U.S. markets closed
  • F S&P 500

    3,980.25
    +10.00 (+0.25%)
     
  • F Dow Jones

    33,913.00
    +42.00 (+0.12%)
     
  • F Nasdaq

    11,657.75
    +41.50 (+0.36%)
     
  • RTY=F

    1,840.40
    +7.60 (+0.41%)
     
  • Petróleo

    78.07
    +0.83 (+1.07%)
     
  • Oro

    1,748.10
    +7.80 (+0.45%)
     
  • Plata

    21.20
    +0.29 (+1.39%)
     
  • dólar/euro

    1.0379
    +0.0034 (+0.33%)
     
  • Bono a 10 años

    3.7030
    +0.0120 (+0.33%)
     
  • Volatilidad

    22.21
    +1.71 (+8.34%)
     
  • dólar/libra

    1.2005
    +0.0040 (+0.33%)
     
  • yen/dólar

    138.5630
    -0.3380 (-0.24%)
     
  • BTC-USD

    16,279.04
    +110.08 (+0.68%)
     
  • CMC Crypto 200

    383.37
    +3.08 (+0.81%)
     
  • FTSE 100

    7,474.02
    -12.65 (-0.17%)
     
  • Nikkei 225

    27,999.82
    -163.01 (-0.58%)
     

Juan del Val cruza límites incómodos con Tamara Falcó en ‘El Hormiguero’

MADRID, ESPAÑA - 09 DE MARZO: Juan del Val asiste a la presentación de 'El Desafio' en los estudios Atresmedia el 09 de marzo de 2022 en Madrid, España. (Foto de Carlos Álvarez/Getty Images)
MADRID, ESPAÑA - 09 DE MARZO: Juan del Val asiste a la presentación de 'El Desafio' en los estudios Atresmedia el 09 de marzo de 2022 en Madrid, España. (Foto de Carlos Álvarez/Getty Images)

Juan del Val se ha convertido en un colaborador imprescindible de Atresmedia. Cada semana le vemos como colaborador de El Hormiguero, en el prime time de Antena 3, y también en La Roca, en las tardes del domingo en laSexta. Como tantos grandes de la televisión, Juan se ha ganado a pulso un apodo, “el polémico”, porque le gusta agitar el avispero y repartir estopa por aquí y por allá. En la entrega de anoche, sin embargo, el escritor cruzó límites bastante incómodos para el espectador, y es que puso a su compañera Tamara Falcó en una tesitura que, si bien se entendía como espectáculo, era de lo más innecesaria.

La vida de la hija de Isabel Preysler ha cambiado mucho en los últimos siete días. El pasado jueves anunciaba en El Hormiguero su compromiso, y ese mismo fin de semana saltaba la liebre: su prometido, Íñigo Onieva, le era infiel. Y ella se enteraba a la vez que miles y miles de personas, por la filtración de un vídeo del joven besándose con otra en un festival.

A nadie le sentaría bien esto, y menos, si tiene unos valores tan tradicionales como es el caso de Falcó, que es una gran practicante de la religión católica. Ella es capaz de decir en un horario de máxima audiencia como El Hormiguero que para que la guerra de Ucrania y Rusia acabe hay que rezar. O que si la deslealtad de Onieva se ha he cho pública es porque confía en Dios“y sé que todo esto ha pasado por algo. Todo solo puede ir para bien”, como aseguró en Sálvame.

Esa férrea defensa de los valores católicos implica, como es de esperar, un fuerte respeto por la fidelidad a la pareja. Sin necesidad de preguntarle, sabemos que para la marquesa de Griñón las relaciones abiertas y similares es algo que no le interesa, que choca con sus principios más elementales. Y por ahí fue por donde Juan del Val puso a Tamara entre la espada y la pared en la entrega de anoche en el programa de Pablo Motos.

Como la ocasión la pintan calva, el debate de El Hormiguero de anoche, tras la visita de Álvaro Morte y China Suárez, giró alrededor de la infidelidad como concepto. Nuria Roca, mujer de Juan del Val y participante de la tertulia, valoraba que todo estaba muy reciente y que es muy doloroso, pero consideraba que con el paso del tiempo a lo mejor tampoco se le da mucha importancia, pues depende de los valores de cada uno. “Entiendo cómo está Tamara ahora con la decepción”, aseguraba la presentadora de La Roca.

Tamara recogía el guante. Aseguraba que hay muchas cosas de las que ella no tenía ni idea, y daba las gracias a sus amigos por hacerle ver con qué clase de hombre se iba a dar el sí quiero, y que se había librado de una buena.

Tras comentar entre todos cómo se supera una ruptura, Juan del Val consideraba que teniendo ira se lleva mejor la separación, pero lo que te cura de verdad es la tristeza. Es el duelo. Al final has vivido con una persona que te hacía estar en una nube, que te parecía guapa, inteligente y buena persona. El enfado te quita todo eso en un momento. A partir de ahí, sentirás dolor por lo que ha pasado y por lo que has perdido”.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

Esas palabras no cayeron nada bien a Tamara, que corregía a su compañero. “Por lo que he perdido, no. Una cosa es lo que tú imaginas y otra cosa es lo que era. Son dos cosas distintas”, explicaba la hermana de Enrique Iglesias. Juan quería hacerle ver que hablaba en general, no del caso concreto de Íñigo Onieva. “Yo hablo de lo que sé”, le respondía Tamara, con cierto desaire. “A mí me parece que la infidelidad tiene una importancia bastante mínima”, decía poco después Juan del Val, quien ya ha hablado sobre la forma que tienen de ver el amor su esposa Nuria Roca y él. El polémico Juan del Val sabía que igual “no era el mejor momento” para decir algo así, pero no por ello se mordió la lengua.

El programa ya estaba dando sus últimos coletazos (según la parrilla de Antena 3, debía finalizar a las 22:45, pero como es habitual, se colaron unos minutos, y no acabó hasta las 22:53) y Pablo Motos quería poner el punto final a la charla. Y Tamara Falcó no quería que el mensaje que se quedara la gente es que “lo raro es ser fiel”. Así, aseguró que “no somos monos”, que cada cual debe controlar sus impulsos y marcar sus límites. “¿Tengo que cerrar este programa diciendo que la infidelidad es normal? ¡Pues no!”, sentenciaba la ganadora de MasterChef Celebrity. Juan, sin éxito, defendía que su opinión era también la de “muchos psicólogos”, pero que al menos coincidían los dos en que la infidelidad es “algo común”. “Hay muchas desgracias en el mundo”, finiquitaba ella.

La sensación generalizada de los espectadores, tal como quedó reflejada en las redes sociales, es que Juan se había pasado. Todos sabemos, y él el primero, que ambos perciben la vida desde prismas diferentes. Tamara, en una semana, ha visto cómo su mundo y sus intenciones de formar una familia se iban al traste, y no era el mejor momento, en absoluto, de naturalizar la infidelidad, o las relaciones extramatrimoniales, los matrimonios abiertos o cualquier otra vertiente similar.

Juan cruzó límites incómodos, y a veces te preguntas, como espectador, cuánto hay de él de personaje y cuánto es verdad en él. No se puede tener tan poco tacto con su compañera, al menos, en este momento. En La Roca, de hecho, el escritor tiene una sección que es “el club de los ofendidos”, donde gente que se ha molestado por alguna de sus salidas le pide cuentas. Quién sabe si el próximo domingo quien aparece por allí es Tamara Falcó, para zanjar este debate que arrancó anoche.

Más historias que podrían interesarte: