U.S. markets close in 6 hours 13 minutes
  • S&P 500

    4,091.12
    +11.01 (+0.27%)
     
  • Dow Jones

    34,502.43
    -87.34 (-0.25%)
     
  • Nasdaq

    11,523.26
    +55.26 (+0.48%)
     
  • Russell 2000

    1,897.70
    +11.13 (+0.59%)
     
  • Petróleo

    82.74
    +2.19 (+2.72%)
     
  • Oro

    1,810.40
    +50.50 (+2.87%)
     
  • Plata

    22.65
    +0.86 (+3.97%)
     
  • dólar/euro

    1.0519
    +0.0111 (+1.06%)
     
  • Bono a 10 años

    3.6180
    -0.0850 (-2.30%)
     
  • dólar/libra

    1.2287
    +0.0226 (+1.87%)
     
  • yen/dólar

    135.9190
    -2.1610 (-1.57%)
     
  • BTC-USD

    17,074.33
    +227.87 (+1.35%)
     
  • CMC Crypto 200

    404.16
    -1.99 (-0.49%)
     
  • FTSE 100

    7,568.03
    -5.02 (-0.07%)
     
  • Nikkei 225

    28,226.08
    +257.09 (+0.92%)
     

Jürgen Klinsmann: “Messi debería llevarse la Copa del Mundo de Qatar a su casa”

Toda la admiración –y los mejores deseos– de Klinsmann a Messi: "Mis dos favoritos para Qatar son sudamericanos: Argentina y Brasil..., pero creo que es el momento para Messi"
Toda la admiración –y los mejores deseos– de Klinsmann a Messi: "Mis dos favoritos para Qatar son sudamericanos: Argentina y Brasil..., pero creo que es el momento para Messi" - Créditos: @Tom Shea

El primer futbolista expulsado en la final de una Copa del Mundo fue argentino: Pedro Damián Monzón en Italia ‘90. El partido en Roma todavía estaba en cero y faltaban veinte minutos para que el árbitro Edgardo Codesal se convirtiera en el enemigo público número 1 de un país, pero en ese instante no tuvo alternativas: tarjeta roja para el defensor que acababa de revolear a Jürgen Klinsmann. Al delantero alemán se le había ocurrido desbordar por la derecha… y tuvieron que rearmarlo. ¿Todavía duele esa patada?, escucha del otro lado de la línea. Y se hace eco de la broma. “¡¡Jajajaja!! No, no, ya no, para nada. Cuando recuerdo aquella final, creo que ambos podríamos haber jugado un mejor partido. Finalmente ganamos nosotros con ese penal que todavía sé que se discute en la Argentina, y es verdad que en Alemania fuimos muy felices por ese triunfo, pero detrás de la alegría todos nos olvidamos que el juego realmente no fue bueno. No fue una linda final, pero para Alemania, como nación, representó mucho como mensaje social un año después de la caída del Muro de Berlín y la unificación”.

Aquel se trató del instante sublime en la trayectoria de Klinsmann, y la Argentina resultó un partícipe necesario. Las lágrimas de Diego… Klinsmann no había estado cuatro años antes, en México ‘86, aunque ya quemaba redes en VfV Stuttgart a sus 21 años. Para Italia ‘90, Franz Beckenbauer como entrenador tomó nota de la imprescindible renovación: había pasado el tiempo de Karl-Heinz Rummenigge, eran los días de Klinsmann.

Una postal de la final de Italia '90: Klinsmann presiona a Maradona; un año antes, en la definición de la Copa UEFA, Diego le había ganado a Jürgen en el duelo Napoli-Stuttgart
Una postal de la final de Italia '90: Klinsmann presiona a Maradona; un año antes, en la definición de la Copa UEFA, Diego le había ganado a Jürgen en el duelo Napoli-Stuttgart - Créditos: @RENARD eric

Ningún alemán se ha relacionado tanto como él con Maradona y con Messi. ¿Quién no se acuerda de los botines Puma Kings desatados y la entrada en calor de Maradona al ritmo de ‘Life is Life’? Fue en la semifinal de la Copa UEFA ‘89 que Napoli le ganó a Bayern Munich y pasó a la definición contra el Stuttgart de… Klinsmann. “Ese calentamiento, que se volvió legendario en YouTube, lo tengo presente como si fuera hoy. Los jugadores del Bayern estaban parados del otro lado tratando de calentar, pero después me contaron que, en realidad, solo lo estaban mirando a él”, rememora Jürgen. El mismo que hoy revela: “Rezaba para que no entre”, y sonríe, porque él dirigía a Alemania en 2006 cuando Messi se quedó rumiando en el banco, la tarde de la eliminación en los cuartos de final, ante los anfitriones. Y una década después, cuando Messi desplazó a Batistuta como goleador histórico de la selección argentina, en 2016, ante los Estados Unidos… el técnico rival, el que ahora estaba en el banco era… sí, claro, Klinsmann.

