Anuncios
U.S. markets close in 11 minutes
  • S&P 500

    5,425.72
    -1.41 (-0.03%)
     
  • Dow Jones

    40,077.89
    +224.02 (+0.56%)
     
  • Nasdaq

    17,284.31
    -58.11 (-0.34%)
     
  • Russell 2000

    2,236.88
    +41.51 (+1.89%)
     
  • Petróleo

    78.31
    +0.72 (+0.93%)
     
  • Oro

    2,361.50
    -54.20 (-2.24%)
     
  • Plata

    27.98
    -1.34 (-4.56%)
     
  • dólar/euro

    1.0852
    +0.0008 (+0.08%)
     
  • Bono a 10 años

    4.2560
    -0.0300 (-0.70%)
     
  • dólar/libra

    1.2856
    -0.0051 (-0.39%)
     
  • yen/dólar

    153.8370
    +0.1770 (+0.12%)
     
  • Bitcoin USD

    64,702.96
    -1,186.32 (-1.80%)
     
  • CMC Crypto 200

    1,316.33
    -21.85 (-1.63%)
     
  • FTSE 100

    8,186.35
    +32.66 (+0.40%)
     
  • Nikkei 225

    37,869.51
    -1,285.34 (-3.28%)
     

La inflación de la eurozona cae más de lo previsto, un alivio para el BCE

FOTO DE ARCHIVO. Una clienta compra en un supermercado de Niza, Francia

Por Balazs Koranyi

FRÁNCFORT, 1 jun (Reuters) - La inflación de la zona euro disminuyó más de lo previsto el mes pasado, al tiempo que se ralentizaba el crecimiento de los precios subyacentes, lo que respalda los argumentos a favor de nuevas subidas de tipos, aunque prudentes, a medida que comienza a surtir efecto el ciclo de endurecimiento monetario más rápido de la historia del Banco Central Europeo.

La inflación en los 20 países que comparten el euro se redujo al 6,1% en mayo desde el 7,0% de abril, por debajo de las expectativas del 6,3% según un sondeo de Reuters entre economistas.

Sin embargo, la lectura fue sólo una modesta sorpresa para los inversores, ya que los datos nacionales de principios de semana presagiaban la caída.

PUBLICIDAD

La inflación subyacente, que excluye los volátiles precios de los alimentos y el combustible y que ha desempeñado un papel cada vez más importante en las deliberaciones del BCE sobre política monetaria, cayó del 5,6% al 5,3%, muy por debajo de las expectativas del 5,5%.

En el último año, el BCE ha subido los tipos básicos un total de 375 puntos básicos, hasta el 3,25%, para combatir la escalada de precios.

Pero como las presiones subyacentes sobre los precios han aumentado a lo largo de 2023, pese a que la inflación general ha seguido una senda descendente, el banco central se ha comprometido esencialmente a otra subida de tipos de 25 puntos básicos el 15 de junio.

Varios dirigentes monetarios influyentes, incluidos los gobernadores de los bancos centrales de Alemania, Países Bajos e Irlanda, también han puesto sobre la mesa una subida de tipos en julio, pero existe un amplio consenso en que las perspectivas más allá de esa fecha son demasiado inciertas para comprometerse.

El vicepresidente del BCE, Luis de Guindos, dijo el jueves que, si bien el banco central había llevado a cabo la mayor parte del endurecimiento de su política monetaria para devolver la inflación a su objetivo a medio plazo del 2%, el ciclo aún no había terminado.

AVANCE LENTO

Aunque los benignos datos de precios del jueves refuerzan la cautela, el problema de la inflación en Europa dista mucho de estar resuelto, ya que el crecimiento de los precios de muchos productos básicos, en particular los servicios, sigue siendo obstinadamente elevado.

La inflación de los servicios se desaceleró del 5,2% al 5%, mientras que el crecimiento de los precios de los bienes industriales bajó del 6,2% al 5,8%.

También es probable que el BCE se tranquilice con la ralentización de la inflación de los alimentos al 12,5% desde el 13,5%, ya que se esperaba que las presiones en este frente siguieran aumentando durante algún tiempo.

Según Carsten Brzeski, economista de ING, "las perspectivas de la inflación europea se ven muy afectadas por dos factores opuestos".

"Los precios de la energía, más bajos de lo previsto debido al cálido invierno, probablemente presionarán a la baja la inflación general más rápido de lo que sugieren las últimas previsiones", dijo. "Por otro lado, los recientes acuerdos salariales y un nivel aún considerable en los servicios probablemente mantengan alta la inflación subyacente".

El crecimiento salarial de la zona euro está rondando entre el 5% y el 6%, el doble de lo que sería coherente con el objetivo de inflación del BCE.

Pero los salarios necesitan recuperarse después de que la inflación se haya comido profundamente los ingresos reales durante años y el BCE espera que una vez que la inflación se ralentice, el crecimiento salarial le siga, de modo que se extingan mutuamente.

Aunque se trata de una hipótesis plausible, el mercado laboral del bloque tiene una necesidad excepcional de trabajadores y las empresas, sobre todo las de servicios, informan de una creciente escasez de mano de obra, lo que supone un riesgo al alza para los salarios y, por tanto, para la inflación.

Otra posible preocupación para el BCE es que el crecimiento económico parece menos resistente de lo que se pensaba, sobre todo en el sector manufacturero, con una serie de indicadores que muestran que la actividad industrial podría lastrar la economía en general, incluso aunque los servicios estén en auge.

Los inversores financieros prevén otras dos subidas de tipos por parte del BCE, la primera en junio y la segunda en julio o septiembre.

(Información de Balazs Koranyi; editado en español por Benjamín Mejías Valencia)