U.S. markets open in 8 hours 35 minutes
  • F S&P 500

    3,930.50
    -6.25 (-0.16%)
     
  • F Dow Jones

    33,593.00
    -32.00 (-0.10%)
     
  • F Nasdaq

    11,479.25
    -30.25 (-0.26%)
     
  • RTY=F

    1,805.80
    -2.20 (-0.12%)
     
  • Petróleo

    72.60
    +0.59 (+0.82%)
     
  • Oro

    1,794.50
    -3.50 (-0.19%)
     
  • Plata

    22.76
    -0.16 (-0.71%)
     
  • dólar/euro

    1.0505
    -0.0009 (-0.08%)
     
  • Bono a 10 años

    3.4080
    0.0000 (0.00%)
     
  • Volatilidad

    22.68
    +0.51 (+2.30%)
     
  • dólar/libra

    1.2190
    -0.0015 (-0.12%)
     
  • yen/dólar

    137.0280
    +0.5040 (+0.37%)
     
  • BTC-USD

    16,824.78
    -187.76 (-1.10%)
     
  • CMC Crypto 200

    394.58
    -7.45 (-1.85%)
     
  • FTSE 100

    7,489.19
    -32.20 (-0.43%)
     
  • Nikkei 225

    27,551.83
    -134.57 (-0.49%)
     

De la felicidad de Lionel Messi a la depresión de Cristiano Ronaldo: cómo llegan al Mundial de Qatar las dos megaestrellas del siglo XXI

La FIFA advierte que si los principales equipos organizan una competencia privada, sus jugadores no podrán actuar con sus selecciones:Cristiano Ronaldo y Messi, ya no podrían actuar en Portugal y la Argentina
Cristiano Ronaldo y Lionel Messi, dos cracks que afrontan distintas realidades en los seleccionados de Portugal y la Argentina

El pasado martes, en el corto lapso de algunas horas, la televisión nos brindó dos realidades bien diferentes. Por la tarde y durante 90 minutos vimos a un Cristiano Ronaldo apagado, disgustado y frustrado. A la noche y en poco más de media hora, Lionel Messi ofreció un recital de magia y goles. Y más allá de las distancias existentes entre España y Jamaica, los respectivos rivales de Portugal y Argentina, la simple observación invita a pensar sobre una experiencia hasta ahora inaudita: el presente tan distinto que atraviesan en vísperas de un Mundial los dos mayores protagonistas del fútbol del siglo XXI.

Messi y Cristiano siempre me han parecido jugadores incomparables. Cada cual puede darle el estatus que quiera e identificarse con uno u otro según gustos y preferencias, pero no son comparables. La novedad es que ahora empieza a estar muy expuesta la influencia que ambos tienen en sus respectivos equipos.

Lionel Messi marcó un doblete en la victoria de la Argentina sobre Jamaica
Lionel Messi marcó un doblete en la victoria de la Argentina sobre Jamaica - Créditos: @ANDRES KUDACKI

Cristiano está viviendo un momento cruel, inimaginable para su perfil de estrella planetaria. Por un lado, un aparente estado depresivo que develó en estos días un psicólogo canadiense a quien habría consultado. Por otro, su actualidad futbolística, quizás emparentada con aquello. Ver reducido a un papel de figura complementaria a un jugador que ha desparramado potencia, facultades atléticas, mentalidad de acero y goles determinantes despierta siempre un toque de nostalgia, y también de respeto, ese que siempre se le debe guardar a los elegidos.

El paso del tiempo va provocando una decadencia sutil. Sufren los reflejos, la visión periférica, el poder de reacción, la noción exacta de lo que sucede alrededor. En el área, donde el instante es fugaz, las fracciones de segundo son vitales y los rivales apremian, esa mínima disminución de las cualidades se evidencia más que en ningún otro lado, y justamente es el sitio donde al delantero portugués se le aprecia un punto más lento.

