Anuncios
U.S. markets open in 1 hour 43 minutes
  • F S&P 500

    5,473.00
    -3.75 (-0.07%)
     
  • F Dow Jones

    39,151.00
    +4.00 (+0.01%)
     
  • F Nasdaq

    19,755.50
    -7.75 (-0.04%)
     
  • E-mini Russell 2000 Index Futur

    2,040.50
    +0.80 (+0.04%)
     
  • Petróleo

    81.25
    -0.04 (-0.05%)
     
  • Oro

    2,381.70
    +12.70 (+0.54%)
     
  • Plata

    30.60
    -0.22 (-0.72%)
     
  • dólar/euro

    1.0688
    -0.0018 (-0.17%)
     
  • Bono a 10 años

    4.2540
    +0.0370 (+0.88%)
     
  • Volatilidad

    13.46
    +0.18 (+1.36%)
     
  • dólar/libra

    1.2637
    -0.0024 (-0.19%)
     
  • yen/dólar

    158.9680
    +0.0540 (+0.03%)
     
  • Bitcoin USD

    63,666.31
    -2,477.05 (-3.74%)
     
  • CMC Crypto 200

    1,343.62
    -16.70 (-1.23%)
     
  • FTSE 100

    8,231.04
    -41.42 (-0.50%)
     
  • Nikkei 225

    38,596.47
    -36.55 (-0.09%)
     

La hermana de uno de los fallecidos por comer achuras contó cómo fueron las últimas horas del hombre y apuntó contra el hospital

Laura Romero, la hermana de uno de los fallecidos por consumo de achuras en mal estado
Laura Romero, la hermana de uno de los fallecidos por consumo de achuras en mal estado

Laura Romero, la hermana de uno de los dos hombres fallecidos en Berazategui por comer achuras en mal estado, brindó este sábado una entrevista televisiva en la que contó cómo desmejoró la salud de Ariel, su familiar, tras la ingesta de la carne. En ese contexto, apuntó contra el hospital en el que fue atendido, el Evita Pueblo, al afirmar que si la internación de su hermano hubiese sido más temprana, este se encontraría con vida.

En declaraciones a LN+, Laura relató: “El día sábado 7 [Ariel] va a la casa de mi otro hermano a comer un asado. Daniel, este último, hace el asado y sirve las achuras y los chinchulines primero. Mi hermano, el que falleció, es el primero en probar y les siente un gusto feo, amargo o arenoso. Entonces, les dice a los demás que no los coman. Después, todos comieron el resto de la carne que había en la parrilla y estuvieron bien. Nadie tuvo ningún síntoma ni se enfermó”.

La mujer contó que la salud de Ariel, quien sí había llegado a probar las achuras, decayó en cuestión de horas. “Fue todo muy rápido. Empezó a sentir dolor de abdomen en la madrugada del domingo y mi cuñada lo llevó a un centro de salud, al Ernesto Sábato, porque en el hospital había mucha gente. Ahí le aplicaron una Buscapina compuesta y lo mandaron a la casa”, recordó.

PUBLICIDAD

A pesar de la medicina administrada, el cuadro no revirtió. “A la mañana siguiente, como seguía mal, ingresó por guardia al Evita Pueblo y quedó en observación hasta que lo vio un médico. Los síntomas fueron desde un principio los mismos: dolor de cabeza y abdominal, nauseas, vómitos, diarrea, mucha fiebre y un dolor insoportable. Él ingresó ya deshidratado y si lo hubiesen hospitalizado en ese momento tal vez lo hubiese sacado adelante. No lo sabemos”, planteó. No obstante, dijo que los médicos lo enviaron nuevamente a la casa “con una dieta”.

“El lunes 9 a la tarde ya empieza con convulsiones y deciden volver a llevarlo al hospital. Mi cuñado y mi hermana no lo podían entrar al auto porque se retorcía todo. Era una convulsión tras otra. Estaba sumamente deshidratado y desmejorado, muy chupado”, afirmó Laura y subrayó: “Él era una persona joven, muy saludable. No tenía ni un resfrío. Nunca presentó nada de base. Hago esta aclaración porque el último parte de ayer del subdirector del hospital dio a entender que podía haber algo previo, pero no había nada previo. Él estaba saludable y en perfectas condiciones”.

A continuación, la mujer rememoró que, en la misma línea que el directivo, uno de los doctores que atendieron a su hermano les dijo a los familiares que no era posible que el chinchulín hubiese actuado tan rápido, que la causa “tenía que venir de antes”. “En el hospital se alarmaron recién cuando entró otro caso con el mismo cuadro y que había consumido el mismo tipo de alimentos. Ahí abrieron la investigación y nos preguntaron dónde se compraron las achuras y la carne. Después se determinó que dos personas compraron en el mismo lugar. También hay una tercera que se pinchó con un hueso en un frigorífico y otra que manipula achuras y hace repartos, que está internada y muy grave”, explicó.

En ese contexto y a raíz de sus dichos previos, a Laura le consultaron si tenía dudas sobre la atención brindada a su hermano por el centro de salud, a lo que respondió tajante: “No estamos conformes con la atención. Si mi hermano hubiese sido hospitalizado de entrada, estaría entre nosotros. Esta bacteria es sumamente agresiva e invasiva. La shigella ataca la mucosa intestinal, produciendo infección. Él entró con ese cuadro y fue muy doloroso el sufrimiento que tuvo mi hermano hasta que hizo el coma farmacológico”.

Por último, confirmó que mantiene una buena relación desde años con los dueños de la carnicería en la que fueron compradas las achuras. “Somos amigos, pero no es por eso que no apuntamos contra ellos, sino porque hay que llegar al foco de esto”, remarcó y enfatizó: “Es importante aclarar que no hubo ningún indicio de que los chinchulines estuvieran en mal estado. No tenían mal olor ni estaban estado de descomposición. Estaban contaminados y hay que llegar al foco, le podía haber pasado a cualquiera”.