Anuncios
U.S. markets closed
  • S&P 500

    5,088.80
    +1.77 (+0.03%)
     
  • Dow Jones

    39,131.53
    +62.42 (+0.16%)
     
  • Nasdaq

    15,996.82
    -44.80 (-0.28%)
     
  • Russell 2000

    2,016.69
    +2.85 (+0.14%)
     
  • Petróleo

    76.57
    -2.04 (-2.60%)
     
  • Oro

    2,045.80
    +15.10 (+0.74%)
     
  • Plata

    22.98
    +0.19 (+0.84%)
     
  • dólar/euro

    1.0823
    -0.0005 (-0.04%)
     
  • Bono a 10 años

    4.2600
    -0.0670 (-1.55%)
     
  • dólar/libra

    1.2673
    +0.0015 (+0.12%)
     
  • yen/dólar

    150.4400
    -0.0600 (-0.04%)
     
  • Bitcoin USD

    51,142.34
    +93.70 (+0.18%)
     
  • CMC Crypto 200

    885.54
    0.00 (0.00%)
     
  • FTSE 100

    7,706.28
    +21.79 (+0.28%)
     
  • Nikkei 225

    39,098.68
    +836.48 (+2.19%)
     

La gente ya no quiere un coche mejor, quiere más calidad de vida, según experto

Madrid, 26 oct (EFE).- La gente ya no quiere un coche mejor, quiere más calidad de vida y ésta es la verdadera causa de la caída de la producción mundial de vehículos, según el asesor en movilidad Lukas Neckermann, que ha urgido a la industria de la automoción a "ponerse las pilas" si quiere tener un papel en el ecosistema de la movilidad.

Durante su intervención en el congreso Global Mobility Call, Neckermann ha explicado que el sector lleva años en una "crisis perpetua" que se ha achacado a diferentes factores (pandemia, crisis económica, escasez de microchips...) cuando en realidad se debe a una tendencia subyacente: la revolución de la movilidad.

En su opinión, muchos fabricantes piensan que la gente quiere un SUV que permita conducir por el barro o atravesar la ciudad, "cuando lo que realmente queremos es una mejor calidad de vida, una movilidad multimodal con diferentes opciones. No queremos un coche mejor, queremos una forma mejor de desplazarnos".

Esto es lo que ha llevado a muchas ciudades a establecer zonas de bajas emisiones, peatonalizar calles, aumentar las zonas verdes, esenciales para mejorar la calidad del aire, o a quitar carriles a los coches para dárselos a autobuses, patinetes, bicicletas, etc...modos más activos de movilidad.

El ecosistema de la movilidad es "diez veces mayor" al sector del automóvil, que para seguir teniendo un papel importante debe avanzar más rápidamente en electrificación, tecnología que claramente ha ganado la batalla, y en conectividad, así como en conocer al consumidor.

Baterías, la clave para Europa

Para esa electrificación, ha advertido, se necesita una cadena de suministro diferente a la que había para los motores de combustión, en la que las baterías son una pieza muy relevante y cuya producción ahora está en manos de China.

"Hay una dependencia demasiado grande de China y esto no va a cambiar antes de finalizar esta década. Esto es relevante porque el 40 % del valor de un vehículo eléctrico está en la batería".

Por eso es importante que Europa sea capaz de producir baterías, "incluso diría que necesita hacerlo para poder sobrevivir en el mundo de los vehículos eléctricos", ha dicho el asesor, que ha añadido que seguir invirtiendo en motores de combustión es "tirar el dinero por el váter".

En este sentido, ha subrayado que cabría esperar que España, como segundo fabricante europeo de automóviles que es actualmente, liderara esa transformación en lugar de ir a la zaga en electrificación del parque y de contar sólo con "dos o tres" plantas de baterías proyectadas.

(c) Agencia EFE