Los números, fascinantes, dirán que Klinsmann ganó la Copa del Mundo 1990 y la Eurocopa de Inglaterra 1996. Que marcó 47 goles en la selección alemana, apenas superado en el ranking histórico por Miroslav Klose, Gerd Müller y Lukas Podolski. Pero hay algo más, que él percibe enseguida ante la nacionalidad del periodista: Argentina aparece y atraviesa su vida en varias ocasiones. Jugó 108 partidos para la Die Mannschaft, pero cuando apenas encadenaba tres, dos habían sido contra la selección argentina… campeona del mundo: en 1987 en Buenos Aires, y en 1988 en Berlín. “La verdad es que yo siento mucha admiración por el fútbol argentino y debo decir que en Alemania hay admiración por el fútbol argentino. Y no solo admiramos a los jugadores, también hay muy buenos entrenadores desde hace décadas, de Menotti, Bilardo, a estos días de Simeone, por ejemplo. Yo vivo en Los Ángeles y veo la liga de Argentina por televisión. Hace poco vi Boca contra River, en la Bombonera.

Hincha de Boca por su amigo Guillermo... Entre Pavón y Benedetto, cuando visitó Buenos Aires por última vez en 2017
Hincha de Boca por su amigo Guillermo... Entre Pavón y Benedetto, cuando visitó Buenos Aires por última vez en 2017

-Creo que en el superclásico tenés un favoritismo por un amigo: Guillermo Barros Schelotto. Fuiste su DT en Los Angeles Galaxy y, luego, él dirigió a tu hijo, Jhonatan, que es arquero.

-Somos buenos amigos con Guillermo. Nos juntamos a tomar café y hablamos. Nos hicimos amigos en los últimos años. Siempre quise vivir un superclásico y la invitación de Guillermo no la pude resistir cuando estuve en Buenos Aires en 2017. Ahora siempre sigo sus juegos como entrenador de la selección de Paraguay.

Jürgen Klinsmann y Cesar Menotti, en Sampdoria 1997; "Yo fui uno de sus alumnos,", cuenta el alemán con orgullo
Jürgen Klinsmann y Cesar Menotti, en Sampdoria 1997; "Yo fui uno de sus alumnos,", cuenta el alemán con orgullo - Créditos: @Twitter @JaviHipo

-Conociste a Menotti cuando te dirigió en Sampdoria. ¿Cómo lo recordás, qué aprendiste de él?

-Hasta el día de hoy seguimos en contacto con César Luis Menotti. Siempre lo adoré y lo admiré, y no solo como entrenador de fútbol, sino como un ser humano muy inteligente, una persona intelectual. Recuerdo que vino a la Copa del Mundo 2006 cuando yo entrenaba a Alemania y, durante el torneo, lo vi en Munich y me explicó algunas cosas que yo debería haber sabido… Él había visto los partidos y estaba feliz de que jugáramos atacando, me felicitó por eso, porque fui uno de sus estudiantes. Aún hoy estamos en contacto. Solo tengo buenos recuerdos. César fue una de las razones principales por las que fui al Tottenham y un año más tarde me eligieron el ‘Jugador del Año’ de Inglaterra. Realmente, ¡solo tengo muy buenos recuerdos!

-Y en Tottenham te recibió, y también dirigió, Osvaldo Ardiles.

-Claro. Sin dudas, una gran persona. Muy honesto. Muy activo, con mucha iniciativa, una persona siempre dispuesta a hacer cosas. Fue obviamente un jugador fantástico, muy admirado en Tottenham. Un campeón del mundo, nada menos. Fue un honor para mí jugar para él en Tottenham. Aún seguimos en contacto Osvaldo y yo.

