U.S. markets closed
  • S&P 500

    3,963.51
    +29.59 (+0.75%)
     
  • Dow Jones

    33,781.48
    +183.56 (+0.55%)
     
  • Nasdaq

    11,082.00
    +123.45 (+1.13%)
     
  • Russell 2000

    1,818.29
    +11.39 (+0.63%)
     
  • Petróleo

    71.79
    -0.22 (-0.31%)
     
  • Oro

    1,801.30
    +3.30 (+0.18%)
     
  • Plata

    23.27
    +0.35 (+1.54%)
     
  • dólar/euro

    1.0560
    +0.0046 (+0.43%)
     
  • Bono a 10 años

    3.4910
    +0.0830 (+2.44%)
     
  • dólar/libra

    1.2235
    +0.0030 (+0.24%)
     
  • yen/dólar

    136.6600
    +0.1360 (+0.10%)
     
  • BTC-USD

    17,222.98
    +385.22 (+2.29%)
     
  • CMC Crypto 200

    405.01
    +10.32 (+2.62%)
     
  • FTSE 100

    7,472.17
    -17.02 (-0.23%)
     
  • Nikkei 225

    27,574.43
    -111.97 (-0.40%)
     

Ya llega el Wi-Fi 7: cuatro veces más veloz, más estable y con un mejor uso de la conexión

El nuevo estándar de conectividad inalámbrica Wi-Fi 7 promete mayor velocidad y menor latencia para las conexiones hogareñas
Shutterstock

Entre seis y ocho dispositivos están conectados de forma simultánea al Wi-Fi en un hogar familiar convencional en estos momentos. Y el número aumenta con la progresiva digitalización de las casas. A las computadoras, los celulares, las televisiones y las consolas se unen sistemas de vigilancia, electrodomésticos, asistentes de voz, climatización, iluminación, relojes inteligentes… Todo este entramado precisa de una red inalámbrica cada vez más potente. La última generación de esta ya está en marcha: el Wi-Fi 7. Las empresas han empezado a ofrecer procesadores para esta nueva tecnología, que comenzará a implantarse a partir del próximo año. Así es el nuevo Wi-Fi.

Se denomina IEEE 802.11be, aunque la entidad que estandariza los sistemas (Wi-Fi Alliance) ha popularizado la denominación mediante su nombre seguido del número correspondiente a la generación y al espectro de banda que utilizan. En la actualidad están homologadas por esta entidad los Wi-Fi 6 y 6E. Sin embargo, en Europa, la mayoría de conexiones inalámbricas en el hogar aún son de quinta generación o inferiores. La séptima ofrecerá cuatro veces más velocidad que las más modernas, menos latencia (demora en la propagación y transmisión) y más capacidad, estabilidad y eficiencia. Para aprovechar estas ventajas al máximo será necesario actualizar los routers y los dispositivos, aunque el nuevo Wi-Fi permitirá que los aparatos preparados para generaciones anteriores funcionen, pero sin aprovechar al máximo sus posibilidades.

Es un meme famoso en Estados Unidos y le llueven insultos por internet, pero en su pueblo nadie lo sabe

Wi-Fi 7 ofrece una velocidad máxima de 40 Gigabits por segundo (Gbps), lo que supone cuadruplicar la máxima del 6E. La generación de la banda de 2,4 GHz utiliza 11 canales de 20 megahercios (MHz) cada uno. El salto a la banda de 5 GHz ha permitido disponer de 45 vías que se combinan para crear canales de entre 40 MHz y 80 MHz. El Wi-Fi 6E amplía esta capacidad a 60 canales de hasta 160 MHz. La generación que llega el próximo año admite hasta 320 MHz de ancho, duplicando así la capacidad de transmisión de datos. Si se compara con un sistema de distribución de agua o una autopista, es como multiplicar el número de tuberías o de vías y hacerlas más anchas.

Otro de los grandes avances de la nueva generación son los enlaces múltiples, que incrementan significativamente el rendimiento y reducen la latencia al operar simultáneamente en las bandas altas (5 o 6 GHz). Esta capacidad permite un rendimiento óptimo incluso en áreas congestionadas. Los routers de las anteriores generaciones, incluso de las más recientes, conectan en una sola banda de 2,4 GHz, 5 GHz o 6 GHz. Sin embargo, los nuevos podrán conectarse a diferentes bandas de forma simultánea, lo que permite transmitir más datos (agua o vehículos, en el símil con una red de suministro o de tráfico), a través de más vías alternativas. En definitiva, el router elige los canales menos congestionados y más adecuados para una conexión estable y rápida.

