U.S. Markets open in 5 hrs 34 mins

Lo que significa para el cine y la televisión la compra de Disney de activos de Fox

Pablo Scarpellini
Fotomontaje de Entertainment Weekly
Fotomontaje de Entertainment Weekly

Disney (DIS) ya era una máquina de hacer dinero muy bien engrasada. Ningún estudio ha conseguido superar la barrera de los 5.000 millones de dólares facturados en un solo año durante tres temporadas consecutivas, ni dominar con claridad desde hace tiempo el verano y el invierno, o más, concretamente, la Navidad, gracias a Marvel y “The Avengers” y a Lucasfilm y Star Wars. Su última entrega, la octava, “The Last Jedi”, arrancó la noche del jueves con unos monumentales 45 millones de dólares, el segundo mejor estreno de la historia del cine.

Por la factoría de George Lucas pagó Disney 4.000 millones de dólares en 2012 y los réditos obtenidos están siendo de impresión. La operación que el jueves se anunció al mundo, a falta de que las autoridades reguladoras (FCC) le den el visto bueno, significará un desembolso de Disney de 52.400 millones de dólares para hacerse con gran parte de los activos de 21st Century Fox. Es cuestión de extrapolar las cantidades para calcular la salvajada que puede suponer a futuro para los estudios del inocente ratón Mickey.

Posibilidades con el universo Marvel

Para empezar, y solo para empezar, está la posibilidad del mundo cruzado entre The Avengers, X-Men y The Fantastic Four, personajes todos ellos del universo Marvel que, por cuestiones de propiedad, hasta ahora no habían podido coincidir en la gran pantalla.

Ahora existe esa opción, de proponer una interacción entre Iron Man y Wolverine, por ejemplo, aunque por delante Fox (FOX) ya tenía previsto un camino con estrenos como “The New Mutants”, un ‘spin-off’ de las cintas de X-Men, “X-Men: Dark Phoenix” para 2018, un largometraje sobre Gambit para 2019 y la segunda parte de “Deadpool”, protagonizada por Ryan Reynolds.

No se terminará ahí la cosa. Ya está prevista una cinta sobre “X-Force”, la tercera parte de “Deadpool” y la secuela de “The New Mutants”. Eso si Bob Iger, el CEO de Disney, decide mantener firme el timón y no cambiar de planes. La especulación es que la empresa con sede en Burbank querrá imprimirle su propio carácter al asunto y hacer de esos productos algo más y mejor.

De Marvel y Fox también son los “Fantastic Four”, que tuvieron un mal desempeño en taquilla de manos del director Josh Trank. El mismo se unió a los críticos que destrozaron su ejercicio en pantalla y que condenó la franquicia. Está por ver si Disney es capaz de recuperarla y volverla a explotar.

Las filiales de 21st Century Fox y Disney, tras el anuncio de que Walt Disney Co. comprará por 52.400 millones de dólares gran parte del grupo mediático fundado por Rupert Murdoch (AFP/Archivos | Paz PIZARRO)
Las filiales de 21st Century Fox y Disney, tras el anuncio de que Walt Disney Co. comprará por 52.400 millones de dólares gran parte del grupo mediático fundado por Rupert Murdoch (AFP/Archivos | Paz PIZARRO)

Probabilidades con otras grandes ficciones

Tendrá además la oportunidad de sacarle partido a “El planeta de los simios”, que tras su lavado de cara a partir de 2011 y con tres cintas estrenadas, se ha convertido en una franquicia interesante para adultos. La última estrenada en 2017, “War for the Planet of the Apes”, recaudó 490 millones de dólares en todo el mundo.

Asimismo contará con “Alien”, una conexión bizarra con Disney. El estudio no se ha distinguido, precisamente, por lidiar con el cine de terror. Está por ver la relación que se pueda establecer entre Ridley Scott, el hombre que ha tratado de rehacerse este año con “Alien: Covenant”, y el estudio liderado por Iger.

Con la fábula infantilona que representa “Avatar” tendrán menos problemas de identidad, en principio. Y menos con los millones que se avecinan con el estreno de la secuela en 2020. Otro cuento bien distinto es lo que pueda pasar con las otras tres películas que quiere estrenar Cameron, un total de cinco de su gran éxito en taquilla.

Servicio de streaming

Pero este acuerdo no solo será cinematográfico. En la pequeña pantalla Disney tendrá también mucho que decir. Al adquirir Fox se lleva series como “Modern Family”, “Family Guy”, “The Simpsons”, “Prison Break”, “24” o “Bones”, por nombrar unas cuantas.

Se trata de una jugada maestra de cara a su futuro servicio de streaming. Disney ya había anunciado que retirará su contenido de Netflix para lanzar su propia plataforma. Ahora es muy posible que lo canalice todo a través de Hulu, una marca que controlaba al 30 por ciento y de la que ahora posee el 60 por ciento.

Podrá ofrecer contenido de su inmenso catálogo, creaciones nuevas y toda la colección de títulos de 20TH Century Fox que ahora tendrá a su disposición, incluyendo clásicos como “How Green Was My Valley”, “Gentleman’s Agreement”, “All About Eve”, “Cleopatra”, “The Sound of Music” y un largo etcétera. Puede cambiar, sin duda, el mundo del streaming, ser el absoluto dominador de la gran pantalla y tratar de imponer su ley en la pequeña.

@pscarpe