U.S. markets open in 6 hours 54 minutes
  • F S&P 500

    4,062.75
    -12.75 (-0.31%)
     
  • F Dow Jones

    34,386.00
    -73.00 (-0.21%)
     
  • F Nasdaq

    11,963.75
    -46.50 (-0.39%)
     
  • RTY=F

    1,890.30
    -4.10 (-0.22%)
     
  • Petróleo

    80.33
    +0.35 (+0.44%)
     
  • Oro

    1,813.10
    +3.50 (+0.19%)
     
  • Plata

    23.37
    +0.12 (+0.52%)
     
  • dólar/euro

    1.0569
    +0.0038 (+0.36%)
     
  • Bono a 10 años

    3.5060
    0.0000 (0.00%)
     
  • Volatilidad

    19.06
    -0.78 (-3.93%)
     
  • dólar/libra

    1.2316
    +0.0020 (+0.16%)
     
  • yen/dólar

    134.8610
    +0.5900 (+0.44%)
     
  • BTC-USD

    17,320.63
    +314.13 (+1.85%)
     
  • CMC Crypto 200

    410.25
    +8.83 (+2.20%)
     
  • FTSE 100

    7,556.23
    -2.26 (-0.03%)
     
  • Nikkei 225

    27,820.40
    +42.50 (+0.15%)
     

Industria automotriz: por la escasez de insumos, aseguran que hay más paradas técnicas de las que se anuncian

Automotrices
Más de seis piezas de cada diez de un vehículo que se fabrica en la Argentina son importadas. - Créditos: @Shutterstock

CORDOBA.- Desde el inicio del segundo trimestre, toda la cadena de la industria automotriz viene reclamando por los problemas para importar. En la Argentina, según fuentes del sector, el promedio de integración nacional de un vehículo es de entre 35% y 37%. Es decir, algo más de seis cada diez piezas vienen de afuera, lo que explica la insistencia de las empresas por contar con divisas para operar.

Diferentes referentes de esa industria coincidieron ante LA NACION que hay más paradas técnicas de las que se reconocen, no sólo en las terminales, sino también en sus proveedores. La producción trabada en la Argentina también implica menos dólares que ingresan por exportaciones.

Fuentes de automotrices y de autopartistas admitieron ante este medio que no hay más insistencia sobre los problemas para importar porque en el Gobierno “reaccionan mal” con el tema. “Hay antecedentes de inconvenientes después de que sus ejecutivos reclamaron abiertamente por divisas -cuenta un empresario-. Se demoran más las autorizaciones, se cortan por un tiempo. Por eso, lo mejor es bajar el tono”.

Desde el sector confirman que, además de algunos días de suspensiones anunciadas oficialmente, hay “micro cortes” de producción, paradas de algunas horas porque los embarques no llegan a tiempo. Durante el período de escasez de gasoil, ese problema se sumó al de la administración de comercio.

“Todos tratan de minimizar el impacto de los faltantes -repasa un autopartista-. Hay un esfuerzo enorme por asegurar la producción porque las ventas están. Más todavía en el caso de las exportaciones, porque cuando se pierde la confianza, los clientes buscan otro proveedor”.

La producción de autos entre enero y agosto creció 29,5% en la comparación interanual. Dos empresarios que estuvieron con el secretario de Industria, José Ignacio de Mendiguren, y con autoridades del Banco Central reclamando más disponibilidad de dólares, cuentan a este medio que el hecho de que no esté parada la fabricación, “hace que se siga con las mismas herramientas”. Grafican que, cuando “parece que se frena, salen algunas autorizaciones”.

Aunque en los últimos días la escasez de neumáticos lidera el podio de los problemas, repasan que las advertencias sobre ese tema comenzaron hace tres meses, cuando ya había paradas en las fábricas de pick-ups. “Se aplicó el ‘siga, siga’ y ahora hay alarma”, ironiza el ejecutivo de una cámara.

An employee works on electric car equipments, at the Renault factory, in Cleon, northwestern France, on July 5, 2022. (Photo by Lou BENOIST / AFP)
En la Argentina, por ejemplo, no se fabrican cinturones de seguridad. Hay una sola empresa que hace llantas de aleación. - Créditos: @LOU BENOIST

En la provisión de neumáticos hay un mix de nacionales e importados, por lo que a un sector lo afecta el paro de los empleados de las productoras y, al otro, la escasez de divisas. Por ejemplo, en la Argentina solo Fate fabrica neumáticos para camiones y debe atender a las terminales y también al mercado de reposición.

“Supongamos que hay dólares, pero no hay stock mundial de neumáticos. Brasil, el país más cercano de donde importarlos, no tiene 300.000 disponibles -describen desde una automotriz-. Traerlos desde China o Tailandia es complejo porque la logística está muy complicada desde la pandemia y, además, los costos se disparan”. Reconocen que “usar otros neumáticos y poner los autos terminados en un playón lleva varios meses; después se los cambian por los que corresponden”.

El presidente de la filial argentina de Fiat, Jeep y RAM, grupo Stellantis, Martín Zuppi, planteó ayer a este diario los inconvenientes que implica importar.

Lo global y lo local

En varias oportunidades desde las fábricas se explica una parada técnica por la escasez de microchips, un problema global por el que la producción podría caer en siete millones de unidades. Por supuesto, también afecta a la Argentina, donde se mezcla con otras piezas que no hay. “A la hora de la explicación es mejor mencionar los chips que el resto; ahorra problemas”, se sincera un empresario.

¿Qué faltantes se deben, exclusivamente, a los problemas locales?, pregunta LA NACION. La enumeración incluye una amplia diversidad porque, incluso, se importan piezas que también se exportan desde el país, como son las cajas de cambio.

Neumáticos: ante la falta de cubiertas, crecen las alternativas más baratas

El mayor peso de las importaciones está en los componentes electrónicos. Además, se compran afueran los cinturones de seguridad (no se fabrican en la Argentina); estructura de caños de asientos; airbags; aceros que no se producen en el país; ópticas led (usadas en vehículos alta gama); llantas de aleación (hay una sola fábrica en el país, en San Luis) y componentes de plástico.

“Los componentes no son solamente de las terminales, sino de toda la cadena de valor -explica un referente del autopartismo que provee a varias terminales-. Hay insumos que se pagan a cualquier precio, a dólar MEP, porque si no hay que parar y el costo es enorme. Las cargas que no llegan a tiempo son muchas; a las importaciones se le suman problemas portuarios porque la logística es muy tensa”.