U.S. Markets closed

Fisker desafía a Tesla con una SUV eléctrica de $40,000 dólares

DT en Español
fisker suv electrica evhighres 720x720

Pisándole los talones al recién presentado Model Y de Tesla, el fabricante Fisker Inc. presentó su propia SUV eléctrica. Prometió un precio base inferior a los $40,000 dólares, poniendo al vehículo en el mismo rango de precios que el Tesla, que comienza en los $39,000 dólares.

La familiar de Fisker, que aún no tiene nombre oficial, se lanzará en la segunda mitad de 2021 como uno de los tres autos eléctricos que la compañía ha planificado para el mercado masivo.

Fisker solo lanzó una imagen frontal del vehículo. El diseño no parece ser tan extravagante como el sedán de lujo EMotion, que se vio por primera vez en 2016 y que todavía no se ha puesto en producción.

Una de sus peculiaridades es el prominente radar ubicado en el centro del frontal. Los fabricantes de automóviles generalmente intentan ocultar dicha pieza, pero en Fisker pensaron lo contrario. En el interior, el fabricante promete mucho espacio y tecnología, incluida una gran pantalla frontal.

La SUV contará con tracción a las cuatro ruedas estándar, con un motor eléctrico que impulsa cada eje. Además, contará una batería de iones de litio de 80 kilovatios-hora que ofrece un alcance de alrededor de 300 millas (482 kilómetros), pero por el momento mantiene los otros detalles en secreto.

Fisker también está desarrollando baterías de estado sólido como una alternativa a la química de los iones de litio, aunque esas se reservarán para el EMotion, que será más costoso. La firma ha señalado que el sedán de lujo se podría vender por más de $100,000 y tendrá un alcance de más de 500 millas.

La compañía con sede en California planea revelar un “prototipo manejable” de su SUV durante este año y planea fabricar el vehículo en Estados Unidos, pero no ha seleccionado una ubicación para instalar su fábrica.

Al igual que Tesla, ha proyectado vender autos directamente a los clientes, en lugar de usar una red de concesionarios. Este esquema ya provocó algunos dolores de cabeza a Tesla, mientras que otras empresas nuevas, como Faraday Future y Lucid Motors, todavía no han entregado ningún auto a sus clientes.

Segundo intento

Fisker Inc. es la segunda compañía de automóviles iniciada por Henrik Fisker, un prolífico diseñador automotriz cuyos créditos incluyen el BMW Z8 y el Aston Martin DB9. El también empresario de origen danés comenzó con la modificación de vehículos, lo cual derivó en Fisker Automotive, que en 2012 lanzó el curvilíneo sedán híbrido de lujo Karma.

Sin embargo, las cosas se pusieron cuesta arriba. El Karma se promocionó inicialmente como un rival para el Tesla Model S, pero solo se construyeron unas 2,000 unidades antes de que Fisker Automotive quebrara (Henrik Fisker dejó la compañía antes de eso).

Los restos de la compañía fueron comprados por el conglomerado chino de autopartes Wanxiang en 2014, y se reconstituyeron como Karma Automotive. El Fisker Karma finalmente volvió a la producción como Karma Revero.

Mientras tanto, Henrik Fisker se unió a VLF, ayudando a comercializar una versión con motor V8 del Fisker Karma, llamada Destiny, y diseñando un automóvil deportivo basado en el Dodge Viper, llamado Force 1. Luego regresó a los autos más ecológicos y fundó Fisker Inc., en cuyos planes está lanzar una línea de vehículos eléctricos.

Centros de operación

Fisker planea revelar un “prototipo manejable” de su SUV durante 2019. La compañía planea fabricar el vehículo en Estados Unidos y está explorando ubicaciones para su fábrica en 11 estados: California, Georgia, Indiana, Kentucky, Michigan, Missouri, Carolina del Norte, Ohio, Tennessee, Texas y Virginia.

La compañía designó a Don Jackson, ex presidente de fabricación en Volkswagen para Estados Unidos y vicepresidente senior de calidad y producción en Toyota, como su asesor principal de fabricación.

Al igual que Tesla, Fisker también planea vender autos directamente a los clientes, en lugar de una red de concesionarios. Este sistema ya ha provocado dolores de cabeza a la compañía liderada por Elon Musk, mientras que otras empresas nuevas, como Faraday Future y Lucid Motors, todavía no son capaces de entregar ningún vehículo a sus clientes.