Mercados abrirán en 2 h 15 min

El próximo iPhone X de Apple podría tener una pantalla más grande

Estefania Oliver
rumores sobre el iPhone X de 2018

Apenas poco que Apple presentó el nuevo iPhone X y ya hay rumores sobre el futuro modelo del iPhone X de 2018. Llamaremos a este celular iPhone 11, ya que no creemos que Apple decida llamarlo iPhone 9. Y la verdad es que no nos extraña, dado que el nuevo buque insignia de Apple ha dado mucho de qué hablar, sin llegar todavía a enviarse las primeras unidades. El nuevo iPhone X es el primero que cuenta con una pantalla OLED curvada, una tecnología biométrica como la del Face ID y cámaras duales ópticamente estabilizadas.

Y, aunque el próximo iPhone X de 2018 todavía está a un año de distancia, ya han comenzado a surgir los primeros rumores sobre una pantalla más grande y flexible, un sensor Touch ID incorporado, etc. De momento, esto es lo que sabemos hasta ahora:

¡A lo grande!

Cómo será el iPhone X de 2018 no lo sabemos. Pero qué se rumorea ya del nuevo dispositivo, sí. Y, en este último caso, las últimas informaciones publicadas por Nikkei, indican que el próximo iPhone X podría tener una parte trasera metálica y un pantalla LCD, tal y como recoge Fox News. Pero eso no sería lo único nuevo. Además, estaría “disponibles en varios colores”, al igual que ocurrió con el modelo iPhone 5c.

Y el nuevo iPhone X mediría 6.1 pulgadas, en comparación con las 4 pulgadas que mide la pantalla del 5c y las 5.8 pulgadas que mide el actual iPhone X.  La idea, al parecer, de optar por el metal tendría su justificación en la idea de hacer un teléfono más duradero y evitar la fragilidad que puede suponer un cuerpo de vidrio.

Sin embargo, destacamos que de momento todo esto son rumores y no hay nada confirmador por ninguna fuente oficial.

Un cambio del vidrio actual a un respaldo metálico brinda un lado positivo y uno negativo. Si bien es probable que el nuevo teléfono sea más duradero, con menos vidrio que se rompa accidentalmente, puede disminuir la capacidad de carga inalámbrica.

¿Una pantalla OLED o pantalla flexible?

De acuerdo al sitio web coreano The Investor, por lo menos dos de los próximos iPhone tendrán pantallas OLED. A principios de este año,  Apple hizo una orden a Samsung para pantallas de 5.28, 5.85 y 6.46 pulgadas. Sin embargo, un reporte en septiembre indica que Apple canceló la orden de 5.28 pulgadas, posiblemente debido a que no daría buenos resultados en el mercado.

Además de ello, el Wall Street Journal indica que Apple ordenó paneles con Japan Display para pantallas de 6 pulgadas. Japan Display hace paneles Full LCD que son menos costosos que los OLED pero ofrecen características parecidas. iPhones con pantallas Full Active LCD tendrá negros más negros que una pantalla LCD normal y además podrá ser utilizada con las manos mojadas.

Parece ser que Apple cancelará en el 2018 su modelo de 4.70 pulgadas, aunque falta ver si la empresa deide renovar el iPhone SE en el 2018, el cual tiene buen potencial en economías emergentes.

Otro rumor indica que el próximo iPhone podría tener una pantalla flexible. Al menos así lo deja caer la publicación coreana The Bell, que informa que Apple espera conseguir pantallas OLED flexibles de LG.

Apple planea hacer uso de la tecnología plegando el control de pantalla – el componente que genera señales de vídeo – en la parte inferior de la pantalla y extendiendo la parte utilizable de la pantalla hasta el final del teléfono. Y la verdad es que la idea no suena tan extraña ya que en febrero de 2017, Apple presentó una patente ante la Oficina de Patentes y Marcas de los Estados Unidos para un dispositivo con una “pantalla extremadamente flexible”, sensores integrados y motores de realimentación háptica miniaturizados.

Aunque si el próximo iPhone no es flexible, otros rumores parecen indicar que sí será más grande. Apple suspendió recientemente el desarrollo de un iPhone OLED de 5.28 pulgadas y firmó contratos con Samsung para múltiples tamaños de pantalla OLED, de acuerdo con The Bell. Los movimientos fueron motivados por la “baja comercialización” de los teléfonos más pequeños y la “popularidad de los teléfonos de pantalla más grande para la visualización de vídeo”.

