U.S. Markets closed

Pareja de jubilados ganó millones en loterías gracias a un simple cálculo matemático

Un simple cálculo matemático ayudó a una pareja de jubilados a ganar 26 millones de dólares jugando a la lotería estatal decenas de veces.

Jerry y Marge Selbee, de Michigan, no cometieron ningún delito -como demostraron investigaciones de sus finanzas- sino que simplemente aprovecharon un resquicio en las reglas de la lotería de su estado para hacerse millonarios.

El matrimonio vivía una vida tranquila en Evart, Michigan, un pueblo con 1.900 habitantes y un solo semáforo. Criaron a seis niños y tuvieron una pequeña tienda durante décadas en la calle principal.

Boletos de la lotería Cash WinFall de Massachussets en 2011. (Yoon S. Byun/The Boston Globe via Getty Images)

Cuando él tenía 62 años y ella 63, decidieron vender el local y jubilarse.

Poco después, en una mañana de 2003, Jerry volvió a la tienda de la esquina y vio un folleto para un nuevo juego de lotería llamado Winfall. Jerry, licenciado en matemáticas de la Western Michigan University, se dio cuenta de inmediato de que ese era un juego único.

“Lo leí y en ese mismo momento supe cuál podría ser el potencial”, dijo en entrevista con CBS.

Tiene que ver con una característica llamada ‘rolldown’ que tenía el juego Winfall. Si el premio mayor alcanzaba los 5 millones de dólares, y nadie igualaba los seis números, todo el dinero se repartía a los ganadores de los premios de nivel inferior, aumentando dramáticamente los pagos de aquellos que acertaron cinco, cuatro o tres números.

Cuando se anunció un rolldown, Jerry entró en acción. Compró 3.600 dólares en boletos de Winfall y ganó 6.300. Luego apostó 8.000 y casi lo duplicó.

El matrimonio comenzó a jugar por cientos de miles de dólares. Jerry creó una corporación, G.S. Investment Strategies, e invitaron a familiares y amigos a compartir sus acciones en la corporación por 500 dólares cada uno. En una ocasión jugaron 515.000 dólares y recuperaron 853.000.

Para 2005, el club de Jerry contaba con 25 miembros, entre ellos tres policías estatales, un gerente de la única fábrica del pueblo y un vicepresidente del banco. Habían jugado Winfall 12 veces, ganando millones. Michigan de repente cerró el juego, citando, irónicamente, la falta de ventas.

Luego uno de los miembros del club les avisó que Massachusetts tenía un juego parecido, llamado Cash Winfall.

Durante los próximos seis años desarrollaron una rutina: conducían 900 millas a Massachusetts cada vez que había un rolldown y compraban cientos de miles de boletos en dos pequeñas tiendas locales. Luego se retiraban a una habitación en el Red Roof Inn, clasificando los boletos a mano durante 10 horas al día, 10 días seguidos.

Invirtieron en general más de 600.000 dólares por juego, siete veces al año. Aunque también sufrieron pérdidas en alguna ocasión que llegaron a ser de 18 millones.

Jerry guardó esos boletos “en caso de que tuviéramos una auditoría federal física”. Eran hasta 65 cubetas llenas de tickets

En 2011, alguien le reportó al diario Boston Globe que en ciertas ubicaciones de Massachussetts, las entradas de Cash Winfall se vendían a un volumen extraordinario.

El famoso equipo investigador del diario, conocido como Spotlight, e inmortalizado en una película reciente, descubrió que dos grupos dominaban Cash Winfall: el de Selbee de Evart, Michigan, y su competencia, un grupo liderado por estudiantes de matemáticas del MIT, el Instituto de Tecnología de Massachusetts.

El grupo MIT apostó entre 17 y 18 millones de dólares en Cash Winfall durante un período de siete años, obteniendo al menos 3,5 millones de dólares en ganancias, casi la misma tasa exacta que los Selbees.

Los artículos del Boston Globe generaron sospechas de que el juego estaba amañado. El tesorero del estado de Massachusetts cerró el juego Cash Winfall y pidió una investigación, dirigida por el entonces inspector general del estado, Greg Sullivan.

“Estaba asombrado de que estos genios matemáticos habían encontrado una manera legal de ganar una lotería estatal y ganar millones con ella”, dijo Sullivan a CBS. “Y el estado se hizo muy rico. El estado ganó 120 millones de dólares”.

La investigación encontró que ninguno de los dos grupos perjudicaron las probabilidades de ganar de nadie con sus apuestas. Sin embargo, la Lotería del Estado de Massachusetts había pasado a un juego diferente sin un cambio estadístico y decidió cerrar el juego.

Así terminó el increíble experimento de Jerry y Marge Selbee. Su compañía local recaudó más de 26 millones de dólares en nueve años jugando a la lotería.

El matrimonio en sí ganó casi 8 millones de dólares antes de impuestos. Con ese dinero renovaron su hogar en Evart y ayudaron a sus seis hijos, 14 nietos y 10 bisnietos a pagar su educación.

Todavía se reúnen con miembros de su grupo de lotería. Pero ahora los millones de dólares en boletos de Winfall han sido reemplazados por el juego de póquer entre amigos.

Artículos relacionados que te pueden interesar: