Anuncios
U.S. markets close in 1 hour 7 minutes
  • S&P 500

    5,259.38
    -47.63 (-0.90%)
     
  • Dow Jones

    39,039.00
    -632.04 (-1.59%)
     
  • Nasdaq

    16,691.27
    -110.28 (-0.66%)
     
  • Russell 2000

    2,042.32
    -39.39 (-1.89%)
     
  • Petróleo

    76.94
    -0.63 (-0.81%)
     
  • Oro

    2,337.00
    -55.90 (-2.34%)
     
  • Plata

    30.42
    -1.07 (-3.40%)
     
  • dólar/euro

    1.0808
    -0.0019 (-0.17%)
     
  • Bono a 10 años

    4.4750
    +0.0410 (+0.92%)
     
  • dólar/libra

    1.2690
    -0.0030 (-0.24%)
     
  • yen/dólar

    156.8910
    +0.1710 (+0.11%)
     
  • Bitcoin USD

    67,252.23
    -2,364.62 (-3.40%)
     
  • CMC Crypto 200

    1,450.61
    -52.06 (-3.46%)
     
  • FTSE 100

    8,339.23
    -31.10 (-0.37%)
     
  • Nikkei 225

    39,103.22
    +486.12 (+1.26%)
     

El jefe de inteligencia de Ucrania, fue el único en anticipar la invasión Rusa y ahora predice cómo terminará la guerra

Kyrylo Budanov, jefe de la Inteligencia de Defensa de Ucrania
Kyrylo Budanov, jefe de la Inteligencia de Defensa de Ucrania - Créditos: @ABC NEWS

KIEV.- Horas antes de que todas sus advertencias sobre una invasión rusa dieran en el clavo, el general Kyrylo Budanov, jefe de la inteligencia militar ucraniana, trasladó a su mujer a su despacho, temiendo que no ocurriera lo peor.

Era el 23 de febrero -la noche antes de que Rusia lanzó su guerra contra Ucrania- y Budanov había apostado su carrera a ser el raro oficial ucraniano que estaba convencido de que Rusia estaba a punto de atacar e intentar capturar Kiev, la capital.

Aquella noche, Budanov y su esposa miraban el reloj, preocupados por la posibilidad de quedarse pronto sin trabajo si las cosas no salían como había predicho en voz alta a los escépticos dirigentes políticos ucranianos.

Kyrylo Budanov, jefe de Inteligencia del Ministerio de Defensa ucraniano
Kyrylo Budanov, jefe de Inteligencia del Ministerio de Defensa ucraniano

“Habíamos tenido la conversación de que si no se producía el ataque, no íbamos a quedar muy bien”, dijo en una entrevista reciente. “Habíamos dicho específicamente que a las 4 de la mañana comenzaría. Suena muy raro, pero tenía miedo de que no saliera como debía”.

PUBLICIDAD

Once meses después, las palabras de Budanov, de 37 años, tienen mucho peso ante el presidente Volodimir Zelensky y otros en Kiev. En los círculos políticos ucranianos se lo respeta como la única persona -junto con los servicios de inteligencia estadounidenses y británicos- que advirtió correctamente con meses de antelación lo que Rusia estaba planeando.

En su momento, no se le dio mucha importancia. La mayoría de los demás funcionarios gubernamentales y militares ucranianos esperaban que la invasión rusa se limitara a la parte oriental del país, en lugar de un ataque a gran escala con tres frentes.

En 2023

La previsión de Budanov para este año es que Rusia se centre en ocupar más territorio en las regiones orientales de Donetsk y Lugansk. Una nueva ofensiva de sus fuerzas estacionadas al norte de Ucrania, en Bielorrusia, es poco probable, dijo, y solo un intento de distraer y dividir a las tropas de Kiev. También dijo que “debemos hacer todo lo posible para que Crimea vuelva a casa antes del verano”.

Consultado sobre si cree que el hecho de que las tropas ucranianas lleguen a Crimea, que Rusia invadió y anexó ilegalmente en 2014, podría desencadenar que el presidente ruso, Vladimir Putin, utilizara un arma nuclear, Budanov dijo: “Esto no es cierto. Y Crimea nos será devuelta. Les diré más: todo empezó en Crimea en 2014, y todo acabará allí”.

“Es una táctica para asustar”, añadió, hablando en su despacho, donde tiene una rana de mascota. “Rusia es un país del que se pueden esperar muchas cosas, pero no una idiotez absoluta. Lo siento, pero no va a ocurrir. Llevar a cabo un ataque nuclear supondrá no sólo una derrota militar para Rusia, sino el colapso de Rusia. Y ellos lo saben muy bien”.

Otras afirmaciones de Budanov han incluido que Putin está enfermo de cáncer terminal y que tiene múltiples dobles. “Es una incógnita si ahora es el verdadero Putin”, dijo Budanov. Está tan seguro de su inteligencia que de vez en cuando abre una carpeta para dar cifras exactas: que hay “aproximadamente 326.000 fuerzas rusas” luchando en Ucrania en la actualidad o que a Rusia sólo le queda el 9 por ciento de sus existencias de misiles de largo alcance Kalibr.

