U.S. markets close in 5 hours 8 minutes
  • S&P 500

    4,169.96
    -9.80 (-0.23%)
     
  • Dow Jones

    34,070.25
    +16.31 (+0.05%)
     
  • Nasdaq

    12,184.28
    -16.54 (-0.14%)
     
  • Russell 2000

    2,000.03
    -1.19 (-0.06%)
     
  • Petróleo

    77.93
    +2.05 (+2.70%)
     
  • Oro

    1,889.20
    -41.60 (-2.15%)
     
  • Plata

    22.63
    -0.99 (-4.17%)
     
  • dólar/euro

    1.0855
    -0.0056 (-0.51%)
     
  • Bono a 10 años

    3.5410
    +0.1450 (+4.27%)
     
  • dólar/libra

    1.2101
    -0.0128 (-1.05%)
     
  • yen/dólar

    130.9280
    +2.3240 (+1.81%)
     
  • BTC-USD

    23,673.34
    -115.28 (-0.48%)
     
  • CMC Crypto 200

    541.28
    +4.43 (+0.82%)
     
  • FTSE 100

    7,898.64
    +78.48 (+1.00%)
     
  • Nikkei 225

    27,509.46
    +107.41 (+0.39%)
     

“Márgenes empresariales”: el viceministro de Economía Rubinstein le contestó a Cristina Kirchner

Gabriel Rubinstein
Gabriel Rubinstein - Créditos: @Victoria Gesualdi / AFV

Luego de que se conociera que las cifras de indigencia aumentaron durante el primer semestre del año, la vicepresidenta Cristina Kirchner apuntó hacia el Ministerio de Economía. En una serie de tuits, afirmó que el Palacio de Hacienda “ha trabajado duro en todas las áreas”, pero alentó a que se establezcan políticas de intervención “más precisas y efectivas” sobre las empresas alimenticias.

Esta mañana, el viceministro de Economía, Gabriel Rubinstein, le respondió a la vicepresidenta, si bien no la mencionó expresamente. Remarcó que las empresas no tienen “la culpa” de los actuales desequilibrios que atraviesa la Argentina y admitió que los márgenes empresariales seguirán “más altos que los normales” si no se estabiliza la macro.

Al mediodía, Rubinstein volvió a tuitear con la intención de moderar el impacto de sus mensajes anteriores. “Por más de que se quiera armar polémica, todo lo que publiqué hoy en Twitter ya fue dicho ayer a la tarde en el Congreso de la Nación”, sostuvo.

La serie de tuits que difundió el viceministro por la mañana habían despertado polémica. “Hasta que no logremos la unificación cambiaria, habrá cierto desorden y márgenes empresariales más altos que los normales. Pero unificar el mercado de cambios, sin robusto Superávit Fiscal Primario, y casi sin Reservas, luce demasiado riesgoso. El norte (3 años?) debería ser ese (sic)”, había dicho.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

En esa línea, el economista había indicado que el exceso de demanda que provoca el déficit fiscal seguirá impulsando una alta inflación. Y remarcó que el Ministerio de Economía busca bajar la brecha cambiaria, generar acuerdos y otras acciones, para que el índice de precios al consumidor descienda del 90% -que se proyecta para este año- al 60%, que se contempla en el Presupuesto 2023. “Solo un primer paso”, agregó.

A su vez, había hecho hincapié en la necesidad de “volver a la macro” de los años 2003-2005. En ese entonces, según recordó, el superávit primario era del 3% del PBI y había superávit externo, existía un único dólar, la inflación era del 5% anual “sin controles de precios”, la tasa Lebac (Leliq) era del 6% anual y había US$40.000 millones de reservas netas.

“La culpa del desorden cambiario, las altísimas brechas, la obligación a financiarse a 180 días para importar, cupos, etc., etc., no la tienen las empresas. Aunque haya abusos normativos y corrupción. Es nuestra responsabilidad (gobierno) que todo esto mejore. En eso estamos (sic)”, afirmó el viceministro de Economía.

