U.S. Markets closed

Las condiciones laborales de los sábados llevan a la huelga indefinida al almacén de Primark en España

Las tres jornadas de huelga previas no sirvieron para que sus demandas fueran escuchadas y desde este lunes los trabajadores del almacén que abastece de mercancía a las tiendas de Primark en toda la Península están llamados a la huelga de manera indefinida. En el centro de sus reivindicaciones, los cambios que la empresa que gestiona la nave, DHL Supply Chain, quiere hacer sobre las condiciones laborales de los sábados.

EL presidente del comité de empresa y miembro de UGT, acusa a DHL Supply Chain de no sentarse, la negociación por los cambios de condiciones laborales de los sábados REUTERS/Toby Melville

En Torija, en pleno Corredor del Henares, donde se encuentran también los almacenes de H&M y Amazon, que también fueron a la huelga hace unos meses, se sitúa la planta en la que se almacenan y distribuyen los productos que la compañía irlandesa vende en las 57 tiendas que tiene en España y Portugal.

Allí trabajan 300 personas y, aunque desde Primark aseguran que no están teniendo problemas de abastecimiento y que cuentan con un plan de contingencia, fuentes sindicales han asegurado a El Mundo que si un día normal salen 100 camiones cargados ahora solo lo hacen 10.

Sobre la mesa, a la que José Álvaro García, presidente del comité de empresa y miembro de UGT, acusa a DHL Supply Chain de no sentarse, la negociación por los cambios de condiciones laborales de los sábados. La empresa, según señalan en El País, quiere modificarlas para, argumenta, adaptar la jornada laboral “a las necesidades del sector retail, que abre todos los sábados sin distinción”. Mantienen que no quieren recortar derechos y que cumplen con el convenio.

Los empleados no lo ven así. A día de hoy -el 30 de junio vence el convenio que se aplica actualmente-, el texto vigente recoge que los empleados pueden trabajar como máximo 14 sábados al año y nunca más de dos en el mismo mes y a cambio reciben un día libre. Cuando se supera esa cifra se le deben pagar horas extras hasta un máximo de 80 anuales.

Lo que plantea la empresa es subir ese límite de sábados a 24 y según explica García a El País, que el día libre solo pueda cogerse martes, miércoles o jueves. Esto impediría a los trabajadores alargar los findes de semana librando un viernes o un lunes.

Lo que piden los trabajadores es que si se van a aumentar los sábados a trabajar, que a cambio se pague o libre cada hora de esa jornada al precio de 1,25. Si la jornada es de 8 horas, se tendría derecho a cobrar por 10 o librar el equivalente en caso de trabajar el sexto día de la semana.

De momento no hay acuerdo ni negociación, según las fuentes sindicales consultadas por tanto por El País como El Mundo. La huelga indefinida convocada, que aseguran que ayer tuvo un seguimiento del 90% en su primer día, es la medida de presión para obligar a la empresa a sentarse a hablar y ceder.