U.S. markets closed
  • S&P 500

    3,768.25
    -27.29 (-0.72%)
     
  • Dow Jones

    30,814.26
    -177.26 (-0.57%)
     
  • Nasdaq

    12,998.50
    -114.14 (-0.87%)
     
  • Russell 2000

    2,123.20
    -32.15 (-1.49%)
     
  • Petróleo

    52.04
    -1.53 (-2.86%)
     
  • Oro

    1,827.70
    -23.70 (-1.28%)
     
  • Plata

    24.83
    -0.97 (-3.77%)
     
  • dólar/euro

    1.2085
    -0.0071 (-0.58%)
     
  • Bono a 10 años

    1.0970
    -0.0320 (-2.83%)
     
  • dólar/libra

    1.3583
    -0.0108 (-0.79%)
     
  • yen/dólar

    103.8710
    +0.0550 (+0.05%)
     
  • BTC-USD

    36,491.78
    +135.17 (+0.37%)
     
  • CMC Crypto 200

    701.93
    -33.21 (-4.52%)
     
  • FTSE 100

    6,735.71
    -66.25 (-0.97%)
     
  • Nikkei 225

    28,519.18
    -179.08 (-0.62%)
     

Grupos extremistas pro Trump se esparcen en línea, pese a las prohibiciones en Facebook y Twitter

Sheera Frenkel
·6  min de lectura
El presidente Donald Trump se dirige a sus partidarios cerca del Monumento a Washington, en Washington, el miércoles 6 de enero de 2021, en un mitin de protesta por los resultados de las elecciones presidenciales. (Kenny Holston/The New York Times)
El presidente Donald Trump se dirige a sus partidarios cerca del Monumento a Washington, en Washington, el miércoles 6 de enero de 2021, en un mitin de protesta por los resultados de las elecciones presidenciales. (Kenny Holston/The New York Times)

En Telegram, la aplicación de mensajería, se hicieron convocatorias de marchas armadas hacia los capitolios estatales y las oficinas de empresas de tecnología como Google, Facebook y Twitter, a partir del 16 de enero.

En la red social Gab, se publicaron panfletos sobre una manifestación en Washington D. C. Se les recomendó a los asistentes que fuesen “armados a criterio personal”. La fecha: 17 de enero.

En los foros de 4chan se hizo un llamado para la “Marcha del Millón de Milicias”. La fecha: 20 de enero.

En los días siguientes al asalto del Capitolio por parte de alborotadores, grupos radicales como milicias armadas, promotores de las teorías conspiratorias de QAnon y partidarios de extrema derecha del presidente Donald Trump han prometido continuar su lucha en cientos de conversaciones en una variedad de plataformas de internet.

Algunos de los organizadores se han mudado a aplicaciones de mensajería encriptada como Telegram y Signal, las cuales no pueden ser monitoreadas tan fácilmente como las plataformas de redes sociales.

Las redes sociales han jugado un rol fundamental en el apoyo hacia Trump desde que anunció su intención de postularse a la presidencia hace cinco años. Y los asaltantes que atacaron el Capitolio la semana pasada hicieron gran parte de su planificación abiertamente en sitios como Facebook, Twitter y Parler, una red social menos conocida que se ha vuelto popular en círculos de extrema derecha en los últimos meses.

Pero luego de que muchos de estos grupos fueron vetados de las plataformas de redes sociales tradicionales, como Facebook y Twitter, comenzaron a utilizar otras aplicaciones y plataformas para organizar sus próximas acciones. Parler también fue afectada en la práctica el lunes cuando Amazon, siguiendo la decisión de Google y Apple de remover la aplicación de sus tiendas de aplicaciones, dijo que no seguiría alojando el servicio en sus centros de datos.

Para complicar más la situación, cuando Twitter y Facebook expulsaron a Trump de sus respectivas plataformas la semana pasada, les dificultaron a los organizadores congregarse en apoyo a una sola voz unificadora. El resultado es un efecto colateral inesperado de las expulsiones de las principales plataformas de redes sociales: los intentos de alteración podrían ser más difíciles de predecir y podrían extenderse durante días, y no solo en Washington D. C.

El lunes, un comunicado interno del Buró Federal de Investigaciones indicó que a partir del 16 de enero se organizarían protestas armadas en los capitolios de los 50 estados del país, según lo reportado por ABC News. Investigadores que monitorean la planificación de estas protestas dijeron que ya se había hablado a detalle sobre el posible uso de violencia.

