Anuncios
U.S. markets closed
  • S&P 500

    5,304.72
    +36.88 (+0.70%)
     
  • Dow Jones

    39,069.59
    +4.29 (+0.01%)
     
  • Nasdaq

    16,920.79
    +184.79 (+1.10%)
     
  • Russell 2000

    2,069.67
    +21.26 (+1.04%)
     
  • Petróleo

    78.64
    +0.92 (+1.18%)
     
  • Oro

    2,357.00
    +22.50 (+0.96%)
     
  • Plata

    31.85
    +1.35 (+4.43%)
     
  • dólar/euro

    1.0862
    +0.0013 (+0.12%)
     
  • Bono a 10 años

    4.4670
    0.0000 (0.00%)
     
  • dólar/libra

    1.2775
    +0.0036 (+0.28%)
     
  • yen/dólar

    156.8320
    -0.1110 (-0.07%)
     
  • Bitcoin USD

    70,338.48
    +1,173.66 (+1.70%)
     
  • CMC Crypto 200

    1,506.24
    +22.04 (+1.49%)
     
  • FTSE 100

    8,317.59
    -21.64 (-0.26%)
     
  • Nikkei 225

    38,900.02
    +253.91 (+0.66%)
     

Fracaso absoluto de Facebook como Meta: casi nadie usa el metaverso

Meta está en un buen lío. La empresa antes conocida como Facebook cumplió un año el pasado mes de octubre, pero no tuvo muchos motivos para celebrarlo. En su lugar, un desafortunado informe de resultados del tercer trimestre demostró que, desde su creación, la empresa ha perdido una cantidad ingente de dinero en su empeño por crear "el metaverso", un hipotético nuevo reino en el que quiere que vivamos todos.

Además, Meta ha terminado 2022 de la peor forma: anunciando el despido de más de 11.000 personas de su plantilla y recortando algunos de los privilegios que otorga a sus empleados, como la prestación en salud mental, que ha sido eliminada del seguro médico.

Todo empezó en octubre de 2021, cuando, al calor de un escándalo de denuncia de irregularidades, parecía que el Congreso iba a tomar medidas enérgicas contra Facebook. Documentos filtrados -lo que se conoció como los Papeles de Facebook- habían revelado el impacto nocivo de la empresa en los jóvenes, su ineptitud con la desinformación y su toxicidad algorítmica. Como resultado, se empezó a hablar de regulación. Los representantes de Estados Unidos amenazaban con tomar medidas antimonopolio y los activistas exigían su disolución. Las cosas pintaban muy mal.

Fracaso absoluto de Facebook en su primer año como Meta: casi nadie usa el metaverso (Photo Illustration by Pavlo Gonchar/SOPA Images/LightRocket via Getty Images)
Fracaso absoluto de Facebook en su primer año como Meta: casi nadie usa el metaverso (Photo Illustration by Pavlo Gonchar/SOPA Images/LightRocket via Getty Images) (SOPA Images via Getty Images)

¿Una 'realidad' pararela?

Fue entonces cuando un trueno de inspiración debe haber golpeado en alguna sala de juntas de la sede de la compañía, situada en Menlo Park, California: si las cosas se estaban poniendo demasiado calientes para manejarlas en el mundo real, ¿por qué no podía Facebook simplemente inventar un nuevo mundo? Sí... un mundo nuevo, el metaverso. Además, la empresa ya había cambiado las reglas del juego en el pasado, por lo que podría innovar para salir de esta situación. Así, la empresa Facebook se convirtió en "Meta Platforms" y nació algo llamado "metaverso".

PUBLICIDAD

¿Qué era el metaverso? Marck Zuckerberg y su cohorte imaginaron una audaz digitalización de nuestro mundo, apoyada en hardware e infraestructuras que aún no se habían construido. Se alimentaría de inversiones en las tecnologías más emergentes y apasionantes, desde la realidad virtual a la realidad aumentada, pasando por los hologramas y las criptomonedas.

