Mercados cerrados

Los pilotos de Ryanair rechazan el bono de 12.000 euros por trabajar durante la crisis provocada por la cancelación de vuelos

Los pilotos de Ryanair rechazan el bono de 12.000 euros por trabajar durante la crisis provocada por la cancelación de vuelos
El director ejecutivo de Ryanair, Michael O’Leary, se enfrenta a una difícil Reunión General Anual en Dublín. (REUTERS/Clodagh Kilcoyne)

Los pilotos de Ryanair han rechazado una oferta en efectivo para cubrir las lagunas que existen en la rotación de las vacaciones, lo que aumenta la posibilidad de que la aerolínea, ya afectada por la crisis, tenga que cancelar más vuelos.

Pilotos de toda Europa rechazaron el bono de 12.000 euros, unos 14.000 dólares, por renunciar a sus días de asueto dejándole claro a la dirección que el “mercado está cambiando”.

A menos que la situación cambie dramáticamente en los próximos días, los pilotos harán una “huelga de celo” y solo cumplirán con las horas estipuladas en sus contratos, lo que podría dar pie a más cancelaciones.

En una carta que se ha filtrado, los pilotos señalaron: “El mercado del pilotaje está cambiando, por lo que Ryanair tendrá que modificar sus estrategias de trabajo conjunto entre los pilotos y la dirección para asegurar un futuro estable y beneficioso para todos”.

La carta expone que los nuevos contratos “deben detener la hemorragia de pilotos que se están yendo en busca de una ‘mejor retribución’”.

La carta refleja la opinión de los pilotos de 30 de las 80 bases que tiene la aerolínea en Europa. A sus primeros oficiales también les han ofrecido 6.000 euros, el equivalente a unos 7.100 dólares, por trabajar en sus días libres.

De hecho, los pilotos de Ryanair son trabajadores autónomos. Al parecer, el bono solo le correspondía a los pilotos que hubieran registrado al menos 800 horas de vuelo durante el año anterior, pero la carta afirma que muy pocos alcanzan esa meta.

Se ha conocido además que la aerolínea rival, Norwegian, que ha establecido un centro de operaciones en Dublín junto a Ryanair, ha fichado a unos 700 pilotos solo este año, ofreciéndoles mejores salarios y condiciones.

Durante la semana pasada, una avalancha de titulares negativos ha acribillado a la aerolínea de bajo costo.

El pasado fin de semana anunció que debido a un “error” en las listas de vacaciones, no contaba con suficientes pilotos para cubrir todos sus vuelos durante las próximas seis semanas, hasta finales de octubre.

A los pasajeros afectados les avisaron con pocas horas de antelación que su vuelo estaba cancelado, por lo que dejaron a muchas personas varadas en el extranjero o atrapadas en el país.

El lunes, se presionó a la aerolínea para que confirmara cuántos vuelos serían cancelados en el período de seis semanas y el martes, Ryanair reveló los más de 2.000 vuelos cancelados.

El extravagante jefe, Michael O’Leary, prometió personalmente arreglar la crisis, que ha afectado hasta 315.000 pasajeros.

Reveló que esta situación solo ha afectado al 2% de los vuelos, que no se trataba de su “mayor metedura de pata” y prometió hacer los reembolsos pertinentes y compensar a los afectados.

Este jueves, un poco más tarde, se enfrentará a los accionistas en la Reunión General Anual, y después hablará con los medios de comunicación.

Mark Dorman