El gobierno británico presenta la reforma bancaria y la City protesta

El gobierno británico, que presentó su proyecto de reforma bancaria presionado por el Parlamento y la opinión pública, amenazó el lunes a los bancos con separar la actividad comercial y la de inversiones si no respetan las nuevas reglas, una decisión criticada por la City.

El ministro de Finanzas, George Osborne, eligió la sede del banco estadounidense JP Morgan en Bournemouth, en Dorset (sur de Inglaterra), para presentar su proyecto, al mismo tiempo que el texto llegó a la Cámara de los Comunes.

"Mi mensaje a los bancos es claro: si un banco incumple las reglas, el regulador (el Banco de Inglaterra) y el Tesoro podrán llevar a cabo una 'separación total' de las actividades comerciales y de inversión", declaró el jefe del Exchequer, que espera que la ley sea votada como muy tarde para principios de 2014.

"No vamos a repetir los errores del pasado (...) vamos a adelantarnos y armarnos. En la jerga, vamos a 'electrificar los tabiques'", agregó. "Los británicos necesitan saber las lecciones que hemos aprendido".

"Nuestro país ha pagado un precio más alto que ninguna otra economía grande debido a lo que estaba muy mal en nuestro sistema bancario. La rabia que siente la población es muy real", insistió Osborne, en referencia a las decenas de miles de millones de libras desembolsadas por Londres para salvar a los bancos a raíz del estallido de la crisis financiera en 2008-2009.

"No más recompensas para las quiebras. No más 'demasiado grande para caer'. No más contribuyentes pagando los errores ajenos", dijo el ministro.

"Tras pedir que no se deshaga el consenso alcanzado en los dos últimos años", Osborne ha acabado por aceptar endurecer la reforma tras la publicación, a finales de diciembre, del informe de la comisión parlamentaria sobre las "reglas bancarias", creadas tras el escándalo del Líbor.

El proyecto inicial, basado en las conclusiones de la Comisión Vickers, preveía compartimentar para 2019 las actividades del banco comercial y de inversiones, que dispondrían de dirigentes propios y de una gestión de riesgos separada pero seguirían perteneciendo a la misma entidad.

Pero la comisión parlamentaria instó al gobierno que fuera más lejos y pidió la "electrificación" de los compartimentos mediante la inscripción en la ley de la posibilidad de separar pura y simplemente las actividades si dicha compartimentación fuera insuficiente.

La llegada de esta reforma bancaria endurecida al Parlamento coincide con la pésima reputación que tiene el mundo de las finanzas entre la población británica. Tras el Barclays y el suizo UBS, el Royal Bank of Scotland, que fue rescatado con dinero público del contribuyente, puede ser condenado a pagar una fuerte multa por haber manipulado la tasa interbancaria Líbor. Un asunto que sirvió de "catalizador" para el cambio necesario en el sector bancario, según Osborne.

Pero si el ministro prometió que quiere que la City de Londres siga siendo el "centro mundial de las finanzas", los banqueros británicos son muy críticos con su proyecto de reforma. "Esto va a crear incertidumbre para los inversores y hacer más difícil para los banqueros encontrar capital, lo que significará que los bancos tendrán menos dinero para prestar a las empresas", dijo Anthony Browne, director general de la asociación de banqueros británicos BBA.

Cargando...

 
Cotizaciones recientes
Símbolo Precio Variación % Cmb 
Los teletipos visualizados más recientemente aparecerán aquí automáticamente si escribe el teletipo en el campo "Ingresar símbolo/compañía" en la parte inferior del módulo.
Debe activar los cookies de su explorador para ver sus citas más recientes.
 
Inicia sesión para ver las cotizaciones en tus portafolios.