U.S. markets open in 5 hours 24 minutes
  • F S&P 500

    3,877.25
    -21.50 (-0.55%)
     
  • F Dow Jones

    31,375.00
    -134.00 (-0.43%)
     
  • F Nasdaq

    13,193.50
    -86.25 (-0.65%)
     
  • RTY=F

    2,257.70
    -17.10 (-0.75%)
     
  • Petróleo

    59.83
    -0.81 (-1.34%)
     
  • Oro

    1,718.90
    -4.10 (-0.24%)
     
  • Plata

    26.11
    -0.57 (-2.13%)
     
  • dólar/euro

    1.2005
    -0.0055 (-0.46%)
     
  • Bono a 10 años

    1.4460
    0.0000 (0.00%)
     
  • Volatilidad

    23.45
    -4.50 (-16.10%)
     
  • dólar/libra

    1.3876
    -0.0044 (-0.32%)
     
  • yen/dólar

    106.8650
    +0.1350 (+0.13%)
     
  • BTC-USD

    49,003.02
    +2,464.12 (+5.29%)
     
  • CMC Crypto 200

    985.38
    -1.27 (-0.13%)
     
  • FTSE 100

    6,613.65
    +25.12 (+0.38%)
     
  • Nikkei 225

    29,408.17
    -255.33 (-0.86%)
     

Juegos Olímpicos de Tokio. Contratos, retiros, una nueva candidatura y la oposición del COI: qué pasaría de confirmarse la cancelación

Juan Manuel Trenado
·5  min de lectura

El gobierno japonés llegó a la conclusión de que la realización de los Juegos Olímpicos de Tokio no será posible por la pandemia de coronavirus, y esta vez no se trataría de una postergación, sino de una cancelación, que sería un golpe enorme para el olimpismo y una noticia explosiva en el nivel internacional. Eso publicó el periódico inglés The Times, que cita a fuentes directas de la coalición gubernamental en Japón. Sin embargo, a las pocas horas la nota del prestigioso medio británico fue desmentida por las propias autoridades niponas, que manifestaron que siguen adelante con la organización.

Pero la reputación de The Times, las insistentes versiones previas sobre una anulación y el antecedente de que la organización negó una postergación el año pasado y terminó aplazando 364 días los Juegos hacen que no se pueda descartar la información del diario localizado en Londres. E invitan a pensar qué consecuencias deportivas, económicas y contractuales se derivarían de la cancelación de Tokio 2020.

Según The Times, la decisión es exclusiva del gobierno japonés y va contra la voluntad del Comité Olímpico Internacional, que durante todo el jueves indicó que no había razones para creer que los Juegos no iban a tener lugar desde el 23 de julio, tal como quedó estipulado luego de la postergación por la pandemia.

Con la eventual supresión de Tokio 2020 y sin posibilidades de trasladar las competencias a otra sede, el COI decidiría cumplir con el ciclo correspondiente de la olimpíada (el período de cuatro años que existe Juegos) y derivar directamente en la próxima cita, París 2024. No ocurre algo similar desde que la Segunda Guerra Mundial obligó a la eliminación de las realizaciones de 1940 y 1944. En aquella oportunidad se saltó desde Berlín '36 hasta Londres '48. Los japoneses, mientras tanto, intentarían recuperar la sede en la siguiente fecha disponible, la de 2032, luego de los Juegos Los Ángeles 2028, que ya han sido asignados.

¿Mundial sin estrellas? Amenaza de FIFA contra los principales clubes europeos

La gravísima situación sanitaria mundial obliga a dejar de lado muchas cosas importantes. Y, aunque una mirada sencilla podría decir que se trata únicamente de deportes, cabe considerar que los Juegos Olímpicos generan un impacto económico gigantesco y su ausencia desestabilizará no sólo a los organizadores, sino también a todas las empresas involucradas y al turismo.

De confirmarse, para la ciudad de Tokio la cancelación implicará pérdidas enormes por el desmesurado gasto, que no tendrá retribución en lo inmediato. El acontecimiento tiene un costo aproximado de entre 16.000 y 25.000 millones de dólares, según cómo sean computados los gastos. La mayor parte de ese dinero ya ha sido desembolsada en promoción, contrataciones e infraestructura. El Comité Olímpico Internacional también ser vería castigado por las pérdidas significativas de ingresos por patrocinios y por la venta de los derechos televisivos de las competencias. El daño asoma incalculable.

Y si se repasa la situación desde el punto de vista del espíritu deportivo, también habría consecuencias. Para muchos atletas, la cancelación sería un golpe inmenso a sus trayectorias, que se verían mutiladas por esta realidad. Sin ir más lejos, se puede tomar la experiencia argentina. Son 145 los clasificados para Tokio. Hay historias que duelen particularmente. Deportistas como Luis Scola, Paula Pareto y Santiago Lange, que estiraron sus carreras para alcanzar una participación olímpica más, se quedarían con una sensación de vacío difícil de aceptar.

Ni que hablar de aquellos atletas que tienen planeado debutar y probablemente no vuelvan a tener una chance olímpica. La Argentina tiene clasificados equipos de varones de básquetbol, fútbol, handball, vóleibol, rubgy y hockey sobre césped. También las mujeres estaban listas para participar en vóleibol y hockey. Un nutrido grupo de vela, disciplina prolífera en medallas para el país, también quedaría desairado. Se sumaban, además, clasificados en tiro, tenis, taekwondo, pentatlón moderno, natación, atletismo, lucha, gimnasia artística, canoaje y ciclismo.

Gerardo Werthein, presidente del Comité Olímpico Argentino y única voz autorizada para este tipo de comunicaciones, se encuentra de vacaciones, y no hubo comentarios institucionales al respecto en el ámbito nacional.

La noticia que nadie quiere dar

El jueves comenzó con una declaración de Thomas Bach, el presidente del COI, en un intento desesperado de negar una posible cancelación. "En este momento no tenemos ninguna razón para creer que los Juegos Olímpicos de Tokio no serán inaugurados el 23 de julio en el Estadio Olímpico. Estamos totalmente comprometidos a realizar unos Juegos seguros y exitosos", dijo con optimismo en una entrevista con Kyodo News. Pero repitió una frase que permitía leer entre líneas: "No existe plan B".

En caso de, finalmente, ser ratificada la versión de The Times, la cadena de perjuicios que se desataría en el momento en el que información fuera reconocida oficialmente, sería tan extensa y alcanzaría a tantos millones de personas que lo más difícil en el primer momento sería la comunicación. Según el diario británico, nadie en el gobierno japonés quiere ser quien se parará frente a un micrófono y transmitirá la noticia de la cancelación de los Juegos Olímpicos.

Coronavirus: Tokio declara nuevo estado de emergencia por récords de casos

El aumento de los casos de Covid-19 en los últimos días obligó al gobierno japonés a declarar el estado de emergencia en gran parte de su territorio, incluidos Tokio y sus alrededores. Hace diez días, una encuesta realizada en la capital indicó que 80% del conjunto de los ciudadanos no estaba de acuerdo con la realización de los Juegos en 2021 y pedían una nueva postergación o una cancelación definitiva. Demasiadas cosas en contra como para afrontar semejante riesgo.