U.S. Markets close in 4 hrs 17 mins

Los que están detrás de una gran parte de los alquileres de Airbnb en España

Airbnb es una plataforma que, en teoría, cumple la función de poner en contacto a particulares que buscan alquilar sus propiedades con quienes están interesados en encontrar un lugar en el que alojarse en vacaciones más allá de la habitación de un hotel. Sin embargo, hace tiempo que ese concepto mutó, se profesionalizó. Muestra de ello son los datos de Datahippo recogidos recientemente por eldiario.es según los cuales un tercio de los alquileres vacacionales que se ofertan en España están en posesión de propietarios con más de cinco pisos. Algunos de ellos gestionados por empresas.

Airbnb has responded to a Paris official’s proposal to ban the rent-a-room giant in the French capital (AFP Photo/JOEL SAGET)

Una de estas compañías, como señalan desde El Español, es Ca S’Amitger, conocida por su pseudónimo, Villafinca. Un total de 854 viviendas están bajo el paraguas de esta empresa que se dedica a la gestión de las propiedades de otros. La mayoría, en la costa. A cambio de una comisión que cobran al dueño se encargan de todos los trámites que un alquiler vacacional implica, desde las reservas hasta la limpieza.

La idea surgió a raíz de una pregunta de un turista sobre cómo habían alquilado el lugar en el que se encontraban en ese momento Joan Miquel Company Crespi, Josep Miquel Arrom Martorell y Antonio Carbonell Socias. Tres treintañeros originarios de La Puebla, en Palma de Mallorca, que empezaron sin nada, como ha contado el segundo de ellos a El Español, y que actualmente se encargan de la gestión de más de 850 propiedades disponibles para rendir económicamente en Airbnb. Algo que han conseguido en solo seis meses.

Aunque esta plataforma, a la que vecinos y alcaldes de las grandes ciudades europeas le han declarado la guerra, no es su único escaparate. Arrom, el abogado especializado en legislación turística de este trío de treintañeros, reconoce que están activos en “más de 50 canales”. Así que “Aidbnb es solo uno más” en el que estos amigos han encontrado un filón para un negocio que ha crecido como la espuma.

Ca S’Amitger es la empresa con más propiedades en el parque inmobiliario español de Airbnb, aunque no son suyas. Si embargo, su funcionamiento como empresa les hacer poder ofertar otros servicios adicionales propios de los hoteles, como limpieza, por ejemplo, que no es tan habitual encontrarlos cuando se trata directamente con particulares.

El de Villafinca es el nombre que más aparece en las búsquedas, pero no es el único. La información publicada por eldiario.es hace unos días habla de que un tercio de la oferta en España está en manos de propietarios o empresas que figuran como titulares de cinco o más propiedades. Concretamente, un 34% frente al 5% que supone a nivel global.

Un reducido grupo de compañías gestoras manejan cientos de anuncios. Según los datos, llaman la atención los 700 alojamientos de AP Costas, los 500 de Ceigrup, los 450 de Friendly Rentals, los 360 de Belvilla y los más de 300 de Top Villas Mallorca. Las cuentas de Datahippo calculan que unos diez perfiles manejan más de 4.000 anuncios.

Los expertos consultados por parte de eldiario.es explican que este nuevo modelo de negocio en el que se ha convertido Airbnb se aleja de la “economía colaborativa” con la nació como filosofía y en base a la que se construyó el proyecto.

Esta profesionalización del alquiler turístico y vacacional ha ido en detrimento de los habitantes locales, a los que cada vez les cuesta más encontrar pisos en el centro de las principales ciudades europeas y la poca oferta que existe, como en Madrid, está a precios inalcanzables para el sueldo medio.