Londres, agosto de 1994, Klinsmann se suma a Tottenham y lo recibe su nuevo entrenador: Ardiles
Londres, agosto de 1994, Klinsmann se suma a Tottenham y lo recibe su nuevo entrenador: Ardiles - Créditos: @Getty Images

-Vuelvo a Sampdoria 1997. Jugaste con un joven Juan Sebastián Verón…

-…[Sonríe] Sí, jugamos juntos en Sampdoria. Llegó al club, era su primera experiencia en Europa… Sebastián era un increíble jugador. Cuando él entrenaba solo por diversión, pateaba como nadie, tenía una técnica increíble y una personalidad muy fuerte… Justamente, creo que el carácter es parte de la cultura argentina; ustedes llevan una muy fuerte personalidad en la sangre, sabes, y no solo por el fútbol, creo que en todas las áreas, en su conducta en general, y creo que por eso son admirados en todo el mundo.

-A veces esa personalidad tiene algunos excesos, y por eso también somos conocidos en el mundo…

-Sí, a veces pueden ser muy emocionales porque aman tanto el juego, lo sienten demasiado. Allá y también acá las cosas se salen de control, pero puede ser que los europeos puedan controlarse mejor, calmarse más pronto. Un alemán típico diría: ‘Tienes que ser más disciplinado en esos momentos’. Creo que en una Copa del Mundo, o en un torneo grande, es muy importante no permitir que tus sentimientos te controlen cuando el partido se pone difícil. La última vez que estuve en Buenos Aires, en 2017, fui a ver Boca-River y nunca en mi vida había visto algo así: sentí que todo el estadio era parte del juego. Y eso que yo he jugado Inter-Milan, y también participé de Tottenham-Arsenal, y he presenciado un Barcelona-Real Madrid y un Liverpool-Manchester United, pero lo de la Bombonera fue especial… El fútbol sudamericano tiene el nivel más alto de técnica porque los niños crecen jugando desde las calles, y también es verdad que las emociones que hay en Sudamérica son extremas y a veces pueden jugar en contra si no se controlan.

Klinsmann tiene 58 años. No dirige desde febrero de 2020, su última y fugaz experiencia como entrenador de Hertha Berlín. Conversa con LA NACION desde Nueva York, en la otra costa, lejos de su residencia en Los Angeles. Embajador de la Bundesliga, integrante del proyecto Bundesliga Common Ground [Terreno Común], participa de la inauguración de una cancha de fútbol callejero en una escuela secundaria. “Queremos que jueguen los niños, que el fútbol sea accesible para todos. Este proyecto es emocionante, porque con esta iniciativa la Bundesliga quiere dar la vuelta al mundo, básicamente, creando canchas de fútbol para los niños… De hecho, hace algunas semanas hubo una apertura en Buenos Aires”, recuerda. Y vuelve la Argentina a su vida.

-¿Sos de los que creen que la Bundesliga es la mejor unidad de negocio del fútbol actual?

-La Bundesliga está haciendo un trabajo maravilloso año tras año con su propio modelo de negocio que se llama ‘50+1′. ¿Qué significa? Que el club no puede ser de un solo inversor, grupo o persona. Pertenece a los fanáticos, a los miembros del club y esto le da una gran seguridad a la liga que está muy bien controlada financieramente por supervisores de la Federación alemana y de la Bundesliga misma. De esta manera se garantiza la salud y la estabilidad financiera. Los estadios están llenos, se juega de una manera muy atractiva… A los alemanes nos gusta el fútbol de ataque. Tenemos un ambiente seguro, los estadios disponen de una hermosa infraestructura y la Bundesliga ofrece un rasgo que la hace única entre las cinco mejores ligas de Europa: les da espacio a los jugadores jóvenes, les da la oportunidad de jugar sin importar si tienen 17, 18 o 19 años; si eres bueno y se lo demuestras a tu entrenador, seguramente jugarás en la Bundesliga. En otras ligas hay que esperar, tal vez, hasta los 22, 23 o 24 años para hacerte un lugar en el equipo principal.

Juergen Klinsmann hoy, a los 58 años, comentarista de TV y embajador de la Bundesliga; no dirige desde 2020 y volvió a radicarse en Los Angeles
Juergen Klinsmann hoy, a los 58 años, comentarista de TV y embajador de la Bundesliga; no dirige desde 2020 y volvió a radicarse en Los Angeles

-Alario y Exequiel Palacios son los casos más recientes. ¿Por qué creés que los futbolistas argentinos no brillan en la Bundesliga?