Se dice que Apple está probando una pantalla OLED de 6.46 pulgadas para al menos un iPhone en 2018. Mientras, el Korea Herald informa que Apple habría dado un toque a Japón Display, uno de sus proveedores para el iPhone 8 y el iPhone 8 Plus, para crear una pantalla de teléfono inteligente de 6 a 7 pulgadas.

Dos nuevos modelos

Mientras, otros medios como BGR, aseguran que hay rumores que apuntan a dos nuevos modelos del iPhone X para el próximo año. “Uno será del mismo tamaño que el próximo iPhone X -según los rumores publicados- mientras que el segundo supuestamente será un nuevo modelo Plus con una pantalla más grande. Ese teléfono más grande, si es que Apple está planeando uno, tendrá una batería con una vida útil que no se ha visto nunca en un smartphone”.

La publicación indica que la nueva batería en forma de L pensada para el futuro iPhone X Plus podría durar hasta dos días. Y, la verdad, es que aunque sólo sean puros rumores, ¿a quién no le gustaría que eso fuera verdad?

Diseño

Los detalles son escasos cuando se trata del diseño del iPhone X de 2018, pero los primeros rumores sugieren que podría tener una pantalla más grande.

Apple suspendió recientemente el desarrollo de un iPhone con pantalla OLED de 5.28 pulgadas, pero ha firmado contratos con su rival, Samsung, para que le suministre múltiples tamaños de pantallas OLED, según publica The Bell.

Estos movimientos, según se apunta, fueron motivados por la “baja comercialización” de los teléfonos más pequeños y la “popularidad de los teléfonos de pantalla más grande para la visualización de vídeo”.

Se dice también que Apple está probando una pantalla OLED de 6.46 pulgadas para al menos un iPhone en 2018, y una pantalla aún más grande para un modelo futuro.

Korea Herald informa de que Apple solicitará a Japón Display, el proveedor de paneles para el iPhone 8 y el iPhone 8 Plus, una pantalla de teléfono inteligente de 6 a 7 pulgadas.

La cámara de profundidad regresará

De acuerdo a un artículo en Mashable, el próximo iPhone no tendrá True Depth ID en sus cámaras traseras. La historia se basa en un reporte de KGI Securities donde indica que se enfocará en cámaras de profundidad en las cámaras frontales.

Según el analista de KGI Securities, Ming-Chi Kuo, el futuro del Face ID dependerá de si “proporciona una experiencia positiva para el usuario” e “impresiona a los consumidores”.

También dependerá de las “cuestiones técnicas” asociadas con las alternativas. Según Ming-Chi Kuo, Apple desarrolló el sensor Touch ID de última generación a principios de este año, que podría escanear a través de la pantalla de cristal del iPhone, pero se vio obligado a dejarlo tras no poder mejorar las “bajas” tasas de rendimiento para el lanzamiento del iPhone X.

“Creemos que Apple reemplazará el actual Touch ID con una solución que se encuentre bajo la pantalla para obtener relaciones más altas entre la pantalla y el cuerpo, si decide devolver al Touch ID”, subraya Kuo en una nota para los inversores.

“El módulo 3D Touch del iPhone hace que todo el módulo del panel sea aún más grueso y podría potencialmente socavar el rendimiento del escaneado bajo la pantalla. Apple tendrá […] que encontrar la manera de superar los problemas técnicos mencionados”, añade.

Batería en forma de “L” y placa de circuito flexible

Un sensor de pantalla táctil debajo de la pantalla y una pantalla gigante no será lo único que haría diferente al iPhone X de 2018. LG Chem, división de investigación química de LG, podría suministrar una batería especialmente diseñada en forma de “L” que tendría una mayor capacidad y un perfil más delgado que la batería actual del iPhone X.

Además, también se rumorea que LG podría ser el proveedor de la próxima placa madre del futuro iPhone. The Korea Economic Daily informa que LG Innotek, otra filial de LG, podría proporcionar a Apple un diseño de PCB flexible compatible con pantallas curvas.