U.S. markets open in 2 hours 17 minutes
  • F S&P 500

    4,623.75
    +57.50 (+1.26%)
     
  • F Dow Jones

    34,765.00
    +308.00 (+0.89%)
     
  • F Nasdaq

    16,386.00
    +235.50 (+1.46%)
     
  • RTY=F

    2,242.20
    +44.90 (+2.04%)
     
  • Petróleo

    69.18
    +3.00 (+4.53%)
     
  • Oro

    1,787.30
    +10.80 (+0.61%)
     
  • Plata

    22.91
    +0.09 (+0.42%)
     
  • dólar/euro

    1.1324
    -0.0015 (-0.14%)
     
  • Bono a 10 años

    1.4430
    0.0000 (0.00%)
     
  • Volatilidad

    23.63
    +0.67 (+2.92%)
     
  • dólar/libra

    1.3319
    +0.0018 (+0.13%)
     
  • yen/dólar

    113.3170
    +0.1370 (+0.12%)
     
  • BTC-USD

    57,316.24
    -961.70 (-1.65%)
     
  • CMC Crypto 200

    1,470.03
    +27.25 (+1.89%)
     
  • FTSE 100

    7,164.67
    +105.22 (+1.49%)
     
  • Nikkei 225

    27,935.62
    +113.86 (+0.41%)
     

India: Asesinan a tiros a dos civiles en Cachemira; aumentan las preocupaciones de inestabilidad en la región

·5  min de lectura

Dos trabajadores migrantes fueron asesinados a tiros por presuntos militantes en otro asesinato selectivo en Jammu y Cachemira, región administrada por India, añadiendo a las preocupaciones de inestabilidad en la región. Hasta ahora, 11 civiles, en su mayoría no musulmanes y no locales, han sido asesinados en octubre.

El domingo, hombres armados no identificados ingresaron al alojamiento alquilado de trabajadores en el área de Wanpoh del distrito de Kulgam en Cachemira y abrieron fuego, matando a dos personas en el lugar. Una persona resultó herida.

Los trabajadores fueron identificados como Raja Reshi y Joginder Reshi, ambos del estado oriental de Bihar. “Los terroristas les dispararon seis veces. No sé cuántos hombres armados había allí ya que yo estaba dentro de la habitación”, dijo un testigo a India Today.

El último ataque se produjo apenas un día después de que un vendedor ambulante de Bihar y un carpintero del estado de Uttar Pradesh fueran asesinados a tiros en Cachemira.

El 7 de octubre, un director de escuela y un maestro, de las comunidades minoritarias sij e hindú, respectivamente, fueron asesinados a tiros en Srinagar. Dos días antes, el 5 de octubre, tres civiles —un destacado farmacéutico de Cachemira Pandit, un taxista y un vendedor ambulante de alimentos— fueron asesinados a tiros en el distrito de Srinagar y Bandipora. Otros dos civiles murieron el 2 de octubre.

El director general de la policía en Jammu y Cachemira, Dilbagh Singh, dijo a principios de este mes que los asesinatos eran un intento de dañar la estabilidad de la región. "Matar a civiles inocentes, incluidos profesores, es un movimiento para atacar y dañar la antigua tradición de armonía y hermandad comunitaria en Cachemira", dijo Singh el 7 de octubre.

De las 11 víctimas, cinco han sido identificadas como trabajadores migrantes, hecho que ha desencadenado un éxodo de trabajadores migrantes del valle. Se estima que más de 50 mil trabajadores migrantes, en su mayoría de las partes orientales de la India, trabajan en Cachemira.

Los asesinatos selectivos de minorías en la región de mayoría musulmana han provocado un aumento del miedo entre los hindúes de casta superior, conocidos como pandits, que residen en el valle.

"Después de las muertes iniciales, pensamos que la normalidad volvería, pero ahora estamos presenciando una masacre", dijo a The Independent un destacado activista de Kashmiri Pandit.

