Mercados cerrados

La táctica perfecta para ganar dinero

Los buenos equipos, bien sean de fútbol, de baloncesto o de cualquier otro deporte, siguen siempre una estrategia. Y si se olvidan de ella a mitad de un encuentro, seguramente perderán. Eso mismo te puede ocurrir a ti con tus inversiones. Por eso, es muy importante que, una vez que diseñas tu cartera, mantengas su estructura. Eso se logra rebalanceando tu portafolio.

Imagina que has decidido tener un 50% de tu inversión en bolsa y otro 50% en bonos. Al final de año encuentras que, por los movimientos del mercado, el peso de cada grupo de esos activos ha variado.

Rebalancear consistiría en comprar y vender los productos necesarios para conservar intactos los porcentajes iniciales. Se recomienda rebalancear tu portafolio al menos una vez al año. Es importante que no te olvides porque, de este modo, conservas el nivel de riesgo de tu cartera.

Además, te da la oportunidad de obtener beneficios de los productos que mejor se han comportado e invertir en aquellos que todavía no han crecido con fuerza.