Mercados cerrados

Flare, una cámara de vigilancia personal... inteligente

Jose Mendiola
(Flare)

¿Cómo? ¿Otra cámara de seguridad en casa? ¿No hemos visto ya unas cuantas? Lo cierto es que sí, pero atentos a esta nueva apuesta porque llega con un ingrediente extra que la puede distanciar de sus rivales. Nos referimos a BuddyGuard (o más concretamente, a su producto Flare), una cámara de vigilancia en el hogar que hace lo que puedes esperar de ella (grabar los movimientos en cuanto los detecta y reconocer rostros), pero que incorpora además la Inteligencia Artificial de una manera bastante innovadora: es capaz de tomar sus propias decisiones sin 'molestar' al propietario.

Si ya cuentas con alguna cámara de estas características en tu casa, habrás podido comprobar que el asunto de las notificaciones, algunas de ellas, no lo llevan demasiado bien: el perro, un miembro de la familia... al final a la cámara le cuesta distinguir entre una alerta real y otra que no lo es. Precisamente BuddyGuard aprovecha todo el potencial de la IA para depurar las alertas y notificaciones que llegan al usuario, pero atentos por va mucho más lejos: es capaz de tomar sus propias decisiones.

En efecto, el algoritmo, ante un rostro o sonido que no reconoce, puede optar por notificar al usuario o bien contactar con una central de alarmas (un extra de 15 euros al mes disponible por el momento en Alemania) de forma que la alerta llegue directamente a la policía. Es decir, que a la postre, el número de alertas que recibirá el usuario estará muy depurado y limitado y en la mayoría de las ocasiones, cuando lo merezcan.

La cámara cuenta, además, con un sistema mecánico de cierre de la óptica que se activa automáticamente cuando los miembros de la casa se encuentran en el domicilio -para los más preocupados por la privacidad-, y por otro lado, todo se ejecuta dentro del propio hardware sin enviar nada a la nube para fortalecer más el sistema. Si te convence la idea, tendrás que esperar a que Flare se venda en nuestros países, ya que únicamente se puede adquirir por el momento en Alemania, Austria y el Reino Unido a un precio de -toma asiento- 449 euros.

Buddyguard