Mercados abrirán en 8 h 21 min

La gastronomía peruana ya supone el 10% de la economía del país

Un grupo de turistas degusta cebiche en Lima. Foto de Eitan Abramovich (AFP)

Por Marbella

La gastronomía se ha convertido en uno de los motores del crecimiento económico de Perú en los últimos cinco años. De hecho, ya supone el 10% del Producto Bruto Interno (PBI) del país, es decir, genera más de 45.000 millones de soles (unos 13.760 millones de dólares), según cifras aportadas por Mario Valderrama, gerente de la Asociación Peruana de Gastronomía (Apega).

“Cuando hablamos de gastronomía se relaciona con una cadena de valor más amplia que incluye la pequeña agricultura y la pesca artesanal que suministra los insumos básicos de la gastronomía, además de aquellos mercados de abasto en donde se proveen los restaurantes y el público. Es así que el turismo gastronómico, según el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI) abarca más de 6 millones de personas”, mencionó Valderrama en una entrevista para Yahoo.

Negocios que creen rápidamente

Y es que la gastronomía peruana ha permitido el emprendimiento de los sectores populares, quienes con poco capital han logrado despegar y tener negocios prósperos hasta incluso formar una cadena de restaurantes.

Tal es el caso del restaurante de comida piurana La Paisana (situado en Lima, la capital de país), que comenzó con un pequeño espacio a la espalda del Mercado de Magdalena y que hoy cuenta con dos locales más amplios y modernos en el mismo distrito. O el caso de Josefina Jacinto Díaz, mejor conocida como “Chepita”, quien fundó un pequeño restaurante en el distrito limeño de San Martín de Porres. Tras la buena acogida lo amplió y modernizó y pudo luego abrir dos locales más: uno en San Miguel y otro, de tipo campestre, en Puente Piedra. En Chiclayo (zona norte del país), el renombrado restaurante Fiesta arrancó ofreciendo comida regional los fines de semana en la casa de sus fundadores y hoy en día tiene restaurantes de gran nivel en Chiclayo, Trujillo, Lima y Arequipa.

En Chiclayo también está el caso de Marcelino Sivincha Camercoa, arequipeño casado con una chiclayana, que de manejar un pequeño puesto de mercado pasó a tener una cebichería moderna y una cadena de puestos (Cebicherías John) en toda la ciudad. Estos locales son abastecidos desde una pequeña fábrica donde se procesa el pescado y los demás insumos para luego repartirlos en unos camioncitos frigoríficos a las diversas sucursales.

Reconocimiento internacional

“Vemos que la gastronomía es una especie de motor del desarrollo que genera oportunidades no solo en el país sino también en el extranjero, en el cual la cocina peruana está tomando cierto posicionamiento. Y es que la cocina peruana ha empezado a destacar en festivales además de ser reconocida como una nueva cocina líder. Todo ello le trae beneficios al Perú en términos de turismo hacia el país”, mencionó Valderrama.

Detalló que se cuentan con algunos datos de restaurantes por países. En el caso de Chile, la embajada de Perú creó un directorio en donde figuran más de 200 restaurantes peruanos. Si hablamos de EEUU, se registraron 500 restaurantes en el 2012, que han crecido hasta convertirse actualmente en 2.000. Desde Apega reconocen que no se tiene una contabilidad internacional exhaustiva, pero han detectado la fuerte expansión de restaurantes peruanos por el mundo.

Y como una suerte de vitrina para dar a conocer la gastronomía peruana al mundo, está la feria gastronómica Mistura, que ya lleva nueve ediciones. Se celebra en el mes de setiembre y convoca a unas 400.000 personas. Este evento permite a los pequeños productores agropecuarios mejorar su negocio, al mismo tiempo, ofrece la oportunidad a los negocios populares que participan de dar un salto importante.

“La cocina peruana tiene una ventaja comparativa por la multiplicidad de cocinas que intervienen en ella. Comenzando por la época pre-inca en la que cada región del Perú tuvo una cocina con sus productos, los cuales le dan una diferenciación. Y en los últimos tiempos, con el proceso de migraciones, estas cocinas han tendido a interrelacionarse. A todo ello se suma el aporte de las diversas comunidades, poblaciones y migrantes”, explica Valderrama.

Otro dato importante que señalan desde Apega para destacar el salto que ha dado la cocina del país es que los grandes cocineros, que antes se dedicaban a la cocina europea o francesa, ahora se han pasado a reivindicar la historia culinaria del Perú.