U.S. markets open in 6 hours 53 minutes

La recesión de Trump está tomando forma

En 2016, muchos reputados pronosticadores predijeron una recesión que ocurriría durante la presidencia de Trump. Trump ganó. No ha habido recesión.

Pero esos analistas no se equivocaban. Investigadores de Moody’s AnalyticsCitigroupOxford Economics y muchas otras firmas predijeron una recesión si Trump hacía todo lo que había prometido como candidato. Esas promesas de campaña incluían una bajada generalizada de impuestos y una desregulación agresiva, lo cual, de hecho, ocurrió.

Pero Trump también prometió cosas que aún no ha hecho, como deportar a 11 millones de inmigrantes indocumentados que viven en Estados Unidos, lo cual supone un 5 % de la población activa estadounidense. También prometió imponer aranceles del 45 % sobre todos los productos importados de China y del 35 % sobre las importaciones mexicanas, así como retirarse del acuerdo comercial con Canadá y México si ambos socios comerciales no cumplían sus demandas.

La parte más aterradora de la agenda económica de Trump se está poniendo gradualmente en su lugar y la economía se desinfla tal y como predijeron los analistas en 2016. Alcanzó un nuevo acuerdo comercial con Canadá y México el año pasado, adelantando nuevos aranceles a estos países, pero las negociaciones comerciales con China obviamente se han roto, sin que haya una posibilidad de acuerdo en el horizonte y con aranceles que van escalando en ambas partes.

La última medida de Trump, anunciada en Twitter el 23 de agosto, fue aumentar los aranceles sobre las importaciones chinas a niveles que van del 15 % al 30 %, con plazos que van del 1 de septiembre al 15 de diciembre. China ha anunciado aranceles similares con plazos similares sobre las importaciones de Estados Unidos a China. En otras palabras, nos acercamos a los aranceles del 45 % con los que Trump amenazaba cuando era candidato.

Desaceleración de la economía

Las acciones subieron bruscamente durante el primer año de Trump en el poder, pero se han estancado desde enero de 2018, cuando comenzaron las medidas proteccionistas con el comercio. La economía también se está desacelerando, tras alcanzar un crecimiento del 2,9 % en 2018. Hay una desaceleración acentuada en el sector productivo y los empleados han estado reduciendo las horas. El próximo paso, normalmente, es reducir los salarios.

El presidente Donald Trump habla durante una rueda de prensa del tercer y último día de la cumbre del G-7 en Biarritz, Francia, el lunes 26 de agosto de 2019 (AP Photo / Markus Schreiber).

Los economistas pronostican un crecimiento del PIB del 2,3 % este año y de solo un 1,8 % el año que viene, según Bloomberg. Eso supone una recesión, pero Trump podría subir los aranceles a China todavía más, lo cual reduciría el crecimiento. A pesar de que Trump ha repetido que quiere un acuerdo, y China también, los expertos en comercio creen que el enfrentamiento con China podría empeorar en lugar de mejorar. “Las dos partes se dirigen hacia una mayor escalada”, escribieron analistas de Eurasia Group recientemente. “Las medidas de Trump están alejando la posibilidad de un acuerdo comercial”.

La perspectiva de una recesión durante los próximos 18 meses ahora se centra directamente en lo que Trump haga con el comercio. “Si Estados Unidos aumenta los aranceles sobre todas las importaciones desde China a un 25 % y China responde equitativamente con medidas puestas en marcha durante 4-6 meses, creemos que la economía mundial tendrá una recesión en 6-9 meses”, eso dijo Morgan Stanley en un artículo reciente.

Estados Unidos puede evitar una recesión si el resto del mundo está en medio de ella y los recortes en las tasas de interés de la Reserva Federal podrían ayudar a compensar algo del daño causado por los aranceles. También es posible que una bolsa que cae en picado atraiga la atención de Trump y lo disuada de seguir con la escalada. Trump aún tiene cierto control en relación a si ocurre o no una recesión.

Rick Newman