Cristiano Ronaldo se lamenta durante el partido que disputaron Portugal y España.
Cristiano Ronaldo se lamenta durante el partido que disputaron Portugal y España. - Créditos: @Luis Vieira

Messi, en cambio, aparece parado en la vereda de enfrente. Feliz, desahogado, animado, conectado, entero. Un futbolista que maneja todos los registros con un punto de madurez como estratega, capaz de esperar sus jugadas sin la impaciencia de sentirse a prueba, amenazado o examinado, sabedor de que ya cuenta con el beneplácito global -y ni hablar de los propios argentinos-, un aval que lo excita y lo empuja a ser cada vez más feliz.

Es cierto que Lio es dos años menor que Cristiano, pero las diferencias estrictamente futbolísticas con las que afrontan Qatar 2022 no pueden explicarse solo por esa razón. Cuando llega determinada edad, los jugadores de talento extraordinario deben transformarse y sustituir algunas capacidades del pasado con otras nuevas que muchas veces el mismo talento hace que vayan emergiendo.

Cristiano siempre ha sido un grandísimo rematador: veloz, con freno, una pegada fantástica con las dos piernas y una enorme fe en sus posibilidades. Pero al mismo tiempo, un jugador cuyo rol se ha ceñido a una acción muy específica, el gol, en la que entran a tallar todas esas variables antes señaladas que van menguando con el tiempo. En cambio, su influencia en otro tipo de acciones ha sido solo relativa.

El caso de Messi es otro. Su gama de recursos es más amplia, y su aprendizaje de diversas facetas del juego lo muestran como un futbolista más integral que acumula cualidades apreciables en la lectura de lo que ocurre en la cancha, en los movimientos en un metro cuadrado, en la capacidad de giro y de sorpresa, en la inventiva para crear algo que no existe. Si hoy Ronaldo debe definir lo que le preparan los demás, Messi sigue fabricando magia allí donde no hay nada.

Lionel Messi en acción frente a Jamaica.
Lionel Messi en acción frente a Jamaica. - Créditos: @ANDRES KUDACKI

Después, claro, está el contexto. Pese a su lento declive, los argumentos del actual Cristiano más que nunca siguen estando en el área, donde todavía puede exprimir su capacidad para sacar goles de la galera. Pero la selección de Portugal elige esperar a que las cosas sucedan o que sus cracks se iluminen antes que a dominar el juego, y de ese modo obliga a Ronaldo a pasar el 70 por ciento del tiempo de un partido alejado de su ámbito más favorable. Exactamente lo contrario de lo que le sucede a Messi, a quien rodea un equipo que le brinda una plataforma para contenerlo.

Qatar 2022 ya se divisa en el horizonte. A los 35 y 37 años, Messi y Cristiano Ronaldo lo afrontan en momentos muy dispares aunque los dos con desafíos mayúsculos. Uno, el rosarino, llega mejor que nunca y no parece necesitar de nada más, pero tendrá ante sí la asignatura pendiente que anhela aprobar para plasmar su gran sueño. Cristiano, en cambio, debe asimilar un presente impensado que afecta su psique, su ego y, por supuesto, también su rendimiento, aunque sabe que está ante la última oportunidad para demostrar su vigencia. Tal vez, el ejemplo de Pelé en México 1970 -a quien tuvieron que convencer para que vaya y luego no dejó dudas de que seguía siendo el mejor- pueda servirle de combustible para demostrarse y demostrarle a su equipo que está preparado para un nuevo reto personal y colectivo.

Cristiano Ronaldo tira la cinta de capitán durante el partido que disputaron Portugal y España.
Cristiano Ronaldo tira la cinta de capitán durante el partido que disputaron Portugal y España. - Créditos: @PATRICIA DE MELO MOREIRA

Son dos supercracks, dos elegidos, y los antecedentes dictan que siempre se debe contar con futbolistas de semejante tamaño.