U.S. markets closed
  • S&P 500

    4,070.56
    +10.13 (+0.25%)
     
  • Dow Jones

    33,978.08
    +28.67 (+0.08%)
     
  • Nasdaq

    11,621.71
    +109.30 (+0.95%)
     
  • Russell 2000

    1,911.46
    +8.39 (+0.44%)
     
  • Petróleo

    79.38
    -1.63 (-2.01%)
     
  • Oro

    1,927.60
    -2.40 (-0.12%)
     
  • Plata

    23.73
    -0.30 (-1.23%)
     
  • dólar/euro

    1.0874
    -0.0018 (-0.16%)
     
  • Bono a 10 años

    3.5180
    +0.0250 (+0.72%)
     
  • dólar/libra

    1.2395
    -0.0012 (-0.10%)
     
  • yen/dólar

    129.8000
    -0.3530 (-0.27%)
     
  • BTC-USD

    23,234.20
    +167.39 (+0.73%)
     
  • CMC Crypto 200

    526.66
    +9.65 (+1.87%)
     
  • FTSE 100

    7,765.15
    +4.04 (+0.05%)
     
  • Nikkei 225

    27,382.56
    +19.81 (+0.07%)
     

Gustavo Jodurcha, el “mejor compañero” del primer Gran Hermano que se fue por amor y le abrió la puerta a Marcelo Corazza

Gustavo Jodurcha pudo ser el ganador del primer Gran Hermano, pero optó por dejar la casa casi dos meses después de iniciado el reality
Gustavo Jodurcha pudo ser el ganador del primer Gran Hermano, pero optó por dejar la casa casi dos meses después de iniciado el reality - Créditos: @PATRICIO PIDAL/AFV

Gustavo Jodurcha estuvo en el primer Gran Hermano, en 2001, pero a los dos meses la cabeza le jugó en contra: extrañaba a su pequeño hijo y decidió abandonar la casa, dejándole el lugar a Marcelo Corazza, quien finalmente fue el ganador . No se arrepintió, a pesar de que fue elegido el campeón de la gente y el mejor compañero. En una charla con LA NACION, reflexiona sobre esa decisión, dice que en estos 22 años se ganó la vida como actor de teatro y que ahora es distribuidor de una bebida energética. Y habla de su vocación de servicio, que lo llevó a ser bombero voluntario, socorrista de la Cruz Rola especialista en alto riesgo y traductor de lenguaje de señas.

Cuando decidió anotarse en Gran Hermano, Jodurcha acababa de vender una pizzería y se ganaba la vida amasando prepizzas en su casa para vendérselas a varios clientes. “Tenía más tiempo libre para mirar la televisión, cosa que antes no podía. Vi la publicidad del reality, desconocía de qué se trataba el juego, pero el premio era tentador porque eran 200.000 pesos y todavía era el 1 a 1. Y también decía: ‘anímate a desafiar tus propios límites’”, rememora Gustavo. Se anotó, pasó varios castings y finalmente quedó elegido. “En ese momento vivía con mis padres y mi objetivo era ganar para comprarle una casa a mi hijo, Augusto, que en ese momento era bebé”, se sincera.

-A los dos meses ya no aguantaste más y pediste irte, ¿qué recuerdos tenés de ese momento?

-La verdad es que entré como participante y no como jugador. Y algunos de los otros participantes empezaron a jugar enseguida. Era el primer Gran Hermano y nadie sabía mucho, no conocíamos el formato y pocos lo habían visto en España. Fui el único de esa primera edición que tuvo relaciones sexuales dentro de la casa con La Colo (Verónica Zanzul). Me acuerdo que Diego Maradona entró y dijo: “Ustedes dos son más famosos que yo afuera” (ríe). Ya iba por el día 57 y extrañaba mucho, pero mucho. Soy una persona sencilla, hogareña, con muchos valores y los sentimientos y la culpa me jugaron en contra. Mi única responsabilidad era la paternidad, porque ya no estaba con la mamá de mi hijo, pero algo me hacía ruido, sentía que necesitaba salir. A eso se le sumó una frase que me dijo Gastón Trezeguet: “¿Vos qué haces acá teniendo un hijo afuera?”. Y eso terminó de empujarme a salir. Me jugó en contra la ansiedad, porque quería saber qué pasaba afuera. Gastón jugaba y la tenía clara.

-¿Te arrepentiste?

-No, aunque tuve tres etapas. Los primeros dos años no me arrepentí porque salí con la frente alta y muy orgulloso porque sentí que había hecho lo correcto y el verdadero valor estaba afuera de la casa. Después pasó el tiempo, entendí que era un juego y que yo podría haber sido el ganador porque la gente me apoyaba. De hecho, cuando terminó el programa eligieron un ganador virtual, el que debería haber sido y no fue, y por mayoría gané yo por los votos de la gente. Y entre los compañeros votamos al mejor compañero y también gané yo. Fue una noche para no olvidar, el 30 de junio y además era mi cumpleaños. Ahí dije: “¡cómo no me quedé!”. Quizá me equivoqué, pero fue el destino. No me arrepiento para nada de haber vivido esa experiencia.

Gustavo Jodurcha se desarrolló como actor, sobre todo en espectáculos infantiles, tras salir de la casa de Gran Hermano
Gustavo Jodurcha se desarrolló como actor, sobre todo en espectáculos infantiles, tras salir de la casa de Gran Hermano - Créditos: @PATRICIO PIDAL/AFV

-¿Le guardás rencor a Gastón?

