U.S. markets closed
  • S&P 500

    3,577.59
    +20.05 (+0.56%)
     
  • Dow Jones

    29,591.27
    +327.79 (+1.12%)
     
  • Nasdaq

    11,880.63
    +25.66 (+0.22%)
     
  • Russell 2000

    1,818.30
    +32.96 (+1.85%)
     
  • Petróleo

    43.11
    +0.05 (+0.12%)
     
  • Oro

    1,832.30
    -5.50 (-0.30%)
     
  • Plata

    23.59
    -0.04 (-0.18%)
     
  • dólar/euro

    1.1844
    -0.0001 (-0.01%)
     
  • Bono a 10 años

    0.8570
    +0.0280 (+3.38%)
     
  • dólar/libra

    1.3328
    +0.0006 (+0.05%)
     
  • yen/dólar

    104.5800
    +0.0920 (+0.09%)
     
  • BTC-USD

    18,259.73
    -30.11 (-0.16%)
     
  • CMC Crypto 200

    363.70
    +2.27 (+0.63%)
     
  • FTSE 100

    6,333.84
    -17.61 (-0.28%)
     
  • Nikkei 225

    26,027.13
    +499.76 (+1.96%)
     

Locura con el dólar: el país donde un teléfono cuesta lo mismo que un coche

Ariel Setton

Argentina está viviendo una de las peores crisis cambiarias de los últimos años. El precio del dólar subió 130% en un año, 78% desde mayo y 36% tan sólo entre el 28 y 30 de agosto. Esto generó una virtual ruptura del sistema de precios, aún cuando la economía venía acostumbrada a aumentos de precios superiores al 20% en los últimos 10 años.

Esta última devaluación dejó saltos de precios que han sorprendido a más de uno. Además de aquellos productos cuyos tarifarios están en dólares -como los autos importados de México, Corea o Japón-, se observaron aumentos en los combustibles -superiores al 12%- y en alimentos, donde varias empresas informaron que dejaban de vender hasta tener una nueva lista de precios con un dólar más calmo.

Transeúntes en Buenos Aires el 4 de septiembre de 2018 pasan frente a carteles de repudio al Fondo Monetario Internacional en el marco de la crisis económica y financiera en Argentina (AFP | Eitan ABRAMOVICH)
Transeúntes en Buenos Aires el 4 de septiembre de 2018 pasan frente a carteles de repudio al Fondo Monetario Internacional en el marco de la crisis económica y financiera en Argentina (AFP | Eitan ABRAMOVICH)

Electrodomésticos y notebooks, con saltos de hasta el 180%

Observando la evolución de precios de productos semi durables, se pueden ver casos en los que en los últimos 10 días de agosto los precios mostraron una volatilidad no vista en el pasado cercano. Por ejemplo, el precio de un lavarropas de primera marca (Whirpool) saltó del 30 a 31 de agosto de 9.999 pesos a 24.600 (+146%) en uno de los principales retailers de Argentina (Falabella). Luego, con el dólar relativamente estabilizado en 40 pesos -durante los últimos 3 días al menos-, el precio bajó parcialmente hasta situarse hoy en 18.293 pesos una suba en 10 días del 83%.

Otro claro ejemplo de la falta de un “precio justo” se encuentra en las notebooks. Para tomar un caso, una notebook ‘gamer’ que en abril costaba 19.999 pesos (995 dólares), en el mismo sitio hoy cuesta 56.499 pesos (1.412 dólares) con un salto de 67% entre el 17 de agosto y el 1 de septiembre y de 182% en los últimos cuatro meses.

Ese mismo modelo también se consigue en otros sitios por un precio hasta 26% menor. Esa disparidad de precios es una marca registrada de la alta inflación, pero también de la falta de valor justo para un producto.

¿Tres celulares o un coche?

Uno de los potenciales debates familiares podría ser la elección entre tener un nuevo teléfono celular de alta gama (iPhone X) para tres integrantes de la familia, o comprar un automóvil 0 km.

En al actualidad, algunos de los revendedores oficiales de Apple ofrecen el último modelo de iPhone por más de 107.500 pesos argentinos. Considerando que el auto 0km más económico del mercado local argentino -el Chery QQ- cuesta unos 300.000 pesos-, esta es una situación que podría plantearse.

Si en cambio la economía familiar no permite comprar tres celulares (o el auto 0km), una opción más económica sería elegir entre un iPhone X de 256Gb y un automóvil usado. Las opciones de automóviles usados por 100.000 pesos son amplias en el mercado, con alternativas que incluyen los modelos de auto más vendidos en Argentina y una antigüedad no superior a los 9 años.

En realidad, este debate probablemente no ocurra en la mayoría de las familias de Argentina dado que el gobierno puso un techo del 15% para las negociaciones salariales, aunque recientemente la aceleración inflacionaria llevó a que se ampliaran hasta el 20 o 25% para algunos sectores, mientras que el dólar aumentó 130% en el año y la inflación esperada para 2018 se estima superior al 40%.

Artículos relacionados que te pueden interesar:

Ahorros, créditos, viajes: cómo la devaluación cambió la vida cotidiana de Argentina

Argentina, golpeada por la crisis de los mercados emergentes

Argentina: una crisis que arrancó por las dudas económicas, pero que hoy es impulsada por la incertidumbre política