U.S. Markets close in 6 hrs 8 mins

Las ventas del peluche que Elon Musk mandó al espacio se dispararon sin que sus fabricantes supieran la razón

Hace unos días Space X consiguió que su nave Crew Dragon se acompase a las Estación espacial Internacional. La nave no estaba tripulada pero a bordo llevaba un maniquí antropomórfico llamado Ripley (en honor al personaje de Alien) y un peluche con la forma el planeta Tierra.

Durante la retransmisión en directo se bromeaba con la presencia de este pequeño juguete, iba a ser el dispositivo indicador de la gravedad cero. Comenzaría a flotar cuando se diera microgravedad en la nave, todo alta tecnología.

Pero nadie había avisado a la empresa que fabricaba ese pequeño peluche de la misión de alta peligrosidad que iba a desempeñar. Nadie en Celestial Buddies sabía que una de sus creaciones iba en esa nave. Jessi y Jon, creadores de estos juguetes a imagen de los planetas y demás cuerpos celestes del Sistema Solar no entendían la razón por la que se habían disparado las ventas de uno de ellos. Se agotaron sus existencias y todavía no han podido satisfacer la demanda generada.

La demanda creció 48 horas antes del lanzamiento, cuando Elon Musk habló de ese pequeño dispositivo de última generación en Twitter, pero cuando se emitieron las imagines del lanzamiento desde Cabo Kennedy, la demanda de Little Earth, que así se llama el peluche, acumulaba decenas de pedidos pendientes.

Desde la compañía bromean: “Pedimos disculpas por nuestra actual falta de Earths. Nunca hemos tenido un producto en pedido pendiente, pero nunca antes se había lanzado alguno de nuestros productos al espacio”

Little Earth o Buddy, se ha convertido en el juguete preferido de la tripulación de la Estación Espacial Internacional, aparece en sus vídeos y fotos de redes sociales, por lo que sospechamos que la demanda va a seguir creciendo.

También te puede interesar: