U.S. markets closed
  • S&P 500

    4,070.56
    +10.13 (+0.25%)
     
  • Dow Jones

    33,978.08
    +28.67 (+0.08%)
     
  • Nasdaq

    11,621.71
    +109.30 (+0.95%)
     
  • Russell 2000

    1,911.46
    +8.39 (+0.44%)
     
  • Petróleo

    79.38
    -1.63 (-2.01%)
     
  • Oro

    1,927.60
    -2.40 (-0.12%)
     
  • Plata

    23.73
    -0.30 (-1.23%)
     
  • dólar/euro

    1.0874
    -0.0018 (-0.16%)
     
  • Bono a 10 años

    3.5180
    +0.0250 (+0.72%)
     
  • dólar/libra

    1.2395
    -0.0012 (-0.10%)
     
  • yen/dólar

    129.8000
    -0.3530 (-0.27%)
     
  • BTC-USD

    23,011.21
    -67.92 (-0.29%)
     
  • CMC Crypto 200

    526.66
    +9.65 (+1.87%)
     
  • FTSE 100

    7,765.15
    +4.04 (+0.05%)
     
  • Nikkei 225

    27,382.56
    +19.81 (+0.07%)
     

Los inversores se están volviendo demasiado optimistas sobre la economía mundial

Los problemas de la economía mundial siguen siendo graves.
Los problemas de la economía mundial siguen siendo graves. - Créditos: @The Economist

Una rara oleada de optimismo está recorriendo los mercados financieros. Durante la mayor parte del año, la alta inflación de Estados Unidos ha demostrado ser persistente de manera preocupante, la crisis energética de Europa ha amenazado con una profunda recesión y la economía de China se ha visto afectada por los cierres generados por el avance del covid-19 y la crisis inmobiliaria. Los inversores ahora aplauden los avances en los tres frentes. La inflación anual de Estados Unidos cayó del 8,2% al 7,7% en octubre. Los precios del gas natural en Europa han bajado dos tercios desde su punto máximo en agosto. China ha aflojado algunas restricciones asociadas con su política de “Covid cero” y en noviembre dio a conocer medidas para aliviar la presión financiera sobre los desarrolladores inmobiliarios en conflicto.

Esta ráfaga de noticias ha hecho subir las acciones en un 13% desde mediados de octubre, ya que los operadores descontaron menos aumentos de las tasas de interés por parte de los bancos centrales y provocaron la caída del dólar.

Por desgracia, los inversores se están adelantando. La inflación de Estados Unidos está bajando porque las interrupciones en las cadenas de suministros relacionadas con la pandemia se están disipando. Hace un año, decenas de barcos estaban anclados en las afueras de Los Ángeles esperando ser descargados, y los semiconductores y los automóviles de segunda mano escaseaban. Hoy, el puerto está vacío, hay un exceso de microchips y los precios de los automóviles están cayendo. Es probable que estas mejoras continúen. Y, a partir de marzo de 2023, las comparaciones interanuales de precios tampoco volverán a mirar hacia antes de la invasión rusa a Ucrania, cuando el petróleo era más barato. Eso hará que la inflación general caiga aún más.

Sin embargo, a medida que disminuya la inflación, será más difícil combatirla. Los salarios estadounidenses están creciendo a una tasa anual superior al 5%, porque el mercado laboral sigue estando extremadamente ajustado; hay casi dos vacantes por cada trabajador desempleado. El objetivo de inflación del 2% de la Reserva Federal (Fed) es compatible con un crecimiento salarial de solo alrededor del 3% al 4% (que refleja la inflación, el crecimiento de la productividad y quizás un repunte en la participación de los trabajadores en la producción económica).

Aunque el crecimiento del empleo se ha desacelerado, es probable que la Fed siga aumentando las tasas de interés hasta que el mercado laboral esté mucho más frío. Cierta desinflación podría llegar fácilmente en la actualidad, pero un regreso al 2% casi seguramente requerirá una recesión.

Respiro ilusorio

La crisis energética de Europa está pasando por un respiro igualmente ilusorio. Los precios del gas natural se han desplomado porque los niveles de almacenamiento son altos y el clima ha sido templado. Sin embargo, es probable que la economía de Europa se esté contrayendo, y es solo al comienzo de una crisis energética que durará al menos dos inviernos. El próximo año, Europa podría tener que volver a llenar sus reservas sin un solo metro cúbico de gas proveniente de los caños rusos. El clima podría ser más frío y los precios mundiales del gas natural licuado podrían ser más altos.

Peor aún, la inflación que hasta ahora ha sido causada por los precios de la energía parece estar afianzándose. La inflación anual de Gran Bretaña alcanzó el 11,1% en octubre; excluyendo alimentos y energía fue del 6,5%. En toda Europa, el crecimiento de los salarios está aumentando y las expectativas de inflación también se están incrementando, lo que dificulta equilibrar la lucha contra la inflación con el apoyo a la economía.

La economía china es la que mayor potencial tiene para dar una sorpresa agradable en 2023, porque se ha visto muy dañada por la política de “Covid cero” y por el colapso inmobiliario. Las autoridades han presentado 20 ajustes a sus reglas covid y 16 medidas para ayudar a las empresas inmobiliarias. Sin embargo, en ambos frentes el camino que hay que recorrer será largo y duro.

El aumento de las infecciones significa que más podrían ser inminentes más cuarentenas. Un desenlace controlado del “Covid cero” impulsaría el crecimiento, pero una caótica “ola de salida” de contagios, en una población que apenas ha estado expuesta al virus, podría provocar pánico y dañar aún más la economía.

Las medidas para el sector inmobiliario han ayudado a los desarrolladores y han reducido la posibilidad de un colapso financiero, pero es probable que la demanda de vivienda y, por tanto, la contribución de la propiedad al crecimiento sigan siendo moderadas. Los problemas de la economía mundial siguen siendo graves. No solo se encogerá de hombros. © The Economist