U.S. markets open in 6 hours 45 minutes
  • F S&P 500

    4,172.00
    -3.75 (-0.09%)
     
  • F Dow Jones

    34,161.00
    -45.00 (-0.13%)
     
  • F Nasdaq

    12,782.25
    +5.50 (+0.04%)
     
  • RTY=F

    1,975.30
    -4.00 (-0.20%)
     
  • Petróleo

    77.44
    +0.30 (+0.39%)
     
  • Oro

    1,892.00
    +7.20 (+0.38%)
     
  • Plata

    22.43
    +0.25 (+1.14%)
     
  • dólar/euro

    1.0746
    +0.0015 (+0.14%)
     
  • Bono a 10 años

    3.6740
    0.0000 (0.00%)
     
  • Volatilidad

    18.66
    -0.77 (-3.96%)
     
  • dólar/libra

    1.2069
    +0.0017 (+0.14%)
     
  • yen/dólar

    131.0330
    -0.0390 (-0.03%)
     
  • BTC-USD

    23,209.19
    +288.94 (+1.26%)
     
  • CMC Crypto 200

    535.96
    +10.01 (+1.90%)
     
  • FTSE 100

    7,864.71
    +28.00 (+0.36%)
     
  • Nikkei 225

    27,606.46
    -79.01 (-0.29%)
     

Latinoamérica tendrá más habitantes que Europa en 15 años. ¿Podrá salvarnos el dividendo demográfico?

La ONU ha advertido que para que Latinoamérica se beneficie del
La ONU ha advertido que para que Latinoamérica se beneficie del "dividendo demográfico", los gobiernos deben invertir en educación, salud y crear las condiciones propicias para el crecimiento económico sostenido. (Getty Images)

La población latinoamericana será más numerosa que la europea en 15 años y eso podría cambiar las dinámicas de las economías regionales, apuntan los analistas sobre los pronósticos de crecimiento demográfico de un planeta que ya cuenta con 8.000 millones de personas.

Hay que dejar atrás la idea de que somos un vasto continente con pocos habitantes y una enorme proporción de niños y adolescentes. En 2039 , Latinoamérica tendrá 729 millones de habitantes frente a los 724 millones del viejo continente.

Pero también hay que olvidar que es una región donde las mujeres tienen muchos hijos. La noticia que ha pasado desapercibida es que el crecimiento de la población mundial se está desacelerando en todas las regiones aunque a ritmos diferentes, principalmente porque tenemos menos descendencia.

En América Latina y el Caribe, la proporción de personas en edad de trabajar ha aumentado porque han disminuido las tasas de fecundidad. Estamos hablando de que hay más habitantes entre 25 y 64 años capaces de integrarse a la fuerza laboral y menos niños que necesitan muchos recursos y cuidados para llegar a la adultez.

La pregunta es cómo impactará para los latinoamericanos estos cambios demográficos en nuestra calidad de vida.

Los expertos señalan que Latinoamérica se encuentra en una etapa de “dividendo demográfico”, que ocurre cuando la población económicamente activa crece más que la población total, lo que genera tasas de dependencia muy reducidas. Es decir, hay más gente trabajando y menos niños y adultos mayores que mantener.

Según el Observatorio Social de la Fundación La Caixa, el dividendo demográfico puede dar lugar a una fase de bonanza económica que permite desarrollar la economía y un estado del bienestar sólido.

Desde el punto de vista demográfico, Europa ya pasó esa etapa de transición. El Banco Mundial ha propuesto a los países europeos adaptarse al envejecimiento de su población mientras realiza la difícil tarea de mantener su estado de bienestar. También deberían hacer reformas en los sistemas de protección social para asegurar la sostenibilidad fiscal y la protección de las personas en situación de vulnerabilidad, fomentar el trabajo entre quienes aún puedan hacerlo, aumentar la participación y la productividad de las mujeres en el mercado laboral y apoyar políticas que fomenten el aumento de las tasas de natalidad.

La expansión de la población latinoamericana creará un atractivo mercado que habla mayoritariamente el español y portugués, comparte códigos culturales similares y tiene menos fricciones religiosas que Europa, dijo un artículo del diario El País. El punto por mejorar es la falta de poder adquisitivo de la población general.

“Esa mayor proporción de población que puede trabajar, si no es bien aprovechada, si no hay aumentos en el capital humano de las personas, de formación para trabajo, capacidades, habilidades, y conocimientos, es un plus que no se va a traducir en grandes niveles de productividad como se esperaría para el crecimiento económico”, dijo el economista y doctor en demografía Alejandro Barrera a El País.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Problemas y soluciones

América Latina todavía tiene una ventana de oportunidad para reactivar su economía pero debe apresurarse porque ese lapso durará menos de lo previsto hace unas décadas.

Un informe del Fondo Monetario Internacional (FMI) señaló que en Latinoamérica tienen en promedio un poco más de dos hijos por mujer. “¡Eso es tres veces menos que en 1950! Incluso en Guatemala y Bolivia, los dos países de la región con las tasas de fecundidad más altas, el número de hijos por mujer ha comenzado a caer rápidamente. Al mismo tiempo, la gente vive más”.

Una de las ventajas de tener una población relativamente joven es que los gobiernos de América Latina gastan menos del 4% de su Producto Interno Bruto (PIB) en pensiones, en comparación al 9% de Europa.

Esa situación irá cambiando en la medida en que la población latinoamericana envejezca. El FMI advierte que en los países que poseen la “combinación generosa de beneficios elevados y aportes insuficientes de los trabajadores puede generar brechas de financiamiento insostenibles que aumentarían la carga de la deuda pública si no se realizan reformas”.

El organismo crediticio sugiere que promover la participación de las mujeres y los adultos mayores en la fuerza laboral, fomentar la formalización y reformar gradualmente los sistemas de pensiones y de salud puede ayudar a moderar el impacto del envejecimiento en las cuentas del gobierno, al mismo tiempo que se preserva el acceso equitativo a los servicios de salud y beneficios de pensión adecuados.

Barrera, quien es profesor de la Universidad de Manizales, Colombia, advirtió que la ventajas de un aumento poblacional en América Latina puede ser engañosa.

Latinoamérica “se puede volver atractiva por su tamaño, pero hay que tener mucha atención que somos, como región, un tejido social realmente vulnerable, en donde los patrones de desigualdad que se empiezan a vivir desde el mercado laboral y se van traduciendo a los diferentes contextos de sociedad, son mucho más evidentes que el caso estadounidense o europeo”, dijo Barrera.

Fuentes: El País, FMI, Scientific American, Fundación La Caixa, Cinco Días, Banco de España, National Geographic.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Las 5 mejores estrategias empresariales de Latinoamérica