U.S. markets closed
  • S&P 500

    3,655.04
    -38.19 (-1.03%)
     
  • Dow Jones

    29,260.81
    -329.60 (-1.11%)
     
  • Nasdaq

    10,802.92
    -65.00 (-0.60%)
     
  • Russell 2000

    1,655.88
    -23.71 (-1.41%)
     
  • Petróleo

    76.34
    -2.40 (-3.05%)
     
  • Oro

    1,629.30
    -26.30 (-1.59%)
     
  • Plata

    18.34
    -0.57 (-3.01%)
     
  • dólar/euro

    0.9610
    -0.0078 (-0.81%)
     
  • Bono a 10 años

    3.8780
    +0.1810 (+4.90%)
     
  • dólar/libra

    1.0691
    -0.0166 (-1.53%)
     
  • yen/dólar

    144.7070
    +1.3870 (+0.97%)
     
  • BTC-USD

    19,119.82
    +186.19 (+0.98%)
     
  • CMC Crypto 200

    438.96
    +5.86 (+1.35%)
     
  • FTSE 100

    7,020.95
    +2.35 (+0.03%)
     
  • Nikkei 225

    26,431.55
    -722.28 (-2.66%)
     

Un fabricante de Nike en Misiones despidió a 100 empleados por falta de insumos importados

·4  min de lectura
Alberto Fernández, el 18 de mayo del año pasado, en la planta de Dass en Eldorado, junto al gobernador Oscar Herrera Ahuad y Briand Handley, presidente de la firma.
Alberto Fernández, el 18 de mayo del año pasado, en la planta de Dass en Eldorado, junto al gobernador Oscar Herrera Ahuad y Briand Handley, presidente de la firma.

POSADAS.- El Grupo Dass anunció hoy el despido de 101 empleados de su fábrica de zapatillas en la localidad de Eldorado, casi el 18% de su personal, donde produce para Nike y otras marcas como Asics, Umbro y Fila. Eran 567 y ahora quedarán 466.

Así lo anunció la firma a través de un comunicado, en el que explica que “las trabas a las importaciones de insumos para producir, sumado a las medidas anunciadas por el Banco Central el pasado junio, obligan a Grupo Dass a reestructurar sus fábricas para poder sobrellevar la situación”.

Se trata del mayor despido de personal en una empresa de Misiones desde que esta misma planta, que llegó a ser el segundo mayor empleador privado de la provincia hace diez años, efectuó recortes importantes en el 2017 y 2018 como producto de la apertura a las importaciones de calzado.

Hace apenas un año y dos meses, en un acto con la presencia del presidente Alberto Fernández, Dass había anunciado una inversión récord de 25 millones de dólares
Hace apenas un año y dos meses, en un acto con la presencia del presidente Alberto Fernández, Dass había anunciado una inversión récord de 25 millones de dólares

Hace apenas un año y dos meses, en un acto con la presencia del presidente Alberto Fernández, Dass había anunciado una inversión récord de US$25 millones para relanzar una fábrica que estaba al borde del cierre, según reconocieron entonces a LA NACIÓN sus propietarios. El plan era pasar de siete a 15 líneas de producción y duplicar la producción de zapatillas de 1,2 millones a 2,5 millones en algo más de un año.

Entre el regreso de Nike, que volvía tras largos años de no fabricarse allí, el comienzo de la producción de Asics y la ampliación de la producción de Fila y Umbro, marcas de las cuales Grupo Dass -de origen brasileño- tiene la licencia exclusiva.

Sin embargo, tras un año de expansión e incorporación paulatina de más personal, la empresa chocó con el férreo cepo al mercado cambiario que le impide a muchos fabricantes argentinos a acceder a dólares para importar insumos. Esto castiga, sobre todo, a aquellas empresas con planes de inversión y expansión en marcha que implican una necesidad de mayor acceso al mercado oficial de divisas.

El problema radica en que en junio último, el BCRA endureció el cepo y le impuso a las empresas que deben importar para producir un cupo respecto de las importaciones que realizaron el año pasado: es decir, les autoriza el acceso a dólares por hasta el 5% de excedente de lo ingresado en 2021.

”Están perjudicando en mayor medida a las empresas que durante 2021 incrementaron su estructura productiva: invirtiendo en el país, apostando al crecimiento de la producción nacional y generando puestos de trabajo”, señaló Grupo Dass en un comunicado.

La firma tiene como presidente y uno de sus accionistas principales a Brian Handley, quien dice haber “tocado todas las puertas de los despachos desde Matías Kulfas, incluyendo a Daniel Scioli, Silvina Batakis o Sergio Massa buscando una solución que no llegó”.

“En los últimos 45 días, hemos compartido la situación productiva actual del grupo con todos los niveles de gobierno (nacional, provincial y municipal) en busca de alguna modificación de la norma o el desarrollo de medidas que tiendan buscar una solución para nuestra industria y subsanar esta situación, en donde se castiga al crecimiento productivo de las empresas que más invirtieron en el 2021″, detallaron en el comunicado.

Y añadieron: “La falta de definiciones concretas que atiendan la problemática de importación de insumos productivos, nos obligaron a repensar nuestras operaciones en la Argentina. La falta de insumos y de divisas para afrontar las importaciones, obligaron a achicar el tamaño de nuestro negocio. Es por ello, que como primer medida y habiendo agotado instancias previas de negociación con el Gobierno, Grupo Dass anuncia una reestructuración de sus operaciones en su fábrica de Eldorado, reduciendo su personal en planta y desvinculando un total de 100 colaboradores”.

Sin embargo, a primeras horas de la tarde, tras conocerse la noticia de los despidos de Dass, el Ministerio de Trabajo de la Nación dictó la conciliación obligatoria y citó a una audiencia para mañana jueves a las 18 horas.

El anuncio de Alberto Fernández

El propio Gobierno, encabezado por Alberto Fernández, había anunciado hace un año y dos meses, con bombos y platillos, que sus políticas económicas habían permitido la resurrección de este grupo que se dedica a la sustitución de importaciones, ya que produce exclusivamente para el mercado interno y, al mismo tiempo, importa algunos modelos que no produce y distribuye a través de su cadena comercial.

“Estamos protegiendo a los que invierten y dan trabajo”, dijo el Presidente en la localidad de Eldorado el 18 de mayo del año pasado, flanqueado por Handley y el entonces embajador en Brasil, Daniel Scioli.