U.S. markets open in 6 hours 38 minutes
  • F S&P 500

    4,006.00
    +2.75 (+0.07%)
     
  • F Dow Jones

    34,022.00
    +36.00 (+0.11%)
     
  • F Nasdaq

    11,803.25
    -2.50 (-0.02%)
     
  • RTY=F

    1,844.10
    +2.20 (+0.12%)
     
  • Petróleo

    77.57
    +0.64 (+0.83%)
     
  • Oro

    1,782.80
    +1.50 (+0.08%)
     
  • Plata

    22.57
    +0.15 (+0.66%)
     
  • dólar/euro

    1.0493
    -0.0004 (-0.04%)
     
  • Bono a 10 años

    3.5990
    0.0000 (0.00%)
     
  • Volatilidad

    20.75
    +1.69 (+8.87%)
     
  • dólar/libra

    1.2199
    +0.0005 (+0.04%)
     
  • yen/dólar

    137.1240
    +0.4390 (+0.32%)
     
  • BTC-USD

    17,002.10
    -343.97 (-1.98%)
     
  • CMC Crypto 200

    401.44
    -9.77 (-2.38%)
     
  • FTSE 100

    7,567.54
    +11.31 (+0.15%)
     
  • Nikkei 225

    27,885.87
    +65.47 (+0.24%)
     

Indonesia: el dramático testimonio de un futbolista que fue testigo de la tragedia

Un grupo de aficionados carga a un hombre herido en los enfrentamientos durante un partido de fútbol en Malang, Indonesia
Un grupo de aficionados carga a un hombre herido en los enfrentamientos durante un partido de fútbol en Malang, Indonesia

Continúan recogiéndose datos y nueva información sobre la tragedia ocurrida en un campo de juego de Indonesia, que según las autoridades locales dejó un saldo de 174 muertos y 180 heridos como consecuencia de enfrentamientos entre hinchas de un equipo con la policía antimotines. Fue en el encuentro que Arema perdió por 3-2 contra Persebaya Surabaya, por la liga de Indonesia, en el estadio Kanjuruhan, del distrito de Malang Regency, isla de Java. Luego del encuentro simpatizantes del equipo perdedor ingresaron al campo de juego y fueron reprimidos por las fuerzas de seguridad, que trataron de dispersarlos con gas lacrimógeno, lo que generó una estampida catastrófica. Los jugadores del equipo local quedaron atrapados en el campo de juego e intentaron socorrer a las víctimas.

Según el diario inglés The Guardian, el vicegobernador de Java Oriental, Emil Dardak, confirmó a la prensa que la cantidad de fallecidos ascendía a 174.

Ahora, surgen nuevos testimonios que permiten tener una perspectiva más certera de la tragedia. El futbolista Abel Bissa Camara, oriundo de Guinea-Bissau, brindó sus sensaciones al diario español Marca: “Hace dos semanas ya sabíamos que íbamos a jugar contra ellos, pero ni sus aficionados vienen a nuestro estadio ni los nuestros van al suyo. Durante la semana ya se hablaba mucho de este partido en nuestro estadio y de la rivalidad, en toda la ciudad se hablaba de este partido, ya que era un partido que iba más allá de los 3 puntos, era un partido de vida o muerte ”, comenzó diciendo el delantero que se desempeña en Amera.

“Antes de empezar el partido, ya hubo mucha confusión en la entrada del equipo contrario. Cuando terminó el partido los jugadores contrarios se fueron del estadio en coches blindados en unos 10 minutos. Mientras, nosotros fuimos a pedir disculpas a nuestros aficionados porque perdimos el derbi y fue en ese momento cuando los aficionados empezaron a subir las vallas y la policía nos pedía que nos fuésemos para el vestuario porque podrían perder el control de la situación tarde o temprano”, siguió Camara.

“Nos cerramos en el vestuario y los aficionados intentaron entrar allí, tuvimos que meter una mesa por dentro para trancar la puerta. Fue en ese momento cuando empezamos a escuchar gritos y tiros y a ver mucho humo. Además, algunos aficionados consiguieron entrar en nuestro vestuario y acabaron por morir allí mismo”.

El relato del jugador se vuelve estremecedor: “Cuando todo termina viene lo peor, salimos del vestuario y empezamos a ver mucha sangre, zapatos, tenis, ropa por todos los sitios, los policías comentando que habían muerto dos compañeros. No le deseo esto a nadie. Estar allí dentro fue temer por nuestra vida y tener a 40 o 50 mil personas fuera queriendo nuestras cabezas”.

Así sucedieron los hechos

Los incidentes comenzaron cuando miles de hinchas del Arema, fastidiados por la derrota, saltaron a la cancha. Los futbolistas visitantes la abandonaron tan rápidamente como pudieron. Los de Arema, en cambio, fueron incluso agredidos por sus propios hinchas. El partido se desarrolló en el estadio Kanjuruhan, que fue escenario de una verdadera batalla campal entre los simpatizantes y la policía antimotines.

Hubo una primera consecuencia deportiva tras los incidentes, luego de que los videos de la gente atrapada y herida en el estadio se hicieran virales: la liga indonesia Baru anunció que la competencia quedaba en pausa por siete días. “Anunciamos la suspensión de los partidos por una semana después de recibir instrucciones del presidente de la Asociación de Fútbol de Indonesia. Lo hacemos por respeto y mientras esperamos el proceso de investigación de los hechos”, dijo Akhmad Hadian Lukita, el presidente de la liga. Y añadió en su comunicado: “Estamos preocupados y lamentamos profundamente este incidente. Compartimos nuestras condolencias y esperamos que ésta sea una lección valiosa para todos nosotros”.

Además de la policía antimotines, en el estadio de la catástrofe hubo hombres de las Fuerzas Armadas de Indonesia, lo que da una idea de la violencia desatada en el coliseo deportivo. Persebaya, el club visitante que ganó el fatídico encuentro, publicó a través de sus redes sociales el lamento por lo ocurrido: “La familia extendida de Persebaya lamenta profundamente la pérdida de vidas después del partido Arema FC vs Persebaya. Ninguna vida sola vale fútbol. Oramos por las víctimas y que las familias que quedaron atrás reciban fortaleza”.

Se trata, en definitiva, de un episodio sin parangón en la historia de Indonesia. Y, además, el tercer acontecimiento deportivo en cuanto a víctimas fatales en la historia. Lo superan un partido del seleccionado argentino de fútbol en Perú en 1964, cuando una tragedia acabó con más de 300 personas, y el encuentro entre Napoli y Bologna del calcio italiano, en 1944, que arrojó 152 decesos por un enfrentamiento entre la hinchada local y los efectivos de seguridad.

El presidente de la FIFA, Gianni Infantino, calificó los hechos como “un día oscuro para todos los involucrados en el fútbol y una tragedia más allá de la comprensión”. “El mundo del fútbol está en estado de shock”, dijo. “Expreso mis más profundas condolencias a las familias y amigos de las víctimas que perdieron la vida tras este trágico incidente”.

“Lamentamos este incidente... es un incidente lamentable que ‘perjudica’ a nuestro fútbol en un momento en que los aficionados pueden ver partidos de fútbol desde el estadio”, dijo el ministro de Deportes y Juventud de Indonesia, Zainudin Amali, a la emisora Kompas. En tanto, Akhmad Hadian Lukita, presidente y director de PT Liga Indonesia Baru expresó su profundo pesar por los hechos y dijo: “Compartimos nuestras condolencias y esperamos que esta sea una lección valiosa para todos nosotros”.