“Las meras garantías del gobierno y los ex líderes no sirven de nada, a menos que el gobierno actúe en consecuencia. Sigo recibiendo llamadas de pánico de familias Pandit. Nadie escucha nuestras súplicas. Esperábamos que las mezquitas demostraran sus responsabilidades para tranquilizar la fe en las minorías, pero la mayoría de ellas no lo ha hecho. El gobierno tampoco ha hecho nada”.

El activista dijo que abandonarían el valle si el gobierno proporciona un área para el reasentamiento, insinuando una repetición del éxodo de la comunidad en 1990, cuando al menos 100 mil pandits de Cachemira emigraron de Cachemira cuando comenzó una insurgencia armada y violenta.

En marzo de 2000 se registró una ola de homicidios similar, cuando atacantes desconocidos mataron a tiros a más de 35 sijs en una aldea del distrito de Anantnag. En 2003, más de 20 pandits de Cachemira fueron asesinados en una aldea remota en el distrito de Pulwama.

La última serie de asesinatos es "una reacción a la política de asentamientos del gobierno indio", dijo el autor y profesor Sheikh Showkat Hussain.

Hussain se refería a la medida impuesta por el gobierno federal en 2020 para notificar nuevas leyes de tierras para Jammu y Cachemira, lo que hace posible que cualquier ciudadano indio compre tierras en la región. Este derecho estaba reservado anteriormente solo para los lugareños.

“Hay dos posibilidades ampliamente especuladas: o los ataques son creados [por militantes] como un pretexto [a raíz de] la política de asentamientos, o la situación se utilizará para crear un asentamiento separado para los migrantes”, dijo Hussain.

A raíz de los ataques de la semana pasada, la policía local detuvo a más de 900 personas afiliadas a organizaciones prohibidas como Jamaat-e-Islami y Tehreek-e-Hurriyat.

Los principales políticos de Jammu y Cachemira también han condenado los asesinatos. Pero hasta ahora, ni el primer ministro ni el ministro del interior de la India se han pronunciado.

El ex primer ministro Farooq Abdullah dijo que los asesinatos eran una "conspiración" para "difamar a los cachemires".

Mehbooba Mufti, otra ex ministra principal, dijo que no tenía palabras para condenar los ataques.

El Frente Unido de Liberación, un grupo afiliado al grupo Lashkar-e-Taiba, se atribuyó la responsabilidad del ataque en Kulgam. En una declaración que circuló en las redes sociales, la organización afirmó que el ataque se llevó a cabo como represalia por el "linchamiento de 200 musulmanes solo en Bihar" por parte de "fuerzas Hindutva".

Anteriormente, otro grupo llamado Frente de Resistencia se había atribuido la responsabilidad de algunos de los asesinatos.

Jammu y Cachemira, que se cree que es la zona más militarizada del mundo, ha sido testigo de numerosos incidentes esporádicos de ataques militantes en las últimas dos décadas. La región está en el centro de una disputa de décadas entre India y Pakistán. Ambos países reclaman la región de Cachemira como suya, pero controlan solo partes de ella.

La región fue el único estado de mayoría musulmana de la India hasta que el gobierno del primer ministro Narendra Modi revocó en 2019 el estatus especial semiautónomo otorgado en virtud del artículo 370 de la Constitución de la India y dividió el estado en dos territorios administrados por el gobierno federal.

Leer más: India no entrega cadáveres de personas muertas en Cachemira

Las relaciones entre India y Pakistán estaban en su peor momento después de la abrogación del estatus semiautónomo de la región, a lo que Islamabad se opuso con vehemencia.

Después de un apagón de comunicaciones de meses en 2019, el gobierno indio anunció que la normalidad había regresado al estado bifurcado. Sin embargo, según un informe de un importante grupo local de derechos humanos, la Coalición de la sociedad civil de Jammu y Cachemira, al menos 162 personas, incluidos civiles, fuerzas de seguridad y militantes, murieron en los primeros tres meses de la medida de 2019.

Relacionados

Crisis en Haití, Cachemira y Etiopía surgen en asamblea ONU

Cachemira: dispersan procesión musulmana con gases

Cachemira: Tensión en aniversario de retiro de semiautonomía

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.