U.S. markets closed
  • S&P 500

    4,080.11
    +122.48 (+3.09%)
     
  • Dow Jones

    34,589.77
    +737.24 (+2.18%)
     
  • Nasdaq

    11,468.00
    +484.22 (+4.41%)
     
  • Russell 2000

    1,886.58
    +50.03 (+2.72%)
     
  • Petróleo

    80.44
    -0.11 (-0.14%)
     
  • Oro

    1,783.90
    +24.00 (+1.36%)
     
  • Plata

    22.44
    +0.66 (+3.05%)
     
  • dólar/euro

    1.0417
    +0.0082 (+0.79%)
     
  • Bono a 10 años

    3.7030
    -0.0450 (-1.20%)
     
  • dólar/libra

    1.2072
    +0.0122 (+1.02%)
     
  • yen/dólar

    137.7610
    -0.8730 (-0.63%)
     
  • BTC-USD

    17,154.85
    +687.40 (+4.17%)
     
  • CMC Crypto 200

    406.06
    +5.37 (+1.34%)
     
  • FTSE 100

    7,573.05
    +61.05 (+0.81%)
     
  • Nikkei 225

    27,968.99
    -58.85 (-0.21%)
     

‘Por favor, ¿puede alguien enviar ayuda?’ Habitantes de Pine Island temen que Ian haya destruido un trozo de la vieja Florida

Cuando el huracán Ian apuntó a Pine Island, la mayor isla de barrera de la costa del Golfo de la Florida, Jackie Monahan y su vecino Bernee Brawn se dirigieron al lado opuesto del estado en busca de seguridad.

Pero Brian, el marido de Jackie, decidió quedarse en la casa sobre pilotes de Brawn en St. James City, en el extremo sur de la isla, muy cerca de Sanibel y Captiva. La última vez que Monahan habló con él fue el miércoles por la mañana, antes de que una enorme marejada arrasara la isla. Él le dijo: “Me quedaré. Me quedaré aquí”.

Desde entonces no sabe nada de él. Las repetidas llamadas a su teléfono móvil no tienen respuesta.

“La última vez que supe de él fue cuando me llamó para decirme que el techo de mi lanai había sido arrancado”, dijo Brawn, quien vive en un canal cerca del extremo sur de la isla, a pocas casas de Pine Island Sound. “Creo que todos los celulares están fuera de servicio”.

El oleaje de la tormenta atraviesa la ciudad de St. James en Pine Island, Florida, la tarde del miércoles 28 de septiembre de 2022. El huracán Ian golpeó el suroeste de la Florida como una poderosa tormenta de categoría 4.
El oleaje de la tormenta atraviesa la ciudad de St. James en Pine Island, Florida, la tarde del miércoles 28 de septiembre de 2022. El huracán Ian golpeó el suroeste de la Florida como una poderosa tormenta de categoría 4.

Amigos y familiares tratan de localizar a sus seres queridos

A pesar de las órdenes de evacuación obligatoria, algunos habitantes decidieron que podían aguantar la tormenta en esta isla de 18 millas de largo, muy unida, y los tablones de mensajes locales de Facebook bullían mientras los evacuados intentaban localizar a sus familiares y amigos. Algunos de los que se quedaron en la isla suplicaban ayuda o rescate.

“Sé que hay al menos media docena de personas con padres ancianos que decidieron quedarse en la isla”, dijo Brawn el jueves desde Wellington, en el Condado Palm Beach, a donde fue, con sus dos perros, tras la evacuación. Hubo informes de personas que se subieron a sus azoteas para escapar del ascenso del agua.

“Por favor, ¿puede alguien enviar ayuda?”, publicó Darcy Lynn Conner, de Bokeelia, en el extremo norte de la isla, a las 4 p.m. del miércoles.

Y eso fue antes de que la marea alta de las 4:21 p.m. elevara la marea de la tormenta. Otra marea alta llegó a las 3:15 a.m. del jueves.

LEA MÁS: El rastro de ruinas de Ian: el Puente de Sanibel derrumbado y ciudades de la Costa del Golfo inundadas

El Distrito de Bomberos de Matlacha/Pine Island suspendió los servicios de emergencia justo antes de la medianoche del lunes, a medida que el clima se deterioraba, y dijo que las llamadas al 911 serían registradas y atendidas cuando las condiciones lo permitieran. La Cooperativa Eléctrica del Condado Lee informó de 7,000 cortes en Pine Island, es decir, prácticamente toda la isla sin electricidad.

Es un cráter enorme

Serina Barry publicó en un tablero de mensajes locales que un amigo trató de llegar a Pine Island el jueves por la mañana, pero encontró que el camino a Bert’s Bar & Grill, una institución en Matlacha conocida por su estilo de “coma todo lo que pueda” de camarones fritos, su música en vivo y su comedor junto al muelle, había desaparecido. “No me refiero solo a que estuviera cubierto con agua. Quiero decir que es un cráter enorme”.

El sol se pone sobre el muelle de Bert's Bar & Grill en Matlacha, en el suroeste de la Florida, el 3 de julio de 2022. El huracán Ian arrasó con el popular lugar, conocido por su oferta de camarones fritos, música en vivo y cenas en el muelle. Ian azotó la costa del suroeste de la Florida como una tormenta de categoría 4 el miércoles 28 de septiembre de 2022.
El sol se pone sobre el muelle de Bert's Bar & Grill en Matlacha, en el suroeste de la Florida, el 3 de julio de 2022. El huracán Ian arrasó con el popular lugar, conocido por su oferta de camarones fritos, música en vivo y cenas en el muelle. Ian azotó la costa del suroeste de la Florida como una tormenta de categoría 4 el miércoles 28 de septiembre de 2022.

