U.S. Markets open in 1 hr 39 mins

Las similitudes entre los accidentes de Lion Air y Ethiopian Airlines que señalan a Boeing

El Boeing 737 Max 8, uno de los modelos más nuevos y prometedores de la multinacional estadounidense está en el centro del escrutinio. El motivo es que dos de sus unidades han sufrido sendos accidentes de avión en un plazo de tiempo muy corto. El 29 de octubre de 2018 se estrellaba un vuelo de Lion Air, con 189 personas a bordo, que cubría la ruta entre Yakarta y Pangkal Pinang (Indonesia). Menos de cinco meses después, el 10 de marzo de 2019, ocurría lo mismo con una aeronave de Ethiopian Airlines que viajaba desde Adis Abeba (Etiopía) hasta Nairobi (Kenia). En esta ocasión el número de viajeros ascendía a 157.

En total, casi 350 víctimas cuyos familiares esperan respuestas. Las investigaciones están en curso y muestan demasiadas similitudes entre ambos accidentes. Por el momento un gran número de países (entre los que están la Unión Europea, Estados Unidos o China) han decidido poner en tierra los Boeing 737 Max 8 hasta que se esclarezca todo. Estas son las circunstancias que comparten los dos accidentes y que ya se conocen, tal y como cuenta Business Insider.

Restos del accidente del avión de Ethiopian Airlines (TONY KARUMBA/AFP/Getty Images).

Mismo modelo (Boeing 737 Max 8)

Es la más obvia. No es habitual que se produzcan dos accidentes de avión tan seguidos, mucho menos que el modelo sea el mismo y aún menos incluso con ambas aeronaves prácticamente nuevas y con pocos kilómetros de viaje (se remontaban a 2017). Al respecto, en los meses previos al segundo accidente, distintos pilotos se habían quejado de que el modelo tenía comportamientos extraños y que en ocasiones les costaba controlarlo. También hablaban de que era necesaria más formación debido a que el Boeing 737 Max 8 presentaba diferencias notables respecto a los anteriores modelos.

Mismo tipo de accidentes

Tanto en la tragedia de Lion Air como en la de Ethiopian Airlines los accidentes se produjeron poco después del despegue (13 minutos y 6 minutos). En ambos casos, los pilotos se dieron cuenta desde el principio que algo no marchaba bien y solicitaron regresar a la base, pero ninguno de ellos fue capaz de evitar el impacto. En este sentido, una investigación del New York Times ha mostrado que los dos aviones mostraron patrones de vuelo erráticos antes de estrellarse.

Mala implementación del control de vuelo (MCAS)

Aún no se conoce el informe final de ambos accidentes, pero parece cada vez más claro que había errores de diseño peligrosos. Así, las investigaciones apuntan a que la nariz del avión tendía a caer si volaba por una pendiente demasiado inclinada. Al ser los motores del Boeing 737 Max 8 más grandes que los de sus antecesores, el sistema tuvo que ser montado de una manera diferente.

Los nuevos motores inclinaban los aviones hacia arriba por su peso, por lo que el sistema de control de vuelo (MCAS) se encargaba de contrarrestar esta tendencia. En ambos accidentes se ha constatado que los pilotos lucharon contra el MCAS antes de que las aeronaves se estrellasen, por lo que todas las miradas apuntan a este sensor, que podría haberse activado por error y haber dificultado la labor de la tripulación.

Un Boeing 737 Max 8 (AP Photo/Ted S. Warren, file).

Piezas estabilizadoras en posiciones raras

Reuters también ha informado que se han encontrado piezas estabilizadoras de ambos vuelos en posiciones inusuales. Por ejemplo en el vuelo de Ethiopian Airlines se encontró que la pieza estabilizadora había sido configurada para volar hacia abajo, lo que podría haber ayudado al accidente.

La ineficacia de Boeing

Cuando se produjo la tragedia de Lion Air, la multinacional estadounidense aseguró que actualizaría el software de sus Boeing 737 Max antes de finales de 2018, pero desgraciadamente no cumplió su promesa y en marzo se estrelló el vuelo de Ethiopian Airlines. Ahora Boeing ha vuelto a asegurar que pronto presentará la actualización de software y que llegará en las próximas semanas. ¿Ocurrirá esta vez?