U.S. markets open in 5 hours 58 minutes
  • F S&P 500

    4,548.25
    -23.00 (-0.50%)
     
  • F Dow Jones

    35,129.00
    -130.00 (-0.37%)
     
  • F Nasdaq

    15,098.00
    -108.00 (-0.71%)
     
  • RTY=F

    2,079.40
    -12.70 (-0.61%)
     
  • Petróleo

    86.05
    +0.62 (+0.73%)
     
  • Oro

    1,811.60
    -0.80 (-0.04%)
     
  • Plata

    23.64
    +0.15 (+0.63%)
     
  • dólar/euro

    1.1334
    +0.0004 (+0.03%)
     
  • Bono a 10 años

    1.8650
    0.0000 (0.00%)
     
  • Volatilidad

    23.14
    +3.95 (+20.58%)
     
  • dólar/libra

    1.3593
    -0.0006 (-0.04%)
     
  • yen/dólar

    114.4010
    -0.1840 (-0.16%)
     
  • BTC-USD

    41,297.37
    -534.93 (-1.28%)
     
  • CMC Crypto 200

    1,167.86
    +158.47 (+15.70%)
     
  • FTSE 100

    7,564.03
    +0.48 (+0.01%)
     
  • Nikkei 225

    27,467.23
    -790.02 (-2.80%)
     

Georgieva dijo que todavía queda “mucho por hacer” para cerrar el acuerdo con el FMI

·5  min de lectura
Martín Guzmán, junto a Kristalina Georgieva
Twitter

WASHINGTON.- En medio de la sangría de reservas y el apremio del Gobierno por llegar a un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), la directora Gerente del organismo, Kristalina Georgieva, puso paños fríos al afirmar que todavía queda “mucho por hacer” para cerrar la negociación, y el programa final estará listo “cuando estemos listos”.

“Hemos trabajado hasta ahora de forma constructiva, pero queda mucho por hacer. Así que nos mantenemos comprometidos. Trabajamos juntos hacia un programa. Y estamos listos cuando estemos listos”, dijo Georgieva en una entrevista con Reuters.

La economista búlgara dijo que el objetivo de última instancia es ayudar a enfrentar los problemas que enfrenta actualmente la economía argentina. Enumeró tres: la inflación, una participación “no tan eficientemente fuerte del sector privado en la búsqueda del crecimiento”, y la pobreza.

“Estamos pensando en un programa que sea equilibrado para abordar estos problemas que enfrenta la Argentina y un programa que sea propiedad de la Argentina. No es un programa del Fondo. Solo un programa que Argentina apoye ampliamente y sea propio probablemente tenga éxito”, agregó.

En otra señal de avance, el Fondo dijo que se prepara para difundir su “autopsia” del préstamo que concedió al gobierno de Mauricio Macri, y ahora busca refinanciar el Gobierno, un informe de alto voltaje político que el organismo internacional trabaja desde hace meses. El Directorio Ejecutivo del Fondo revisará el trabajo en la semana del 20 de diciembre, y una vez que lo apruebe, el organismo lo difundirá.

El informe, llamado Evaluación Ex-Post, ofrecerá la primera explicación formal del Fondo sobre las razones del fracaso del programa de Macri. Es un mecanismo y un requisito que el Fondo prevé para los préstamos de “acceso excepcional”, cuyo monto está por encima del límite normal de recursos al que puede acceder un país miembro, como ocurrió con el Acuerdo Stand-By (SBA, según sus siglas en inglés) que obtuvo la administración macrista.

“La Evaluación Ex-Post se concibió como un mecanismo para trazar lecciones después de que se completa un acuerdo de acceso excepcional. Para los países donde se contempla un nuevo programa posterior, es deseable completar la Evaluación Ex-Post antes de que el Directorio Ejecutivo lo considere. Como tal, esperamos que el Directorio Ejecutivo del Fondo discuta el informe en la semana del 20 de diciembre”, indicó un vocero del Fondo.

En el gobierno nacional tomaron el anuncio del FMI como un nuevo guiño, y consideran que, tras la presentación del análisis, la negociación se acelerará. Para el presidente Alberto Fernández y el ministro de Economía, Martín Guzmán, la revisión del programa de 2018, a través del cual el Fondo le otorgó a Mauricio Macri un crédito por 57.000 millones de dólares –el mayor en la historia del organismo– era una condición “necesaria” para avanzar hacia el nuevo programa. En rigor, el análisis del Fondo siempre estuvo contemplado, y su difusión siempre estuvo prevista antes de cualquier nuevo programa.

Alberto Fernández pidió ayer en su discurso ante la Unión Industrial Argentina al organismo multilateral de crédito que “antes de cerrar un nuevo acuerdo, haga su evaluación de lo que fue el fallido programa Stand-By por el que se desembolsaron 44.000 millones de dólares que se mal utilizaron en pagar deuda insostenible y en financiar salida de capitales”.

El trabajo fue realizado por un economista noruego, Odd Per Brekk, el número dos del Departamento del Asia y el Pacífico del Fondo. Brekk trabaja en el análisis desde al menos mediados del año pasado. El Fondo ya ha hecho este tipo de evaluaciones para otros préstamos que recibieron en su momento Ucrania y Grecia. Se trata de un informe técnico en el cual se desplegarán los motivos por los que no se alcanzaron las metas establecidas en el programa. En Washington se esperaba que el informe se difundiera a principios de este año, pero el Fondo confirmó la discusión del board recién ahora, luego de que las negociaciones con la Argentina ganaron temperatura tras las elecciones legislativas. A mediados de noviembre, el director de Comunicaciones del Fondo, Gerry Rice, había dicho en una de sus conferencias de prensa que todavía no había una fecha prevista para la presentación del trabajo.

El análisis técnico de Bekk tendrá una inevitable lectura política. El Frente de Todos sostiene que el préstamo concedido a Macri fue irregular y violó los estatutos del Fondo –algo que el Fondo ha negado de manera tajante– y tuvo como principal objetivo garantizar la reelección del exmandatario, una lectura politizada de una declaración del actual presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Mauricio Claver-Carone, quien dijo en su momento que Macri perdió la elección porque usó mal el crédito.

El trabajo de Bekk reciclará la discusión sobre la política económica de Macri, el gradualismo, y el fracaso del plan de estabilización implementado a mediados de 2018 luego de la corrida cambiaria de abril, que luego fue recauchutado en septiembre, cuando el crédito se amplió de 50.000 millones de dólares a 57.000 millones.

Más allá del debate sobre el fallido plan macrista, la eventual publicación del informe de Bekk brinda una nueva señal de avance en la negociación actual que lleva adelante Guzmán para refinanciar a un plazo de diez años la deuda por 44.000 millones con el organismo, el monto total que llegó a tomar el gobierno de Macri.

Aunque el Gobierno busca cerrar un nuevo acuerdo técnico con el staff antes de que termine el año, en Washington creen que llegar a esa fecha será difícil, y la expectativa es que el entendimiento final llegará recién a principios de 2022. Las declaraciones de Georgieva parecieron reforzar esa expectativa.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.