El amigo de Berry informó que el Departamento de Bomberos de Pine Island estaba en la entrada de Matlacha el jueves por la mañana considerando si podía enviar barcos para llegar a la isla y ayudar.

En un momento dado, durante el huracán, una corriente como un río, que se movía con rapidez y que transportaba embarcaciones desatadas, se precipitó por lo que antes era Pine Island Road, la calle principal de Matlacha, un trozo de la antigua Florida.

Un puente levadizo de dos carriles en Matlacha conecta Pine Island con tierra firme. Aparte de llegar por barco, el puente es la única forma de entrar y salir de la isla.

Ken Russell, quien estaba en Pine Island el jueves, publicó un mensaje de advertencia en el tablón de anuncios a primera hora para aquellos que estaban ansiosos por volver a la isla: “No hay carreteras en Matlacha. Cualquiera que esté fuera de la isla, no podrá entrar a menos que tenga un barco, e incluso así, hay obstrucciones sumergidas en el agua, así que ahora mismo es extremadamente peligroso...”

Un colorido trozo de la vieja Florida

Aunque Matlacha no forma técnicamente parte de Pine Island, los isleños consideran que este enclave de casas de tablones de colores tutti-frutti, pescaderías, galerías de arte y restaurantes forma parte de su comunidad.

La pequeña ciudad de Matlacha es conocida por las vivas salpicaduras de color que animan los exteriores de sus numerosas galerías de arte, restaurantes de mariscos, tiendas, bares y casas. La ciudad del suroeste de la Florida fue azotada por el huracán Ian el miércoles 28 de septiembre de 2022, con una marea de tormenta que arrasó muchas de las encantadoras casas y negocios.
La pequeña ciudad de Matlacha es conocida por las vivas salpicaduras de color que animan los exteriores de sus numerosas galerías de arte, restaurantes de mariscos, tiendas, bares y casas. La ciudad del suroeste de la Florida fue azotada por el huracán Ian el miércoles 28 de septiembre de 2022, con una marea de tormenta que arrasó muchas de las encantadoras casas y negocios.

Las fotos y los videos publicados en las redes sociales mostraban la destrucción generalizada en Pine Island, con tejados arrancados, escombros de las casas destruidas ensuciando las carreteras, barcos arrojados en ángulos locos y grandes árboles y barcos bloqueando Stringfellow Road, la única calle que va desde St. James City, en el extremo sur de la isla, hasta Bokeelia, el punto más septentrional.

Los que se quedaron en la isla fueron los ojos de los vacacionistas de invierno y de los evacuados que los presionaban para que les dieran noticias sobre el destino de sus casas y la altura del agua en sus calles. Para muchos, las noticias no fueron buenas.

“Acabamos de enterarnos de que el nivel de agua en nuestra casa en Bayview es de 4 pies”, publicó Dan Brother, quien vive en la ciudad de St. James, en un tablón de anuncios local.

Tanto para los habitantes como para los vacacionistas de invierno, Pine Island, rodeada de canales, siempre ha sido especial: un trozo de la vieja Florida con pescadores de la vieja escuela, plantaciones de mangos, granjas de ganado, montículos de conchas de Calusa, águilas calvas que anidan y un sinfín de túneles que serpentean a través de matorrales de manglares. Las residencias van desde chozas de pescadores hasta mansiones multimillonarias con vistas al mar.

Es un lugar en el que la gente se cuida mutuamente, los grupos cívicos luchan enérgicamente contra la urbanización invasora de la cercana Cape Coral, y los grupos ecologistas como el Calusa Land Trust trabajan para comprar y preservar la belleza natural de amplias franjas de la isla.

La posible erosión de su modo de vida tras el huracán Ian puede ser lo que más asuste a los habitantes de Pine Island, pero en todo caso, son resilientes.

“Pine Island quedó bastante destruida tras el huracán Charley (agosto de 2004) y se recuperó”, dice Brawn. “¿Ha desaparecido nuestro estilo de vida? ¿Quién sabe? Creo que Pine Island se recuperará. Solo que no sé cuándo”.

LEA MÁS: El huracán Charley cabría dentro del ojo de Ian mientras el “catastrófico” fenómento de categoría 4 arrasa la Florida

Para él, lo más estresante es la incertidumbre. “Creo que el no saber es lo peor. Díganme si tengo o no tengo casa”, dijo Brawn. “Y luego, por supuesto, tanta gente que se quedó y no podemos localizarla”.

A las 8:10 a.m. del miércoles, justo antes de que la electricidad comenzara a apagarse en toda la isla, Jim McLaughlin, administrador de un grupo de Facebook llamado Jim Mac’s Pine Island Updates, escribió: “Bueno, hemos llegado al punto de no retorno... Temo por nuestra pequeña comunidad. Sean fuertes. Tengan fe. Crean que, sea cual sea el daño, nos recuperaremos... juntos. Que Dios nos ayude a todos”.

Mimi Whitefield, ex corresponsal en el extranjero del Miami Herald, vive en Pine Island. Ella y sus gatos se alojan en casa de unos amigos en Coral Gables y no tiene idea de lo que ha ocurrido en su casa de St. James City.