-¡No! Al contrario, lo felicito porque él estaba jugando y yo también debería haberlo hecho. Yo creo que fue un excelente jugador.

Sus vocaciones, el teatro y la ayuda al prójimo

-¿Cómo siguió tu vida? Trabajaste en varias obras de teatro con el tiempo...

-Toda mi vida estudié teatro, desde los 11 años en la escuela de artes de Quilmes, infantil y para adultos y después con Carlos Evaristo. Hasta entonces había hecho teatro vocacional y tenía otros trabajos paralelos. Aproveché la exposición en Gran Hermano y tuve la dicha de trabajar y vivir durante 22 años del teatro. Entré a una productora de espectáculos infantiles, después conocí a otros productores, viajé muchísimo, hice giras, recorrí todo el país y también otros de Latinoamérica como Chile, Paraguay, Uruguay, Perú, Bolivia. Se me cumplió un sueño. No gané mucha plata, aunque fue mi sustento, pero si gané mucha felicidad porque hacía lo que me gustaba. Hice todos los clásicos, La bella y la bestia, Hansel y Gretel, El mago de Oz. Mucho teatro musical infantil y para adultos hice Marionetas del pene, con dirección de Martín Campilongo. Me fui de temporada a Mar del Plata, estuve en un teatro de la calle Corrientes. Fue increíble.

-¿Hasta el día de hoy te ganás la vida como actor de teatro?

-Trabajé hasta la pandemia. La productora cerró y hubo que reinventarse. Ahora vendo y distribuyo, en la zona de Quilmes y alrededores, una bebida energizante y me va muy bien. Si volviera al teatro, por el momento no podría hacer gira porque vivo con mi papá que tiene 90 años y me necesita. Pero sí podría hacer teatro en Buenos Aires y volver siempre a dormir a casa.

-¿Es verdad que sos bombero voluntario, socorrista de alto riesgo y traductor de lenguaje de señas?

-Sí. Cuando terminé el colegio secundario estudié medicina en La Plata y a los pocos años dejé. Pero tenia vocación de salvar vidas y entré como aspirante a bombero voluntario en el cuartel central de Quilmes y al poco tiempo rendí examen para ser bombero, con un excelente puntaje. Y ahí aprendí muchas cosas, como por ejemplo rescate en altura y primeros auxilios. Un día todo eso me sirvió en la casa de GH porque hubo un principio de incendio en la habitación de las chicas cuando una vela se derritió y prendió fuego una mesita de luz. Todos corrían escapando del fuego y, contrariamente, yo agarré el primer matafuegos que vi y lo apagué. También fui a la Cruz Roja Argentina para estudiar lenguaje de señas y comunicación con las personas sordas e hipoacúsicas. Es algo que hay que practicar seguido porque te olvidás y además necesitás seguir aprendiendo porque hay palabras nuevas que se van sumando, como internet, pandemia.

Gustavo Jodurcha tiene dos hijos, de 23 y 21 años
Gustavo Jodurcha tiene dos hijos, de 23 y 21 años - Créditos: @PATRICIO PIDAL/AFV

Sus amores

-¿Cómo es la relación con tu hijo hoy?

-Hermosa. No vivimos juntos, pero nos llevamos muy bien, somos muy compañeros. Tiene 23 años. Y Martina tiene 21 y todavía no había nacido cuando estuve en GH. Son hijos de dos mamás diferentes y nos llevamos re bien todos.

-¿Volviste a ver a La Colo fuera de la casa de GH?

-(Ríe) Nos reencontramos veinte años después, en 2021, con un grupito de seis que estuvimos en la casa: Patricia Villamea, Lorena Pérez, Natalia Fava, Tamara Paganini, Martín Viaña . La Colo estuvo viviendo en España durante muchos años y cuando volvió quiso que nos juntáramos. Es como el colegio secundario, terminás y no sabés nada del otro hasta que te reencontrás veinte años después, gracias a las redes sociales.

"Hay un antes y un después de Gran Hermano, es como si pasaras a la inmortalidad y fueras eterno", cuenta Gustavo Jodurcha
"Hay un antes y un después de Gran Hermano, es como si pasaras a la inmortalidad y fueras eterno", cuenta Gustavo Jodurcha - Créditos: @PATRICIO PIDAL/AFV

-Le siguieron muchos Gran Hermano, ¿te enganchaste con alguno? ¿Ves el que hoy está en la pantalla de Telefe?

-No, nunca pude volver a ver Gran Hermano desde que salí, ni el que estaba yo ni los que siguieron. Fui parte de un éxito y todavía no lo creo porque es como ser Mick Jagger en los Rolling Stones. Cuando salí de la casa, la producción me invitó a espiar a mis compañeros desde los pasillos, y fue muy fuerte verlos detrás de un vidrio porque habíamos convivido 24 horas durante sesenta días. Fue un shock muy fuerte. Nunca pude volver a ver Gran Hermano, ni siquiera el mío. Era raro estar afuera de la casa habiendo vivido tantas cosas adentro y muy intensas. Obviamente sé quiénes participaron y quiénes están ahora porque sale en todos lados, pero no lo sigo. Claro que hay un antes y un después de Gran Hermano, es como si pasaras a la inmortalidad y fueras eterno.