Zelensky pareció apoyarse en su información en un reciente discurso en el foro económico de Davos, Suiza, cuando dijo que no estaba seguro de que Putin siguiera vivo. (El director de la CIA, William J. Burns, ha dicho que no hay datos de inteligencia que sugieran que Putin esté enfermo).

“Siempre hay dudas por parte de los demás”, dijo Budanov. “El grado de eficacia de mi labor en este cargo probablemente sólo lo demostrará la historia en el futuro. No puedo evaluarme objetivamente a mí mismo. El tiempo lo dirá”.

Una vida bajo amenaza

El rápido ascenso de Budanov hasta convertirse en uno de los generales más jóvenes de la historia de Ucrania se aceleró en agosto de 2016, cuando un teniente coronel del Servicio Federal de Seguridad de Rusia, o FSB, fue asesinado en Crimea, presuntamente por saboteadores ucranianos. Se creía que Budanov había sido uno de los operadores especiales ucranianos implicados, trabajando tras las líneas enemigas, y más tarde fue galardonado con la “Orden del Valor” de Ucrania por operaciones no reveladas. En 2020, con sólo 34 años, fue nombrado jefe de la Dirección General de Inteligencia (GUR) de Ucrania.

Budanov sigue siendo tímido sobre los detalles años después. No quiso confirmar ni desmentir la operación ni su participación en ella. “Algo ocurrió”, dijo.

“Y todos los atentados contra mi vida empezaron después de eso”, añadió.

En 2019, una bomba fue colocada bajo su auto, pero detonó prematuramente. Fue víctima de al menos 10 intentos de asesinato, según una persona cercana a Budanov.

"Todo empezó en Crimea en 2014, y todo acabará allí", dijo Kyrylo Budanov - Créditos: @twitter
"Todo empezó en Crimea en 2014, y todo acabará allí", dijo Kyrylo Budanov - Créditos: @twitter

Estar marcado para morir lo ha llevado a vivir de forma cautelosa, pero las operaciones arriesgadas siguen siendo su terreno de juego. Budanov vive en su oficina. Rara vez sale en público. En su despacho suena música clásica las veinticuatro horas del día, quizá como defensa contra cualquier intento de escuchar lo que se dice dentro.

Sigue siendo un objetivo para el Kremlin. Tras una explosión en el puente de Crimea en octubre, Moscú señaló a Budanov y a otros agentes del GUR como culpables.

Los funcionarios ucranianos, incluido Budanov, no han reivindicado públicamente la autoría del atentado del puente ni de otros en territorio controlado por Rusia.

Dos ataques con drones en diciembre contra la base aérea rusa de Engels en Saratov, a más de 370 kilómetros de la frontera ucraniana, demostraron “que tenemos la capacidad de llegar muchos kilómetros [más lejos] de lo que podrían esperar”, declaró Oleksiy Danilov, secretario del Consejo de Seguridad Nacional y Defensa de Ucrania.

Las operaciones en suelo extranjero serían técnicamente competencia de Budanov. En la entrevista, no confirmó que sus fuerzas especiales estuvieran detrás de los ataques, dirigidos contra bombarderos estratégicos que Rusia ha utilizado para atacar ciudades ucranianas, pero dijo que había que esperar más y que Ucrania tiene agentes trabajando dentro de Rusia.

“Están hechas añicos sus ilusiones de seguridad”, afirmó Budanov. “Hay gente que coloca explosivos. Hay drones. Hasta que se restablezca la integridad territorial de Ucrania, habrá problemas dentro de Rusia”.

 Humo y llamas alzándose desde el puente de Crimea que conecta el territorio continental ruso con la Península de Crimea sobre el Estrecho de Kerch, en Crimea, el 8 de octubre de 2022
Humo y llamas alzándose desde el puente de Crimea que conecta el territorio continental ruso con la Península de Crimea sobre el Estrecho de Kerch, en Crimea, el 8 de octubre de 2022

También sugirió que el Kremlin debería temer a los colaboracionistas en su seno. “De hecho, hay gente con la que es muy fácil trabajar en ese territorio, gente que entiende que Rusia debe ser diferente”, añadió. “Y nosotros apoyamos a esas personas”.

Un cuadro en el despacho de Budanov insinúa éxitos de los que no puede hablar abiertamente. En él aparecen aviones que representan a la GUR evacuando a personas de Afganistán durante la caída de Kabul en 2021; helicópteros ucranianos que representan las audaces misiones aéreas de sus fuerzas para reabastecer a los combatientes ucranianos cercados en la planta siderúrgica de Azovstal en Mariupol; y un satélite, un guiño al reconocimiento que su agencia lleva a cabo a diario.

Hay armas escondidas en un rincón y balas sobre su escritorio.

“¿Qué es lo siguiente?”, preguntó Budanov, repitiendo una petición para que sirviera más predicciones. “La victoria de Ucrania”, dijo. “No digo nada nuevo”.

Por Isabelle Khurshudyan

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

El debate de Occidente para enviar aviones de combate F-16 a Ucrania.