U.S. markets closed

Greenpeace inventa la “CO2PA”, una liga de fútbol paralela contra el cambio climático

La nueva campaña de Greenpeace contra el cambio climático ha puesto el foco en uno de los sectores que más afición y más dinero mueven: el fútbol.

La ONG quiere que los clubes colaboren en la lucha contra la polución y para ello han inventado un concepto de liga paralelo, la “CO2PA”, en la que lo que se evaluará es el compromiso de los equipos a la hora de desplazarse utilizando medios de locomoción menos contaminantes. Cuando el coronavirus lo permita, claro, dado que las competiciones están de momento paralizadas.

Se trata de una campaña de comunicación ideada por La Piscina de Zeta y que apela al torrente de entusiasmo que generan las grandes competiciones futbolísticas: “tenemos la liga con los mejores jugadores, la afición más fiel y los partidos más trepidantes. Llegó la hora de liderar la lucha contra el cambio climático”.

Pero, ¿qué pueden hacer los equipos de fútbol y por qué Greenpeace ha decidido apelar a ellos? La respuesta es sencilla: cambiar de medio de transporte y evitar los viajes en avión cuando no sean necesarios.

 El sector de la aviación genera enormes emisiones de CO2, un asunto que fue señalado ya en la  Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático COP 2019. La mayoría de equipos utiliza este medio para desplazarse a jugar partidos en lugares que están a menos de 300 km, un trayecto que podría cubrirse perfectamente en tren, que contamina hasta 20 veces menos.

La ONG lanza así una sencilla petición a los clubes y está dispuesta a comprobar si responden. En su liga paralela se va a evaluar el compromiso de los equipos a la hora de elegir medio de transporte, premiando a aquellos que utilicen el tren o el autobús y penalizando a los que empleen el avión cuando no es imprescindible. Una ocurrencia sencilla pero muy acertada que tiene una ventaja añadida: en esta competición, queremos que todos los equipos ganen.

Habrá que ver si, cuando se reanuden las competiciones, esta petición tiene buena acogida y cambian los hábitos de los equipos.

Vía Greenpeace


Más historias que te pueden interesar: