U.S. markets close in 26 minutes
  • S&P 500

    4,678.88
    +87.21 (+1.90%)
     
  • Dow Jones

    35,672.62
    +445.59 (+1.26%)
     
  • Nasdaq

    15,649.94
    +424.79 (+2.79%)
     
  • Russell 2000

    2,266.09
    +62.61 (+2.84%)
     
  • Petróleo

    71.82
    +2.33 (+3.35%)
     
  • Oro

    1,786.50
    +7.00 (+0.39%)
     
  • Plata

    22.56
    +0.29 (+1.31%)
     
  • dólar/euro

    1.1265
    -0.0022 (-0.19%)
     
  • Bono a 10 años

    1.4800
    +0.0460 (+3.21%)
     
  • dólar/libra

    1.3235
    -0.0025 (-0.19%)
     
  • yen/dólar

    113.5860
    +0.0960 (+0.08%)
     
  • BTC-USD

    50,574.84
    +1,436.56 (+2.92%)
     
  • CMC Crypto 200

    1,305.03
    -16.25 (-1.23%)
     
  • FTSE 100

    7,339.90
    +107.62 (+1.49%)
     
  • Nikkei 225

    28,455.60
    +528.23 (+1.89%)
     

Las relaciones de Latinoamérica y China comienzan a enfriarse

La cancelación de la Asamblea del BID, que por primera vez iba a hacer su reunión anual a finales de marzo en China, dejó en evidencia un enfriamiento en las relaciones entre Latinoamérica y el gigante asiático, auspiciado desde Washington en su intensión de contener el avance chino en la región.

La cumbre del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en a ciudad china de Chengdu se canceló abruptamente ante la disputa diplomática sobre quien debía representar a Venezuela, dado que los representantes del banco votaron a favor del economista Ricardo Hausmann, representante del autoproclamado presidente de Venezuela, Juan Guaidó, en lugar del elegido por Nicolás Maduro.

China quedó en una posición diplomática incomoda debido al apoyo que ha dado al gobierno de Maduro y su objetivo de mostrar un compromiso irrestricto con Latinoamérica durante la Asamblea del BID se fue al traste con la cancelación del evento.

“Un evento de ese nivel requiere mucha negociación y preparación previa (…) Por eso mismo, su cancelación debe ser entendida como una fuerte señal de que la confrontación entre China y Estados Unidos ya está en otro nivel”, dijo José Medeiros da Silva, doctor en Ciencias Políticas de la Universidad de Sao Paulo y profesor en la Universidad de Estudios Internacionales de Zhejiang, en la ciudad china de Hangzhou.

Las relaciones entre China y Latinoamérica no pasan por su mejor momento. REUTERS/David Gray
Las relaciones entre China y Latinoamérica no pasan por su mejor momento. REUTERS/David Gray

En entrevista con Yahoo recordó que se trataba de una Reunión Anual del BID llena de simbolismos por cuanto era la conmemoración del 60º aniversario del banco y los 10 años de adhesión de China a la institución.

El tema de Venezuela y la exigencia de Washington para que China aceptara Hausmann como “legítimo representante del país es sólo el telón de fondo de una mayor competencia entre las dos principales potencias económicas del planeta”, explicó.

“Esto indica además que el gobierno del presidente estadounidense, Donald Trump, resolvió empezar una política de enfrentamiento directo hacia China. Creo que los conflictos como éste deben ser cada vez más comunes en los próximos años, sobre todo si el Trump es reelegido”, subrayó.

Voces de alarma y deterioro de relaciones

La cancelación de la asamblea del BID en China es uno más de los recientes choques que se están produciendo alrededor del mundo, especialmente en Asia y África, por los dineros que llegan desde China como inversiones, pero con el tiempo se convierten en la conocida “trampa de la deuda”.

Expertos han señalado que la diplomacia china se aprovecha de la debilidad de ciertas economías en crisis, como la venezolana, para enviar dinero en forma de inversiones, que con el tiempo son impagables y deben terminar cediendo el control sobre puertos, infraestructuras y otros proyectos en los que participaron las empresas chinas.

China ingresó al BID en 2009 como socio prestamista y aunque su poder de voto es de tan solo 0,004 por ciento, comparado con el 30 por ciento de Estados Unidos, la relación comercial con los países latinoamericanos y del Caribe ha sido muy fuerte, aunque ahora muestras signos claros de deterioro.

Desde 2016 se ha visto una tendencia de los principales prestamistas chinos, cuya banca es controlada por el Estado, de conceder menos prestamos a los países latinoamericanos, lo que sugiere un enfoque más cauteloso para invertir en la región, según una investigación del centro de análisis de políticas públicas Dialogo Interamericano y la Universidad de Boston.

Menos préstamos

Los cinco prestamos hechos el año pasado (Venezuela, Brasil, Argentina, Ecuador y República Dominicana) sumaron 7.700 millones de dólares, más que los 6.200 millones de 2017 pero lejos de los 35.600 y 21.500 millones de dólares en 2010 y 2015, respectivamente.

La llegada de préstamos procedentes de China a Latinoamérica parece que se ha frenado. Foto: Bloomberg.
La llegada de préstamos procedentes de China a Latinoamérica parece que se ha frenado. Foto: Bloomberg.

Venezuela recibió 5.000 millones de dólares de China en 2018, lo que representa el 65 por ciento de los prestamos hechos por los bancos chinos a toda Latinoamérica, y durante la última década el gobierno venezolano ha recibido créditos chinos por 67.000 millones de dólares, lo que representa casi la mitad de todos los créditos hechos a la región.

Brasil, Argentina y Ecuador también recibieron prestamos para intentar solventar las crisis económicas en las que estuvieron sumidos en años pasados.

Sin embargo, Medeiros da Silva asegura que “los números a menudo son indicativos sólo de un momento y no necesariamente de una tendencia. Por lo menos hasta el momento, los datos económicos no son suficientes para indicar un deterioro de las relaciones chino-latinoamericanas”.

El experto agregó que Beijing ha enviado claras señales políticas de que América Latina es una región muy relevante para sus intereses estratégicos. “Por eso mismo, creo que China hará todo lo posible para evitar el enfrentamiento y la desconfianza en sus relaciones con los agentes políticos y económicos de la región”, estimó.

La importancia de la guerra comercial

La cancelación de la asamblea anual del BID es el primer foco de tensión entre los países latinoamericanos y China, y se produce en momentos en que Washington negocia con Pekín el fin de una guerra comercial y después de que Estados Unidos criticara la creciente influencia de China en América Latina.

“La competencia estratégica entre China y Estados Unidos es el hecho geopolítico más importante en el momento actual. Si este juego se profundiza, América Latina será sin duda una de las regiones más influenciadas”, aseguró el profesor brasileño.

Asimismo, explicó que si durante la Guerra Fría el escenario neurálgico de la disputa fue Europa, en el presente enfrentamiento hay dos polos: Asia y América Latina.

“La presente disputa entre Estados Unidos y China, eso que ahora llamamos “guerra comercial”, es sólo la punta de un iceberg de algo mucho más profundo” y los países latinoamericanos deben ponderar muy bien la naturaleza de esa disputa, dimensionar sus fuerzas y procurar posicionarse de la mejor forma posible ante este nuevo cuadro de una disputa geopolítica mundial que recién comienza”, puntualizó.

Artículos relacionados que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.