U.S. Markets open in 2 hrs 44 mins

Este insólito Porsche 935 de calle puede ser tuyo

feedback@motor1.com (José A. Guzmán)
Porsche 935 de calle, a la venta

El vehículo perteneció al legendario piloto de Fórmula 1, Walter Wolf.

El Porsche 935 es uno de los vehículos más icónicos en la historia del fabricante alemán. Precisamente, la firma de Stuttgart ha comunicado recientemente su intención de construir 77 ejemplares de un sucesor actualizado del modelo de competición alemán.

Desafortunadamente, todas estas unidades solo se podrán conducir en circuito, al no estar homologadas para matricularse y circular por carretera... salvo que algún osado decida transformarlo, corriendo con los gastos. Así las cosas, si quieres un Porsche 935 matriculable, tendrás que fijar tu atención en alguna ejemplar del modelo original, como el que aquí te traemos. 

Porsche 935 de calle, a la venta

El vehículo que estás viendo en esta noticia podría ser el 935 que estás buscando, entre otros motivos, porque está en venta. Un coche muy exclusivo y poco habitual, ya que se trata de una unidad matriculada, construida por la escudería alemana Kremer Racing, que perteneció a un legendario piloto de Fórmula 1, el alemán Walter Wolf.

En otras palabras, estás contemplando un verdadero modelo de carreras, como el que disputó las 24 Horas de Le Mans, pero que puedes utilizar por carretera sin ningún tipo de restricción. Tanto es así que, aproximadamente, conserva un 98% de piezas del 935 K3, que se alzó con la victoria en Le Mans en el año 1978.

También te podría interesar

Porsche 935 exWalter Wolf, con 740 CV debajo del capó

Debajo de la carrocería, se esconde un motor de seis cilindros, biturbo, con 2,8 litros de cilindrada y doble encendido por cilindro. Con esta configuración, el propulsor difiere, ligeramente, en comparación con el del coche de carreras original, aunque desarrolla una potencia máxima de 740 CV a 8.000 rpm, 'gestionados' por una caja manual de cuatro velocidades, con la misma relación de cambio que el modelo de competición.

Toda la fuerza se envía al eje trasero, mientras que la carrocería está realizada, íntegramente, con paneles de Kevlar y las llantas de aleación, obra de Goodyear, están hechas a mano.

Un aspecto interesante sobre el desarrollo de este vehículo es que Kremer Racing se negó a cumplir uno de los deseos de Wolf. El piloto quería disponer de un segundo aire acondicionado para el lado del acompañante, pero se le convenció de que no era posible desde un punto de vista técnico.

¿Y qué hay del precio? El superdeportivo alemán, capaz de alcanzar una velocidad punta de 338 km/h, le costó a Wolf unos 375.000 marcos alemanes de la época (concretamente, de 1980). Si estás interesado en adquirirlo, deberás contactar con el vendedor que, de momento, no ha hecho público su precio de venta, aunque imaginamos que será bastante elevado, debido a su extremada exclusividad.

Fuente: Mechatronik.de, a través de TradeUniqueCars