U.S. markets close in 4 hours 55 minutes
  • S&P 500

    4,055.97
    -20.63 (-0.51%)
     
  • Dow Jones

    33,755.46
    -330.58 (-0.97%)
     
  • Nasdaq

    11,527.18
    -57.38 (-0.50%)
     
  • Russell 2000

    1,927.24
    -4.71 (-0.24%)
     
  • Petróleo

    78.44
    -0.43 (-0.55%)
     
  • Oro

    1,946.50
    +1.20 (+0.06%)
     
  • Plata

    23.71
    -0.13 (-0.53%)
     
  • dólar/euro

    1.0922
    +0.0056 (+0.51%)
     
  • Bono a 10 años

    3.4900
    -0.0390 (-1.11%)
     
  • dólar/libra

    1.2324
    +0.0007 (+0.06%)
     
  • yen/dólar

    129.2940
    -0.7740 (-0.60%)
     
  • BTC-USD

    22,991.75
    -145.95 (-0.63%)
     
  • CMC Crypto 200

    520.61
    +277.93 (+114.53%)
     
  • FTSE 100

    7,747.12
    -24.58 (-0.32%)
     
  • Nikkei 225

    27,346.88
    +19.77 (+0.07%)
     

Grecia entra en alerta por la posible erupción de un volcán y peligra una de sus islas más icónicas

Santorini
Santorini

Grecia está en alerta por la posible erupción del Kolumbo, un volcán submarino activo que se encuentra en las profundidades del Mar Egeo.

El volcán, a unos ocho kilómetros de la costa de la icónica isla griega de Santorini, estaría acumulando una enorme cantidad de magma según una investigación publicada en la revista Geochemistry, Geophysics, and Geosystems.

El gran cuerpo de magma móvil no observado previamente fue identificado gracias a una novedosa técnica que produce imágenes de alta resolución de las propiedades de las ondas sísmicas. Específicamente, se hizo uso de un método llamado inversión de forma de onda completa, que emplea ondas sísmicas producidas artificialmente para crear una imagen de alta resolución que muestra cuán rígida o blanda es la roca subterránea.

Los resultados sugieren que, aunque la erupción no es inminente, el volcán plantea una grave amenaza. De entrar en erupción, podría generar un enorme tsunami y lanzar toneladas de material piroclástico a la atmósfera.

Según los registros, la última vez que el Kolumbo entró en erupción, en 1650, murieron 70 personas, pero el crecimiento de la población y el turismo en Santorini significan que el impacto de un estallido equivalente en la actualidad podría ser mucho mayor.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Además, la gigantesca detonación también provocó un tsunami que llegó a causar daños en zonas costeras a más de 150 kilómetros de distancia, con oleaje de distinta consideración. Desde entonces, afirman los geólogos y sismólogos, la caldera del Kolumbo ha ido acumulando magma a un ritmo preocupante, calculado alrededor de 4 millones de metros cúbicos cada año. Esto significa que la presión interior de la caldera estaría alcanzando niveles críticos similares a los de 1650.

Pese a la alerta, de la que se hacen eco medios internacionales y locales, los vulcanólogos responsables de la investigación no pueden decir y no saben cuándo tendrá lugar exactamente esta erupción. El estudio únicamente explica la existencia de una enorme cámara y la similitud del punto en el que se encuentra el volcán ahora con la erupción registrada hace cientos de años. Mediante el análisis de la velocidad a la que se mueven las ondas sísmicas bajo el fondo oceánico, los expertos han podido calcular la cantidad de magma acumulado y la posibilidad de que éste salga a la superficie.

Otro grupo de investigadores a bordo del buque de investigación Joides Resolution está perforando sedimentos alrededor del Kolumbo para reconstruir su historia eruptiva de los últimos millones de años, informó The Guardian. Entre otras cosas, esperan comprender los vínculos entre los terremotos y los volcanes de esta región, e investigar la influencia del cambio del nivel del mar en el tamaño y la frecuencia de las erupciones.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

El Kolumbo está sumergido a unos 487 metros de profundidad, con su cima a unos 109 metros de la superficie del Mar Egeo. Se trata de un problema, ya que los efectos de la explosión podrían ser devastadores. Se cree que, de entrar en erupción, los efectos podrían ser igual de destructivos que los del volcán Hunga-Tonga, que causó una enorme devastación en enero de 2022.

Aunque los investigadores no quieren alarmar a la población, y recomiendan instalar sensores en la zona que permitan la monitorización del volcán en las próximas semanas, sí creen que podrán alertar o predecir la detonación del Kolumbo con unas horas de antelación, permitiendo evacuar las líneas de costa y las localidades cercanas.

“Necesitamos mejores datos sobre lo que realmente hay bajo estos volcanes”, explicó en un comunicado de prensa Kajetan Chrapkiewicz, geofísico del Colegio Imperial de Londres y autor principal del estudio.

“Estos sistemas de control y análisis continuo nos permitirían tener una mejor estimación de la erupción. Con estos sistemas, sabríamos de la posibilidad de una erupción unos días antes de que suceda, y las personas podrían evacuar y mantenerse a salvo”, añadió.