Negociaciones salvajes: ¿y dónde está el Estado?

La entrada de Rubinstein al Palacio de Hacienda se caracterizó por la espera y la incertidumbre previas. Cuando se empezó a rumorear su nombre, a pocos días de que Sergio Massa fuera el elegido para reemplazar a Silvina Batakis y así estabilizar las expectativas, su pasado abiertamente antikirchnerista se puso bajo la lupa.

En más de una ocasión, el economista publicó en las redes sociales críticas al Gobierno actual, en especial apuntadas a Cristina Kirchner. Eso habría demorado que asuma en el cargo, aunque oficialmente se informó que la tardanza fue por “un tema familiar” y porque se tuvieron que resolver “responsabilidades contractuales incompatibles con la función pública”.

En un mea culpa, Rubinstein posteriormente destacó “la amplitud del Gobierno” por incorporarlo al equipo, pese a los comentarios “agraviantes de mi parte en redes sociales, que no correspondía efectuar”.

Este jueves, también se sumó al debate el Exchange Bondholder Group, uno de los principales tenedores de deuda que adhirió al canje de deuda en 2020. “Solo para que conste, no hemos pirateado la cuenta de Twitter del viceministro. Palabras bienvenidas. Las acciones para ponerlas en práctica serían aún más bienvenidas”, alentaron.

El dato que incomoda

Ayer por la tarde, el Indec difundió los datos de pobreza del primer semestre del año. El 36,5% de los argentinos no logra acceder a la canasta básica total (un universo de 17 millones de personas), mientras que el 8,8% de la población es indigente y ni siquiera tiene sus necesidades alimentarias cubiertas (4,2 millones de individuos).

Si bien la pobreza registró una baja de 0,8 puntos frente a la medición previa, el índice de indigencia aumentó 0,6 puntos. El dato incomodó al Gobierno y preocupó a los economistas, sobre todo porque en el período observado todavía no se ve de lleno el impacto que generó la aceleración inflacionaria.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

“Está más que claro que estamos ante un fenómeno de inflación por oferta y no por demanda. Las empresas alimentarias han aumentado muy fuerte sus márgenes de rentabilidad. El ministerio de Economía ha trabajado duro en todas las áreas de su competencia, pero es necesaria una política de intervención más precisa y efectiva en el sector y, al mismo tiempo, diseñar un instrumento que refuerce la seguridad alimentaria en materia de indigencia”, arremetió la vicepresidenta, Cristina Kirchner, ayer por la tarde.

Fuentes cercanas a Massa consideraron que no fue mensaje dirigido a él, sino que tuvo el objetivo de “contener” las demandas sociales. No obstante, el reclamo abierto hacia el Ministerio de Economía no pasó desapercibido. No solo por el pasado con Rubinstein, sino también por los cortocircuitos que la vicepresidenta mantenía con el exministro de Economía, Martín Guzmán.

Los números de pobreza todavía pertenecen a la gestión Guzmán. Es más, al observar la inflación en alimentos, la crítica de Kirchner, en el primer cuatrimestre del año este rubro comenzó a acelerarse, de acuerdo con un informe que realizó la consultora económica Ecolatina. En tres de los primeros cuatro meses del año, el rubro subió por encima del nivel general, promediando un 6,4%, un punto porcentual por encima del nivel general de precios.

“Este producto está agotado”: Adidas no da abasto con la demanda de camisetas

Esa alza se explicó por varios fenómenos. Entre ellos, la suba de los valores en el mundo por el estallido de la guerra de Ucrania, la recomposición de precios de consumo masivo tras el congelamiento de finales de 2021 y la sequía, que afectó a los cultivos y la ganadería del país.

No obstante, en el segundo cuatrimestre la relación se dio vuelta. En tres de los cuatro meses de ese período, los alimentos subieron por debajo del nivel general, ubicándose casi un punto porcentual menos que el promedio. “Esta menor evolución de los alimentos, contenida principalmente por una mayor tranquilidad en el precio de la carne, favoreció relativamente más a los sectores de menores recursos”, explicaron.