“Habrá muchas protestas diferentes, organizadas en diferentes plataformas, con diferentes intenciones. Pero la posibilidad de violencia es bastante real”, aseguró Marc-André Argentino, un investigador que estudia a la extrema derecha. “Estas protestas son un montón de madera seca, y todo lo que se necesita es una chispa”.

Apenas unas horas después de que los alborotadores fueron desalojados del Capitolio el miércoles, ya se hablaba de lo que se haría después en plataformas como Parler y Gab, otra red social que se ha vuelto popular en la extrema derecha.

Se esperaba que Trump llevara su megáfono a esas plataformas, y decenas de miles ingresaron a estos sitios esperando que el presidente interactuara allí. Pero el lunes por la noche, Parler se quedó básicamente sin conexión. Gab también se volvió inutilizable en gran medida, al parecer debido a que una avalancha de nuevos usuarios y descargas saturó el sitio, lo cual hizo imposible buscar o hacer nuevas publicaciones.

Algunos grupos se han mudado a servicios más pequeños, como MeWe y CloutHub, así como a foros marginales.

“Está sucediendo un éxodo masivo, y vemos cómo las personas se dispersan a lo largo de diferentes sitios, mientras buscan un hogar”, explicó Argentino. “Distintos grupos se han instalado en diferentes lugares”.

En Telegram, donde miembros de los Proud Boys y otros grupos de milicias organizan canales populares, se hicieron llamados para que las personas organicen marchas hacia los capitolios estatales el sábado. En un canal de Telegram, que tiene más de 20.000 seguidores, se publicaron las direcciones de estos edificios, así como las direcciones de empresas de tecnología, incluidas Facebook, Twitter, Apple y Google.

Miembros del Movimiento Boogaloo, otro grupo de extrema derecha, también convocaron a manifestaciones el domingo a través de Telegram y Signal. En 4chan y otros foros se publicaron panfletos llamando a marchar nuevamente en Washington D. C. el 20 de enero. En comentarios hechos en esas publicaciones, las personas han manifestado su apoyo a atacar a medios de comunicación como The New York Times y CNN.

Andrew Torba, director ejecutivo de Gab, dijo: “Como hemos comunicado a nuestros compañeros de las fuerzas policiales, hemos adoptado una postura de mayor seguridad en el período previo a la toma de posesión y estamos listos para responder rápidamente a cualquier solicitud que las fuerzas del orden nos hagan durante ese período”.

Un vocero de Telegram dijo: “Nuestras condiciones de servicio prohíben expresamente los llamados públicos a la violencia. Examinamos cuidadosamente todos los informes recibidos y seguiremos de cerca la situación”.

Signal no respondió a una solicitud para comentar sobre la situación.

La planificación ha incluido conversaciones acerca de qué tipo de armas se pueden portar legalmente en diferentes estados y consejos sobre cómo transportar y ocultar armas en los traslados a través de fronteras estatales.

“Confía en tus amigos”, dice un comentario en un grupo de Telegram que es popular entre la extrema derecha, en el que se aconsejó no hospedarse en hoteles ni tomar vuelos comerciales hacia los lugares de las protestas. “La policía no está con nosotros”.

Una coalición de siete grupos de milicias también emitió un comunicado en su propio sitio web el fin de semana, en el que se expresa que harían “lo que sea necesario para evitar que Biden se convierta en presidente”.

Los intentos dispersos de coordinar las próximas acciones parecían ser confusos para muchos de los partidarios de Trump, quienes pidieron al presidente que les dijera a sus seguidores qué debía suceder a continuación.

En los comentarios de uno de los panfletos, en el que aparecía la Estatua de la Libertad con un trasfondo rojo, varias personas dieron instrucciones para congregarse al mediodía en los capitolios de los estados, los días 17, 19 y 20 de enero. En comentarios escritos el domingo, las personas preguntaron quién estaba organizando el evento y cómo podían encontrar más información al respecto.

“Me gustaría asistir a esto, pero quiero saber, ¿nuestro presidente nos quiere allí?”, preguntó una persona. “Espero instrucciones”.

VIDEO | Un informe del FBI alertó de una "guerra" en el Capitolio un día antes del asalto

This article originally appeared in The New York Times.

© 2021 The New York Times Company