U.S. Markets closed

¿Cuando late el párpado anuncia ‘mala suerte’? La ciencia responde

¿Cuando late el párpado anuncia ‘mala suerte’?: la ciencia responde

A quién no le ha latido el párpado alguna vez y se preguntó ¿por qué será? La respuesta es que puede estar sucediendo algo con la salud o bien algo referido a la tradición popular de la mala suerte. Esta es la razón empírica de porqué late el párpado.

De repente sucede, unos de los párpados comienza a latir y no falta quien pregunte ¿el derecho o el izquerdo? Porque muchos atribuyen a este hecho como parte de una superstición que señala que sería de muy mal augurio que palpite el ojo izquierdo e incluso que llegue a picar el derecho.

Sin embargo, lo que para la tradición popular puede resultar negativo y preocupante, la ciencia atribuye a este hecho como algo completamente natural.

Desde la antigüedad, se consideraba de mala suerte sentir que uno de los párpados de los ojos latiera. La tradición obligaba a quienes tenían este síntoma que tuviesen especial cuidado con respecto a las actividades que desarrollaban, incluso algunos más temerosos preferían no salir de casa.

La ciencia ya ha brindado respuestas claras a esta creencia, para quienes han pasado por esto más de una vez en su vida.

Es algo muy común. Se debe a contracciones involuntarias de algunas fibras musculares del orbicular del párpado, el cual es el músculo responsable de los movimientos que se realizan con el ojo, al abrirlo y cerrarlo. 

Aunque estos movimientos no son beneficiosos, los expertos tampoco aseguran que podría ser perjudicial. Según lo investigado, cada contracción puede durar décimas de segundo y pueden repetirse con una frecuencia de 1 a 4 por segundo. 

Si la sensación ha durado más tiempo que el anteriormente señalado, lo cierto es que, aseguran los expertos,  esto puede manifestarse durante días enteros. Además, revelan que la intensidad también puede ser variable.

De esta forma es natural que algunos experimenten una leve palpitación o un temblor imperceptible, en tanto para otros pueden ser tan notorias que terceros pueden percibirlo. Incluso hay casos en los que la visión se llega a distorsionar.

No se ha descubierto la causa de estos movimientos, pero se estima que ello se deba a un desorden en la regulación del sistema nervioso. Algunos expertos indican que dentro de los factores que altera esta situación estaría los momentos de estrés y los estimulantes como el café o algunas drogas. También se asocia este hecho con periodos de nerviosismo, depresión, angustia o ansiedad.

De todos modos, ante la menor duda, se recomienda asistir a un especialista y no automedicarse.