-Los pocos que jugaron en la Bundesliga, a lo largo de los años, yo creo que lo hicieron bien. Creo, también, que desde una perspectiva cultural y del idioma, es ideal para los argentinos comenzar por los países latinos, por ejemplo en España, Italia, Portugal.. De esa manera es más fácil la transición para los que vienen del sur de América, entrando a través de los países latinos. Después, si se trata de una elección económica, Inglaterra es el país que más paga y está un paso por delante de la Bundesliga… Sin dudas, desde el punto de vista financiero, lo más interesante en este momento sigue siendo la Premier League.

-Con Ramón Díaz llegaste a cruzarte cuando él se marchaba de Inter. En redes sociales has mostrado afecto por Ramón. ¿Qué vínculo tienen?

-Ramón fue un modelo a seguir para mí. Un jugador fantástico y luego, también ingresó en la dirección técnica como yo. Seguimos el camino el uno del otro y quedamos en contacto. A veces nos vemos, recordamos momentos, es una persona fantástica Ramón.

Con Ramón, una relación que nació a finales de los '80 en el calcio
Con Ramón, una relación que nació a finales de los '80 en el calcio

-Nadie puede decir que amargó a Maradona y a Messi en los mundiales, como vos. En Italia ‘90 como jugador y en Alemania 2006 como técnico…

-Bueno, primero quiero decir, obviamente, que Dios bendiga a Diego. Fui un afortunado en jugar muchos partidos contra Diego y experimentar esas vivencias en el campo de juego. Ese es un recuerdo maravilloso que llevaré conmigo para siempre. Y todavía estoy muy triste por su fallecimiento. Por otro lado, creo que todo el mundo del fútbol tiene un deseo y es que Messi, con su increíble talento, con todo lo que ha hecho en su carrera, con lo tremendamente bien que representa al fútbol, gane el Mundial como lo hizo Diego. Messi se lo merece más que nadie. Messi debería llevarse la Copa del Mundo de Qatar a su casa. Ustedes esperaron mucho tiempo para ganar la Copa América, y finalmente lo lograron. Ahora es su momento de cara a Qatar y creo que el mundo lo sabe. Para mí, al ver todos los partidos de las eliminatorias de Sudamérica y también de Europa, tengo a dos equipos favoritos por encima del resto y son sudamericanos: Argentina y Brasil. Ambos se ven muy fuertes. Hay países europeos que también se ven fuertes, como España, Francia, Alemania e Inglaterra que pueden llegar lejos, pero igualmente creo que es el momento para Messi.

-En 2006, 2010 y 2014… Messi ha sufrido mucho a Alemania en las Copas del Mundo…

-Messi hoy es admirado por el mundo entero. Obviamente cada uno hinchará por su país, y yo lo haré por Alemania, pero siento que el mundo desea que Messi logre el título mundial.

Lo mejor de Klinsmann en Italia ‘90

-¿Y qué Mundial veremos en Qatar?

-Creo que va a ser espectacular. Será un desafío para todos, entraño por la época del año, en plena temporada de las ligas que deberán interrumpirse. ¿Y cómo volverán esos jugadores, ganadores y perdedores, a sus clubes para completar la temporada? Al Mundial lo imagino difícil y muy competitivo. Estaré en Doha durante todo el torneo trabajando para la TV y también ayudando a la FIFA. Estoy seguro de que veremos muy buenos partidos.

-En una reciente entrevista que le hiciste a Gary Lineker para la plataforma FIFA+, recordaron los goles de Maradona contra Inglaterra en México 86… Él bromea sobre una supuesta infracción antes del pase de Enrique para Diego en el segundo gol…

-Sí, Gary cuenta entre risas que tendría que haber sido anulada la jugada antes de nacer por una supuesta falta sobre un futbolista inglés… Ese partido tuvo ‘el gol del siglo’ y ‘el gol con la mano’, sí, pero a Diego le hicieron incontables faltas en esa época, como ahora reciben Messi o Cristiano Ronaldo. Mirando nuevamente el fantástico gol volvemos a quedar maravillados porque aparecen los pasos de baile de Diego, y donde todo lo turbio del primer gol con la mano, es lo apuesto al gol memorable e increíble que llegó después. Existen los grandes jugadores y luego están los artistas. Diego Maradona lo era. Él estaba en otro nivel. Él descifraba lo que los demás ni veíamos. Le teníamos tanto respeto y admiración los jugadores de su época que, por eso, tal vez ya arrancábamos perdiendo algunos partidos contra él.

Roma, 8 de julio de 1990, Klinsmann entra en la historia grande de los mundiales
Roma, 8 de julio de 1990, Klinsmann entra en la historia grande de los mundiales - Créditos: @FRANCO ORIGLIA