U.S. Markets closed

La policía de EUA ya puede espiar a través de las paredes

Roberto Jiménez
1 / 2

La policía de EUA ya puede espiar a través de las paredes

La policía de EUA ya puede espiar a través de las paredes

El uso de un aparato que emite ondas de radio que pueden pasar a través de las paredes de una construcción, para detectar la posición de cualquier objeto que se encuentre dentro, ha causado inquietud entre los habitantes de Estados Unidos. Y lo peor de todo es que esta especie de radar ha sido utilizada durante más de 2 años por más de 50 organizaciones policíacas sin el conocimiento del público, incluyendo al FBI y a los U.S. Marshals. La preocupación por las posibles violaciones a la privacidad de los ciudadanos ha crecido tanto, que el uso de la tecnología ya se encuentra en revisión en una corte federal de apelaciones.

El dispositivo, conocido como Range-R , puede ser disparado a una distancia de hasta 7 metros del objetivo y permite que las autoridades sepan qué cosas hay detrás de la pared, pero también les informa de la presencia de seres vivos, sus posiciones y movimientos. Obviamente las autoridades han utilizado el Range-R sin contar con órdenes judiciales, lo que va en contra de una resolución emitida por la Suprema Corte de Estados Unidos en 2001, en la que se prohíbe el uso de tecnologías similares.

“La idea de que el gobierno pueda enviar señales a través de la pared de tu casa para saber qué hay adentro es problemática. La tecnología que permite que la policía mire el interior de un hogar se encuentra entre las herramientas intrusivas que tienen en su poder [sic].”, declaró Christopher Soghoian, miembro de la Unión Americana por las Libertades Civiles.

En lo personal, pensar que alguien ―sin importar su línea de trabajo― tiene un instrumento que emite ondas que pueden traspasar cualquier material no metálico para espiar el interior de mi hogar, con un sistema de detección tan preciso que les permite detectar incluso el movimiento realizado al respirar, me hace entrar un poco en pánico. Y ni siquiera me atrevo a pensar en el tipo de tecnología de vigilancia que todavía no hemos descubierto.

Noticias Relacionadas