Anuncios
U.S. markets close in 1 hour 23 minutes
  • S&P 500

    5,143.54
    +6.46 (+0.13%)
     
  • Dow Jones

    39,042.14
    -45.24 (-0.12%)
     
  • Nasdaq

    16,270.57
    -4.37 (-0.03%)
     
  • Russell 2000

    2,081.53
    +5.14 (+0.25%)
     
  • Petróleo

    78.67
    -1.30 (-1.63%)
     
  • Oro

    2,124.80
    +29.10 (+1.39%)
     
  • Plata

    24.06
    +0.69 (+2.96%)
     
  • dólar/euro

    1.0860
    +0.0021 (+0.20%)
     
  • Bono a 10 años

    4.2210
    +0.0410 (+0.98%)
     
  • dólar/libra

    1.2692
    +0.0037 (+0.29%)
     
  • USD/JPY

    150.5270
    +0.4630 (+0.31%)
     
  • Bitcoin USD

    67,179.61
    +4,460.88 (+7.11%)
     
  • CMC Crypto 200

    885.54
    0.00 (0.00%)
     
  • FTSE 100

    7,640.33
    -42.17 (-0.55%)
     
  • Nikkei 225

    40,109.23
    +198.43 (+0.50%)
     

Crawford sorprende y le birla el oro a Kilde por una centésima

Madrid, 9 feb (EFE).- El canadiense James Crawford se proclamó este jueves, de forma sorprendente, campeón del mundo de supergigante al ganar la prueba de los Mundiales de esquí alpino de Courchevel y Meribel (Francia), donde le birló, por una sola centésima, el oro al noruego Aleksander Aamodt Kilde, que partía entre los grandes candidatos al oro.

Crawford, de 25 años, sin victorias en la Copa del Mundo, pero con un bronce olímpico -en la combinada de los Juegos de Pekín del año pasado- cubrió los 1.857 metros de la corta y técnica pista L'Eclipse de Courchevel, con salida a 1.880 metros de altitud y un desnivel de 590, en un tiempo ganador de un minuto, siete segundos y 22 centésimas, una menos que Kilde; y con 26 de ventaja sobre el francés Alexis Pinturault, que al oro del martes en la combinada añadió este jueves el bronce en el 'súper'.

El suizo Marco Odermatt -ganador de la pasada Copa del Mundo y que avanza firme hacia su segunda gran Bola de Cristal- y Kilde partían como teóricos favoritos, en una prueba para cuyo triunfo también presentaba candidatura el austriaco Vincent Kriechmayr, que defendía el título ganado hace dos años en los Mundiales de Cortina d'Ampezzo (Italia), donde también capturó oro en descenso.

Odermatt, asimismo líder de la Copa del Mundo de 'súper', se había anotado cuatro de las seis pruebas disputadas esta temporada y había subido al podio en las otras dos, las que ganó Kilde, bronce olímpico de la disciplina hace un año en los Juegos de Pekín: donde ganó el austriaco Matthias Mayer, que anunció hace unas semanas, de forma inesperada, su retirada de la alta competición.

El noruego, novio de la estadounidense Mikaela Shiffrin -gran estrella del deporte rey invernal-, repitió la plata lograda por ésta un día antes en idéntica disciplina y, a pesar de haber perdido el oro por sólo una centésima, celebró al final la consecución de su primera medalla en unos Mundiales. Pero el suizo, por contra, se quedó con el siempre amargo cuarto puesto, que consideró "una gran decepción, cuando quieres el oro", al tiempo que aceptaba que "hubo tres que fueron más rápidos" que él.

Por once centésimas, a Odermatt lo sacó del podio el francés Alexis Pinturault, que prolongó su 'subidón' en su estación natal y, aprovechando el impulso que le dio el oro que capturó el martes, esquió a favor de corriente hacia la medalla de bronce.

Italia, que encabeza el medallero de los campeonatos, no consiguió trofeo esta vez, en una prueba en la que sus competidores esquiaron con brazaletes negros, en señal de duelo por la muerte, a los 37 años y a causa de un cáncer, de su compañera Elena Fanchini: subcampeona mundial de descenso en Bormio (Italia) en 2005 y que contaba dos triunfos en la Copa del Mundo; competición en la que también logró victorias su hermana Nadia.

Mattia Case, decimotercero, fue el mejor de sus compatriotas en una jornada triste para el esquí italiano, para el que el veterano Christof Innerhofer firmó el vigésimo puesto, después de que otro potencial candidato a medalla, Dominik Paris, se saliese de recorrido, al caerse, sin sufrir daños aparentes.

Romed Baumann, que, descartado por los técnicos austriacos, compite desde hace unos años para Alemania, para la que logró la plata en esta disciplina en los Mundiales de Cortina, fue el primero en salir a pista. Bastante alejado de sus prestaciones de hace dos años, su tiempo sólo le valió para acabar vigésimo séptimo, en una prueba que se decidió entre los dorsales 7 y 10. En un trazado técnico en el que, aparte de Paris, también se accidentaron, sin mayores consecuencias, el noruego Atle Lie McGrath y el canadiense Broderick Thompson; y que cubrió con el trigésimo tercer tiempo el barcelonés Albert Ortega, único español participante y que el martes había acabado en una notable octava plaza la combinada.

Con las referencias de su compatriota Lois Meillard -octavo al final, justo detrás del noruego Adrian Smiseth Sejersted-, Odermatt, que bajó con el dorsal 7, se situó líder provisional de la prueba.

Pero acto seguido, le quitó el primer puesto Pinturault, eufórico tras cruzar la linea de meta en la estación en la que creció y que, al final, se conformó con repetir el bronce que ganó hace dos años.

Al francés lo mejoró Kilde. Al que le birló el oro, inmediatamente después, Crawford, que emuló a su compatriota Erik Guay, campeón mundial de la disciplina hace seis años en los campeonatos de St.Moritz (Suiza).

Ya nadie mejoró el crono del norteamericano. Kriechmayr (dorsal 13) se quedó a 87 centésimas y no pasó del duodécimo, en una prueba que otros dos austriacos, Raphael Haaser -que el martes repitió el bronce que había logrado un día antes, asimismo en la combinada, su hermana Ricarda- y Marco Schwarz, acabaron en quinta y sexta posición, respectivamente.

Crawford, que indicó que "no esperaba ganar, por lo que" está "muy contento, por entrar en los libros de historia del esquí canadiense". En los que figura, con letras de oro, Ken Read, uno de los famosos 'crazy canuks' -el grupo de salvajes esquiadores de ese país que sorprendieron al mundo con sus victorias en los años 70-, cuyo hijo, Jeffrey Read, acabó undécimo este jueves, a siete décimas del flamante ganador.

Adrian R. Huber

(c) Agencia EFE