U.S. Markets closed

Las empresas tecnológicas que más dinero gastan en influir a los políticos

Las grandes empresas tecnológicas han pasado de ser las más prestigiosas a ser las más sospechosas. Problemas como los de Facebook, una red social que se dedica a comercializar con los datos privados con sus usuarios, y que ha hecho que incluso algunas elecciones o referéndums hayan podido estar manipulados, han hecho que la opinión pública cambie radicalmente su idea sobre ellas.

Por eso, desde Estados Unidos y desde Europa cada vez hay más políticos que están pidiendo una legislación mucho más dura con ellas, para que la privacidad de la ciudadanía quede protegida. Buen ejemplo de ello es la Ley de Protección de Datos aprobada por la Unión Europea el año pasado, la restrictiva RGPD. Otro ejemplo es la multa de 5.000 millones de euros que Europa impuso a Google por monopolizar el mercado de la publicidad online.

El CEO de Google, Sundar Pichai (JOSH EDELSON/AFP/Getty Images)

Pero las compañías tecnológicas que se ganan la vida mercadeando con la información privada de sus clientes no se han quedado de brazos cruzados ante esta avalancha de indignación y de cambios legislativos. ¿Cómo se están defendiendo? Pues de una manera un poco oscura: pagando millones y millones de dólares a grupos de presión para que intenten influir en las decisiones de los políticos. Lo que en la jerga de Washington y Bruselas se conoce como ‘hacer lobby’.

¿Y qué compañías son las que más están intentando influir en los centros de poder? Según un estudio publicado por la organización Center for Responsible Politics y de la que se hace eco la cadena CNBC,

la compañía que más está gastando en lobbies es Google, con 21,7 millones de dólares invertidos solo en 2018. Según la misma fuente, la empresa del buscador es la compañía privada que más está pagando para conseguir una legislación beneficiosa.

El motivo de este gasto es que el Departamento de Justicia de los EE.UU. está preparando un mega proceso anti monopolio del que el principal investigado será Google.

Además, hay algunos congresistas como la demócrata Elizabeth Warren que están alzando la voz en contra de las empresas tecnológicas, por la forma en la que están aniquilando la privacidad de la gente y eliminando cientos de miles de puestos de trabajo por su posición de absoluta dominancia en el mercado.

Un ejemplo de esa dominancia es Google News. Ayer mismo se conoció que Google había ingresado por publicidad unos 4.700 millones de dólares en 2018 gracias a su servicio Google News, que recoge las noticias de cientos de medios de comunicación. Sin embargo, esos mismos medios de comunicación solo consiguieron ingresos por valor de 5.100 millones de dólares en ese mismo año.

Es decir, que Google gana casi lo mismo que ellos, pero no tiene que hacer frente a los gastos derivados de la actividad periodística (alquiler de la sede, pago de nóminas a los trabajadores, distribución, producciones, impuestos y un largo etcétera de gastos): se hace rica con su plataforma.

Y el de las noticias es solo un ejemplo. Prácticamente cualquier empresa que necesite anunciarse o que busque clientes a través de Internet tiene que pasar por caja y pagar a Google de alguna u otra forma.

La segunda empresa que más gasta en lobbies es Amazon, con un gasto de 14,4 millones de dólares, seguida de Facebook, con un gasto de 12,6 millones de dólares. La cuarta empresa tech en esta lista es Microsoft, con 9,6 millones de dólares. Todos estos datos son cantidades declaradas por las propias compañías en sus cuentas de gastos.