Parte de las nuevas capacidades del Wi-Fi 7 serán posibles por un nuevo esquema de modulación llamado 4K QAM y que sirve para transferir datos en ondas de radiofrecuencia. El nuevo esquema, frente a los sistemas anteriores (1K QAM, 256-QAM y 1024-QAM), aumenta el rendimiento y la capacidad porque discrimina las interferencias en los canales.

El nuevo estándar de conectividad inalámbrica Wi-Fi 7 promete mayor velocidad y menor latencia para las conexiones hogareñas
Shutterstock


El nuevo estándar de conectividad inalámbrica Wi-Fi 7 promete mayor velocidad y menor latencia para las conexiones hogareñas (Shutterstock/)

Douglas Vaz Benítez es director general de Qualcomm para España y Portugal, una de las empresas que ya ofrecen los procesadores que permiten la implantación del Wi-Fi 7. Según explica, los sistemas actuales, ante una interferencia en un canal, lo bloquean. “Lo que hace el Wi-Fi 7 es identificar exactamente qué parte del canal está afectado por la interferencia y solo bloquea esa parte. No pierdes todo el canal y eso genera más capacidad”.

Vaz Benítez resume que, en términos generales y para el consumidor doméstico, la nueva generación, “al utilizar dos frecuencias al mismo tiempo, entrega más información, a más velocidad, con mayor modulación y mejor gestión de los canales”. “Estamos hablando de hasta 40 Gbps en la capa física, aunque en la práctica será de 10 Gbps”, matiza.

El directivo de la compañía tecnológica explica que, en la carrera, están implicadas todas las partes: desde las empresas proveedoras hasta los fabricantes de dispositivos. “Nadie puede quedarse atrás”, afirma. Las proveedoras de internet van a empezar a ofrecer más capacidad y velocidad. Algunas ya anuncian entre uno y 10GB. “Si no tienes capacidad de distribuir los GB porque te mantienes en Wi-Fi 5 o 6 en casa”, añade el directivo, “se genera un cuello de botella. No tiene sentido que no se actualice el sistema al completo”. No obstante, Vaz Benítez añade que no es necesario cambiar todos los dispositivos porque la nueva tecnología es compatible con versiones anteriores. Pero las mejoras serán evidentes por la mejor gestión de los canales.

Las previsiones del directivo de Qualcomm es que los routers Wi-Fi 7 se empezarán a comercializar el próximo año, cuando también llegarán los teléfonos móviles preparados para esta nueva tecnología. A estos dispositivos se irán sumando las computadoras, consolas y resto de aparatos. La compañía ZTE ha presentado ya en Viena el prototipo de la primera Unidad de Red Óptica (ONU) del sector compatible con las tecnologías de redes óptimas pasivas de 50 gigabits (50G PON) y Wi-Fi 7.

Para la industria, la mejora será evidente por la mayor capacidad y velocidad de la red inalámbrica. Y para los usuarios, también, según Vaz de Benítez: “Cada vez hay más productos conectados a la red doméstica y cada vez se usan aplicaciones que demandan mejor calidad. Las televisiones ya son 4K y se conectan al Wi-Fi. El streaming [video en línea] cada vez se demanda con mayor calidad. Las videoconferencias se han generalizado y van a llegar los anteojos de realidad virtual. La menor latencia para este tipo de dispositivos es fundamental, así como para el juego”.

¿Cuántos iPhone hay en uso en la Argentina?

Alan Hsu es responsable de Conectividad de la compañía de procesadores taiwanesa MediaTek, que ya ha llevado a California una demostración real del potencial del Wi-Fi 7: “Será la columna vertebral de las redes domésticas, industriales y de oficina. Proporcionará una conectividad perfecta para todo, desde aplicaciones de realidad aumentada y virtual multijugador hasta juegos en la nube y retransmisión en 8K”.

Para Moon Ho Lee, presidente de Korea Mercury, la demanda tirará de la nueva tecnología: “Los consumidores de hoy quieren una conexión Wi-Fi constante, confiable y rápida para muchas aplicaciones, como videollamadas, entretenimiento en televisores 4K y 8K, juegos en tiempo real y otros. La tecnología Wi-Fi 7 puede satisfacer estas necesidades y también abrir la puerta a futuras aplicaciones que ni siquiera podemos imaginar hoy en día”.

Los precios de los nuevos routers para Wi-Fi 7 oscilarán entre los 400 y más de 800 euros, según las características. Pero Vaz de Benítez considera importante la inversión: “El router es el cerebro de la casa, al que se conectan todos los dispositivos. Además, es el guardián, el que protege la seguridad de los datos y hace frente a los ladrones digitales. Si dividimos el precio del router por la cantidad de dispositivos a los que sirve, el precio relativo es muy bajo. Desafío a los consumidores a que pongan en perspectiva la importancia de la capacidad y la cobertura de un Wi-Fi de calidad. Sin duda vale la pena invertir”.