U.S. markets closed
  • S&P 500

    4,356.45
    -53.68 (-1.22%)
     
  • Dow Jones

    34,297.73
    -66.77 (-0.19%)
     
  • Nasdaq

    13,539.29
    -315.83 (-2.28%)
     
  • Russell 2000

    2,011.47
    -22.04 (-1.08%)
     
  • Petróleo

    85.32
    +2.01 (+2.41%)
     
  • Oro

    1,848.30
    +6.60 (+0.36%)
     
  • Plata

    23.89
    +0.09 (+0.36%)
     
  • dólar/euro

    1.1310
    -0.0021 (-0.18%)
     
  • Bono a 10 años

    1.7830
    +0.0480 (+2.77%)
     
  • dólar/libra

    1.3506
    +0.0015 (+0.11%)
     
  • yen/dólar

    113.8870
    -0.0730 (-0.06%)
     
  • BTC-USD

    36,896.80
    -218.46 (-0.59%)
     
  • CMC Crypto 200

    838.90
    +18.32 (+2.23%)
     
  • FTSE 100

    7,371.46
    +74.31 (+1.02%)
     
  • Nikkei 225

    27,131.34
    -457.03 (-1.66%)
     

Indignación ante el rechazo de la Casa Blanca de enviar por correo pruebas caseras gratuitas para el covid-19

·6  min de lectura

Funcionarios de la Casa Blanca defienden un plan ampliamente criticado que permite a los estadounidenses con seguro médico privado presentar solicitudes de reembolso por los kits de pruebas caseras de detección de covid-19, en lugar de ponerlos a disposición de todos los estadounidenses de forma gratuita y sin ningún precio por adelantado.

El 6 de diciembre, la secretaria de prensa Jen Psaki pareció burlarse de la idea de que el gobierno los enviara por correo a los hogares, y el coordinador de la respuesta al coronavirus Jeff Zeints dijo el 7 de diciembre que el plan de reembolso de la administración de Joe Biden es el “enfoque más eficiente y eficaz” para las pruebas en EE.UU.

El plan, que entraría en vigor a mediados de enero, forma parte de una serie de acciones para combatir la crisis de salud pública que entra en su tercer año.

La nueva política no cubrirá los costos iniciales de los kits rápidos caseros comprados en tiendas, que pueden oscilar entre US$10 y $25 en las farmacias de EE.UU. En su lugar, los aproximadamente 150 millones de estadounidenses con planes de seguros privados deberán presentar solicitudes de reembolso a sus proveedores de seguros. Las aseguradoras privadas ya cubren las pruebas en el consultorio.

Los estadounidenses con seguros públicos a través de los programas Medicare y Medicaid no podrán recibir reembolsos. La política tampoco cubre los precios de desembolso de millones de estadounidenses no asegurados.

La disponibilidad y el acceso a las pruebas de PCR y a las pruebas rápidas de antígenos en centros públicos y clínicas varía mucho en EE.UU., y los kits caseros demandados se enfrentan a la escasez de suministro y tienen precios relativamente altos en comparación con otros países en los que las pruebas son baratas o gratuitas y están al alcance de todos.

Los expertos sostienen que las pruebas rápidas ampliamente disponibles son un componente clave -junto con los cubrebocas y las vacunas- para controlar las infecciones.

Un reporte de noviembre de la Kaiser Family Foundation señala el precio relativamente alto y la falta de cobertura de los seguros para las pruebas en casa como barreras para la expansión de dichas pruebas en EE.UU., ya que las pruebas rápidas se han convertido en parte integral de la reapertura de las escuelas y el regreso al trabajo.

EE.UU. está impulsando el suministro de 50 millones de pruebas a domicilio que se “distribuirán a través de sitios comunitarios clave, como centros de salud y clínicas rurales”, según la Casa Blanca. El gobierno de EE.UU. cuenta con unos 20.000 lugares donde los estadounidenses pueden hacerse la prueba de forma gratuita.

El modo y el momento en que los estadounidenses pueden acceder a esos lugares, y la forma en que los gobiernos estatales y locales gestionan los centros públicos de pruebas, varían de un estado a otro y de una ciudad a otra.

Durante una rueda de prensa el lunes, la periodista de NPR Mara Liasson presionó a Psaki sobre los obstáculos a los que se enfrentan millones de estadounidenses para acceder fácilmente a estas pruebas, mientras que Psaki rechazó la idea de que EE.UU. pudiera “enviar una a cada estadounidense” a pesar de que estos enfoques son parte integral de la respuesta a la pandemia en otras naciones.

Preguntó: “Todavía hay muchos países, como Alemania, el Reino Unido y Corea del Sur, que realizan pruebas masivas de forma gratuita o por un precio simbólico. ¿Por qué no se puede hacer eso en Estados Unidos?”.

Psaki señaló que la Administración de Alimentos y Medicamentos ha aprobado ocho pruebas, un “estándar de oro” que, según sugirió, no necesariamente se ha cumplido en otros países.

“Nuestro objetivo es aumentar la accesibilidad y reducir los precios”, señaló. “Si se fijan en lo que hemos hecho a lo largo del tiempo, hemos cuadruplicado el tamaño de nuestro plan de pruebas, hemos reducido el precio de manera significativa en los últimos meses, y este esfuerzo para garantizar que las aseguradoras puedan conseguir el financiamiento de sus pruebas significa que 150 millones de estadounidenses tendrán pruebas gratuitas”.

El reportante continuó: “Pero eso es un poco complicado. ¿Por qué no hacerlos gratuitos... y tenerlos disponibles en todas partes?”

“¿Debemos enviar una a cada estadounidense?”, respondió. “Entonces, ¿qué pasa si cada estadounidense se hace una prueba? ¿Cuánto cuesta, y qué pasa después?”

“Todo lo que sé es que otros países parecen ponerlos a disposición en mayor cantidad, por menos dinero”, respondió Liasson.

“Creo que compartimos el mismo objetivo, que es hacerlos menos caros y más accesibles, ¿no?”, dijo Psaki, sugiriendo de nuevo que las pruebas de otros países son inferiores a las de EE.UU. que han cumplido el proceso de aprobación de la FDA.

Cuando se le preguntó el martes por qué EE.UU. no está enviando pruebas rápidas a todos los estadounidenses, Zeints respondió: “Creemos que el enfoque más eficiente y eficaz es más complicado que eso”.

“Si tiene un seguro privado, nos aseguramos de que su aseguradora le reembolse”, indicó. “Todo el mundo en Estados Unidos tiene acceso a las pruebas gratuitas de una manera eficiente y eficaz”.

El epidemiólogo de la Universidad de Yale, Gregg Gonsalves, comentó que la respuesta de Psaki “fue terrible, frívola y equivocada”.

“Las pruebas rápidas son difíciles de conseguir, caras [y] podrían ser una intervención clave en la lucha contra [el covid-19]”, dijo en Twitter. “Otros países han ideado mejores formas de hacer llegar estas herramientas a sus ciudadanos. Háganlo mejor”.

Relacionados

Biden promete ahorros en insulina y otros medicamentos

Biden anuncia la ampliación de las vacunas y las pruebas ante la ola invernal de covid-19

Fauci dice que es “casi seguro” que la variante Ómicron del covid no es más grave que la Delta

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.