Como líder de un impulso para transformar la economía digital, Meta podría ser un pionero, un explorador que llega donde ninguna empresa tecnológica ha llegado antes. Por supuesto, en muchos casos, la tecnología aún no estaba a la altura para construir ese mundo, pero, mientras tanto, esas carencias podían disimularse mediante la publicidad, la animación y la retórica hiperbólica. Todo esto podía utilizarse para... pintar el cuadro de cómo sería el metaverso algún día... quizá.

En cualquier caso, ¿qué importaba? La cuestión era la siguiente: la empresa tenía que hacer algo grande para que la gente la viera de otra manera, y eso fue lo que hizo.

Sí, la transformación de Facebook en Meta siempre tuvo que ser dos cosas a la vez: un cambio óptico desesperado y una auténtica reorientación de la estrategia empresarial. ¿Quizá la empresa siempre había previsto inversiones más amplias en realidad aumentada o realidad virtual pero la crisis la obligó a acelerar? No tenemos una respuesta a esa pregunta.

Lo que sí sabemos es que el giro masivo de la empresa hacia un lugar llamado "metaverso" sólo parece haberle causado más dolores de cabeza durante los últimos meses: a saber, miles de millones gastados en inversiones dudosas, beneficios en picado, inversores preocupados y una serie de productos digitales trillados que la gente en realidad no quiere usar. En una palabra, el "primer año" de Meta ha sido terrible.

¿Qué es el metaverso? De momento, un lugar en el que solo hay 200.000 personas

¿Qué es el metaverso? No es un concepto nuevo ni original. De hecho, fue concebido originalmente por escritores de ciencia ficción hace décadas. En los últimos años, las empresas tecnológicas se han afanado por convertirlo en algo real que puedan monetizar, y Meta quiere ser el líder de la manada.

En medio de todos los lanzamientos y desbroces, los tropiezos de Meta han sido épicos, en todo tipo de incursiones más allá de las plataformas de redes sociales/mensajería/vídeo en las que tanto dominó en la última década. Eso incluye el proyecto de monedero digital Novi, que cerró el verano pasado. También Horizon Worlds, el primer mundo del metaverso de Meta, y cuyo número de usuarios activos mensuales, 200.000 según los informes, es inferior a la población de una pequeña ciudad del medio oeste de Estados Unidos.

Y aquí radica el problema de forjar ecosistemas que -como había expuesto la empresa hace un año en una carta de Zuckerberg- idealmente albergarían miles de millones de personas y miles de millones de dólares de comercio. El uso engendra el uso, y un tropiezo inicial dificulta aún más que la gente pruebe cosas nuevas.

Si tenemos en cuenta la alarmante estadística de que sólo el 9% de los mundos construidos en el metaverso por creadores han recibido al menos a 50 personas, podemos intuir el hastío. No se ha forjado un ecosistema conectado, en parte porque no hay una extensión natural de una parte del ecosistema (digamos, con cuentas de Facebook) que la empresa está intentando construir a otra parte de ese ecosistema.

El hardware, sobre todo los cascos de 1.500 dólares, parece un poco caro en un mundo en el que la inflación es del 8% en Estados Unidos (y más alta en otras partes del mundo).

"A partir de ahora, seremos metaversos primero, no Facebook primero. Eso significa que con el tiempo no necesitarás una cuenta de Facebook para utilizar nuestros otros servicios. A medida que nuestra nueva marca empiece a aparecer en nuestros productos, espero que la gente de todo el mundo llegue a conocer la marca Meta y el futuro que representamos", escribió Zuckerberg en la presentación de Meta en 2021. Ese futuro parece un poco menos prometedor que cuando se escribieron esas palabras.

Más noticias que te pueden interesar:

EN VIDEO | Lo que debes saber sobre la vida de Mark Zuckerberg