseguía. La imagen de los mecánicos de Red Bull Racing apesadumbrados por esa deslealtad y el enojo de Toto Wolff, jefe de Mercedes, que se quitó los auriculares y los lanzó contra el escritorio, todo un gesto de indignación por lo que transmitía la pista. Verstappen intentó evitar lo inevitable con malas artes: el triunfo de Hamilton.

La carrera ya era un descontrol para Masi, que realizó una negociación surrealista con Red Bull Racing cuando la carrera estaba detenida con bandera roja: después de que MadMax ensayara una frenada de esas que se salen de libreto y exponen peligro, tras la segunda partida, el clasificador dejó a Esteban Ocon (Alpine) en el primer puesto y a Hamilton relegado al tercer escalón.

El accidente múltiple que involucró a Charles Leclerc (Ferrari), Sergio Checo Pérez (RBR), George Russell (Williams) y Nikita Mazepin (Haas, la escudería destrozó los dos autos, porque Mick Schumacher también se estrelló contra el muro el suyo) desató la comunicación, un mercadeo de ubicaciones para el tercer y definitivo relanzamiento: “Esteban, primero; Lewis, segundo y Max, tercero. Esta es la oferta. Si no aceptan lo trasladaremos a los comisarios deportivos”, le expresó Masi a Christian Horner, el boss de RBR, mientras informaba de la charla a Mercedes.

La maniobra polémica en Jeddah: Max Verstappen desacelera y Lewis Hamilton lo impacta levemente por detrás; los comisarios deportivos finalmente castigaron con una penalización de 10 segundos al piloto neerlandés de Red Bull Racing
La maniobra polémica en Jeddah: Max Verstappen desacelera y Lewis Hamilton lo impacta levemente por detrás; los comisarios deportivos finalmente castigaron con una penalización de 10 segundos al piloto neerlandés de Red Bull Racing

La maniobra polémica en Jeddah: Max Verstappen desacelera y Lewis Hamilton lo impacta levemente por detrás; los comisarios deportivos finalmente castigaron con una penalización de 10 segundos al piloto neerlandés de Red Bull Racing

Verstappen transitó superando los límites lo que Hamilton hizo con serenidad. Porque el británico también lidió con un momento de zozobra, cuando junto a su compañero Valtteri Bottas fueron convocados a cambiar neumáticos, con el Auto de Seguridad en la pista, tras el accidente de Schumacher. Red Bull Racing prefirió dejar al neerlandés en la marcha y la estrategia dio resultado, cuando dirección de carrera sacó la primera de las dos banderas rojas: de tercero saltaba a encabezar el pelotón. “Averigua porqué nos detuvieron, el tecpro parecía en buen estado”, se quejó el siete veces campeón del mundo al ingeniero de estrategias James Wolves.

El descontento se reflejaba en el tono de voz en la comunicación de radio, pero Hamilton nunca trasladó ese enojo a la pista, con maniobras desconcertantes: más bien manejó de puntillas, evitando que un golpe lo eliminara de la carrera y le diera la oportunidad a su rival de sentenciar el campeonato.

El segundo lanzamiento enseñó la primera de las maniobras al límite que ejecutó Max Verstappen (Red Bull Racing) sobre Lewis Hamilton (Mercedes)
El segundo lanzamiento enseñó la primera de las maniobras al límite que ejecutó Max Verstappen (Red Bull Racing) sobre Lewis Hamilton (Mercedes)

El segundo lanzamiento enseñó la primera de las maniobras al límite que ejecutó Max Verstappen (Red Bull Racing) sobre Lewis Hamilton (Mercedes)

Duro, pero sensato. Con toda mi experiencia intenté mantenerme limpio, porque nos enfrentamos a todo tipo de obstáculos. No entendí por qué pisó el freno con fuerza, me habían comunicado que debía dejarme pasar, pero no lo hizo de modo fácil. Estaba queriendo abrir el espacio para que lo supere antes de la zona de DRS, para luego utilizarlo él, pero no soy estúpido”, comentó Hamilton, sobre la polémica maniobra.

“Ralenticé porque quería dejarlo pasar y él no me quería adelantar. Sucedieron muchas cosas con las que no estoy de acuerdo. Mi opinión es distinta a la de los comisarios”, replicó Verstappen, que al final del día y tras declarar ante los comisarios –al igual que Hamilton-, tuvo una penalización de 10 segundos, lo que no modifica el segundo puesto en el clasificador. “Las normas son diferentes para Hamilton”, se quejó Helmut Marko, asesor de RBR; “La F.1 echó de menos a Charlie Whiting [el experimentado director de carrera que murió en 2020]”, descargó Horner.

Mientras Lewis Hamilton comienza con el ritual de celebración por la victoria con su compañero Valtteri Bottas, Max Verstappen abandona el podio de Jeddah; Mercedes aventaja por 28 puntos a Red Bull Racing en el Mundial de Constructores
Hassan Ammar

Mientras Lewis Hamilton comienza con el ritual de celebración por la victoria con su compañero Valtteri Bottas, Max Verstappen abandona el podio de Jeddah; Mercedes aventaja por 28 puntos a Red Bull Racing en el Mundial de Constructores (Hassan Ammar/)

La tensión es indisimulable. No hubo saludo al bajarse de los autos y la ceremonia de premiación resultó de una tirantez absoluta: Verstappen escuchó los himnos británicos y alemán y evitó cruzar mirada con Hamilton. Cuando el descorche y la camaradería debía comenzar, se marchó del podio sin saludar, apenas los jeques terminaron de entregar los trofeos. Allí quedaron Hamilton y su escudero Bottas, felices y con la mente puesta en Abu Dhabi.

VIDEO: Ladrón en el Edomex se robó hasta el exhibidor de ropa

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.