U.S. Markets open in 1 hr 37 mins

Lotus también se rendirá a la moda SUV en 2020

feedback@motor1.com (Rubén Leal)
Lotus SUV

El próximo año, la firma británica contará con un nuevo modelo en su gama... y todas las informaciones apuntan a un SUV.

Lotus está desarrollando un nuevo modelo, según ha confirmado recientemente Phil Popham, en una entrevista a Autocar. El CEO de Lotus Cars también ha dejado claro que será un coche de aires deportivos, pero más destinado a un uso diario. Es decir, que no será ni un nuevo Elise, ni un Evora, ni tampoco un Exige.

De ahí que aumenten las posibilidades de que se incluya en la gama un modelo del segmento SUV (puedes ver en la galería de fotos una recreación de este vehículo), siguiendo los pasos de la mayoría de fabricantes de coches deportivos, como Maserati, Bentley o Lamborghini, con sus recientes aportaciones a este segmento.

Recordemos que Lotus Cars es propiedad del grupo chino Geely desde la segunda mitad de 2017 y que la entidad es dueña, además, de la firma Volvo.

Hablaríamos, por tanto, del primer representante de esta categoría en la historia de Lotus. Pero tampoco es una sorpresa. Ya hace unos meses os mostrábamos cómo podría ser el aspecto de este automóvil y hasta se rumorea que podría haber un segundo proyecto de la misma familia.

Amplía la información con estos artículos

En cuanto a los aspectos técnicos, este SUV de Lotus utilizará la plataforma actual de sus hermanos pequeños, conocida como ‘small car platform' y empleada por modelos de otras marcas, como el antiguo Opel Speedster o el Tesla Roadster. En cuanto a su mecánica, sin que se haya entrado en detalles, se habla del automóvil más potente jamás creado por la firma de origen británico.

Será más adelante, en tres años o más, cuando la nueva arquitectura vea la luz y abra paso a la llegada de las nuevas generaciones de sus tres pequeños (y ligeros) deportivos de éxito.

Además, Lotus está interesada en hacer llegar la electrificación a sus coches, razón por la que, a principios de año, se firmó un acuerdo con Williams, que ya tiene experiencia en el desarrollo de vehículos eléctricos para competir en la Fórmula E.