U.S. markets closed
  • S&P 500

    3,911.74
    +116.01 (+3.06%)
     
  • Dow Jones

    31,500.68
    +823.32 (+2.68%)
     
  • Nasdaq

    11,607.62
    +375.43 (+3.34%)
     
  • Russell 2000

    1,765.74
    +54.06 (+3.16%)
     
  • Petróleo

    107.06
    +2.79 (+2.68%)
     
  • Oro

    1,828.10
    -1.70 (-0.09%)
     
  • Plata

    21.13
    +0.09 (+0.42%)
     
  • dólar/euro

    1.0559
    +0.0034 (+0.33%)
     
  • Bono a 10 años

    3.1250
    +0.0570 (+1.86%)
     
  • dólar/libra

    1.2270
    +0.0009 (+0.07%)
     
  • yen/dólar

    135.2100
    +0.2770 (+0.21%)
     
  • BTC-USD

    21,392.70
    +207.92 (+0.98%)
     
  • CMC Crypto 200

    462.12
    +8.22 (+1.81%)
     
  • FTSE 100

    7,208.81
    +188.36 (+2.68%)
     
  • Nikkei 225

    26,491.97
    +320.72 (+1.23%)
     

El hospital de Tlacoapa, Guerrero, abrió para atender a una de las zonas más pobres, pero carece de especialistas y medicinas

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·5  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
Hospital de Tlacoapa
Hospital de Tlacoapa

Al bajar hacia el municipio me’phaa de Tlacoapa, en La Montaña de Guerrero, sobresalta una construcción blanca de dimensiones considerables que contrasta con el resto del poblado.

Se trata del Hospital Básico Comunitario anunciado con el eslogan de “llevar atención médica y medicamentos gratuitos” a una de las regiones más pobres del país.

Tlacoapa cuenta con una población de 10 mil 092 habitantes en su mayoría hablantes de su lengua originaria, el 95%, mientras que 30% no habla español. Del total de residentes, 4 mil 405 viven en pobreza moderada y 5 mil 201 en pobreza extrema, según datos de la Secretaría de Bienestar.

Para 2020, la población no contaba con alcantarillado y 19.1% no contaba con baño.

El tema de salud es una constante para la población. En 2013, el Hospital Básico Comunitario que operaba en el municipio quedó afectado por la tormenta tropical ‘Manuel’ y el huracán ‘Ingrid’.

Desde 2015, se prometió un nuevo inmueble ubicado en un lugar más apto para su logística: la construcción duró todos estos años. Mientras esto ocurría, ante la necesidad de los pobladores por recibir atención médica, se adaptó la comisaría de Bienes Comunales pero las condiciones no eran las adecuadas para una hospitalización o un parto.

El Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi) invirtió 70 millones de pesos en la rehabilitación de este hospital, que está diseñado para atender a los 10 mil habitantes de Tlacoapa y los de 60 comunidades circunvecinas.

Pero la realidad dista mucho de las estadísticas del Insabi, pues la falta de médicos especialistas y medicamentos mengua la atención a la población.

Resguardado por dos ambulancias, en el acceso principal del edificio, en la banqueta, un grupo de personas cruza algunas palabras y luego se hace el silencio: esperan la recuperación de su familiar, una mujer que un día antes entró en trabajo de parto.

Quienes atienden los partos en el hospital son médicos generales, no hay especialistas. Uno de los médicos comenta que en 2006 llegaron dos especialistas, un pediatra y un anestesiólogo. El segundo no podía hacer nada, pues no había cirujanos ni equipamiento para intervenciones. Después de un tiempo, ambos se fueron.

Como es fin de semana, solo se encuentra el personal de guardia, que consta de una enfermera, un médico en urgencias y un médico de consulta interna, para los 10 mil 092 habitantes.

Una pobladora comentó que, aun cuando reciben atención médica, ellos tienen que hacerse cargo de la compra de la medicina, pues la farmacia del hospital no cuenta con los medicamentos básicos como naproxeno, paracetamol o diclofenaco.

Un traslado de urgencia a Tlapa en carro particular cuesta desde 2 mil pesos, expresó la mujer. Ante la ausencia de especialistas, en caso de un accidente grave nada se puede hacer en el lugar.

Esto, sin contar que el personal administrativo, parte del personal médico y el director trabajan solo de lunes a viernes, lo que ya es una tradición de todo el personal de salud que labora en la región y complica traslados a hospitales de tercer nivel, reconoce uno de los médicos.

Existen cinco enfermeras, de las cuales tres son de Tlacoapa y hablantes del me’phaa y fungen como traductoras cuando las personas no hablan español.

Un trabajador declara que reciben indicaciones de mostrar un hospital como uno de segundo nivel, pero en la práctica para ello se requiere de ginecólogos, pediatras, internistas y cirujanos.

“Desde hace un año se entregó una solicitud para pedir especialistas pero no ha llegado”, dice.

Estos problemas administrativos, sumados a la alimentación de la mayoría de los habitantes, generan un problema mayor.

Desde junio del año pasado, cuando el Insabi publicó una convocatoria para contratar a cinco especialistas (pediatría, ginecología, cirugía general, anestesiología y medicina interna), ninguna vacante ha sido ocupada.

El exjefe de la Jurisdicción Sanitaria de la Secretaría de Salud en La Montaña, Marcelino Milán Rosete, asegura que los médicos especialistas se niegan a cubrir una plaza en los ocho hospitales básicos comunitarios de esa zona marginada por el bajo salario que se les ofrece.

Unión de las Peras, una pequeña comunidad de 300 habitantes pertenecientes al municipio de Malinaltepec, enfrenta un problema similar: existe una unidad de salud con tres consultorios, una sala de recuperación y farmacia, camas médicas, escritorios, básculas, estetoscopio y baumanómetro, pero no hay médico ni enfermera.

Marisol, una mujer me’phaa de unos 30 años, es quien cuida el lugar y funge como regidora de salud. Fue nombrada en la asamblea general de la comunidad. Dice que le agrada atender a la gente y que le hubiera gustado estudiar enfermería, pero la situación económica se lo impidió; además, la cirrosis hepática que sufrió su padre lo complicó más.

Quienes le han explicado sobre los medicamentos con los que cuenta la farmacia son médicos de brigadas que van esporádicamente al pueblo a dar consultas.

“Estaba viniendo una enfermera que pagaba el presidente municipal, pero como se le redujo el salario ya no le convenía y consiguió trabajo fuera”, dice.

La unidad médica de dos plantas luce vacía en la planta baja, solo una silla aguarda en su interior.

Hospital
Hospital

Jaime Bruno, quien es el segundo comisario, dice que la situación es muy lamentable pues en caso de alguna urgencia una persona se tiene que trasladar hasta Tlapa, porque ir a Malinaltepec es encontrarse, tal vez, con una situación similar en el hospital.

Las enfermedades más emergentes en la comunidad son la diabetes mellitus y la hipertensión y no hay especialistas cercanos, lo que provoca que la población deba viajar a Tlapa o hasta Puebla.

Los habitantes esperan que, con la nueva estrategia planteada por el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, de traer médicos cubanos para ir a los lugares más apartados, estos puedan llegar a instalarse en su unidad médica.

Lee más historias sobre Guerrero en Amapola Periodismo

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

El cargo El hospital de Tlacoapa, Guerrero, abrió para atender a una de las zonas más pobres, pero carece de especialistas y medicinas apareció primero en Animal Político.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.